Nuestra Historia

Nuestra Historia

Bob Finley, fundador y presidente de Christian Aid, vio de primera mano la forma en que distintos líderes comunistas en el Lejano Oriente estaban alcanzando a la gente con su ideología. En 1948 el Dr. Finley se encontraba en China predicando el evangelio a multitudes de más de 15,000, cumpliendo con el deseo misionero que el Señor había puesto en su corazón. Pero a medida que rugía la batalla entre las fuerzas comunistas y nacionalistas por contralar dicha estratégica tierra, él notó algo que realmente hizo un impacto en su vida.

Ganando Almas

Young Dr. Finley in Taiwan
Luego de salir de China, Bob Finley predicó a las multitudes en Taiwán.

La mayoría de los líderes comunistas de esa época se habían convertido a la ideología atea mientras estuvieron como estudiantes extranjeros en Europa o América. Ellos regresaron a sus tierras natales para vivir entre los pobres y los de clase media, propagando el comunismo y ganando adeptos.

Al mismo tiempo, un gran número de misioneros cristianos de los Estados Unidos y otros países industrializados, a pesar de vivir muy por debajo de su habitual nivel económico, eran percibidos como "ricos" por las personas a las que estaban tratando de evangelizar. Frente a esta dicotomía, mucha gente adoptó la ideología que falsamente proclamaba que realmente se preocupaba por ellos: el comunismo.

Evangelizando a no Alcanzados

El Dr. Finley vio que los líderes nacionales de cada país eran creyentes que hablaban el idioma, compartían las costumbres y vivían entre las personas a las que estaban tratando de evangelizar. También eran completamente capaces de evangelizar a los perdidos y de llevar el evangelio a todos los confines de la tierra. Él regresó a EE.UU. decidido a convencer a las iglesias acerca de la necesidad de una reforma en el modo de hacer misiones en el extranjero. Citando Hechos 2:5-11 y 8:1- 4, dijo que la mejor manera de plantar un testimonio cristiano en los países cerrados era llegar a la gente de países extranjeros cuando estaban lejos de casa, y luego cuando volvieran a servir a Cristo en sus países de origen, nosotros deberíamos apoyarlos con asistencia financiera.

Origen de Christian Aid

Bob Pierce and Dr. Finley
Bob Pierce, quien luego comenzaría el ministerio World Vision, y Bob Finley, predicaron juntos en un poderoso avivamiento espiritual que se desató en Corea a principios de 1950.

Para alcanzar este objetivo, el Dr. Finley comenzó, en 1953, Estudiantes Internacionales, Inc. (EII) en Washington, DC. Al mismo tiempo, comenzó una división de EII que fue la encargada de proporcionar asistencia financiera a los ministerios autóctonos en los países más pobres. En 1972, la división de Asistencia a Proyectos Nacionales se separó, convirtiéndose en Christian Aid, con el Dr. Finley sirviendo como presidente.

Un continuo número de líderes cristianos de todas las naciones comenzaron llegar a Washington para visitar Christian Aid. La vivienda y alimentación de estos visitantes se convirtió en un problema, por lo que se formó un comité de búsqueda para encontrar una nueva ubicación más amplia fuera de DC.

Dios los llevó a Charlottesville, Virginia, a unos 100 kilómetros de distancia. Desde allí, actualmente, Christian Aid continúa sirviendo a los hombres y mujeres de Dios que trabajan sin descanso entre su propia gente, a menudo bajo circunstancias extremadamente difíciles.

Un Testigo del Señor

La meta del Dr. Finley es tener una parte en la plantación del testimonio de Cristo entre todos los grupos de personas no alcanzadas de la Tierra. Durante casi medio siglo, Christian Aid Mission ha servido como un vínculo entre los creyentes en los países industrializados y los misioneros autóctonos de los países más pobres de todo el mundo. Parte del trabajo de Christian Aid es contar las historias de los misioneros autóctonos, hablar de la dedicación, la eficacia, y el sacrificio de nuestros hermanos y hermanas de todo el mundo. Otro trabajo de Christian Aid es crear conciencia acerca de nuestra parte, como creyentes en los países más ricos, en la obra de las misiones autóctonas.

Dawson Trotman and Dr. Finley
Dawson Trotman, líder de los Navegantes, con Bob en Tokio (1951), fue uno de los cofundadores de Christian Aid.

Hoy en día, por medio de la generosa ofrenda de los cristianos que aman al Señor, Christian Aid envía ayuda a más de 500 ministerios que tienen más de 80,000 misioneros en el campo. Estos están llegando con el evangelio a más de 3,000 tribus y naciones que tienen su propia lengua. Otros varios miles de grupos han escrito a Christian Aid, pidiendo ayuda.

Ellos necesitan nuestra ayuda

Los misioneros autóctonos están trabajando duro en todo el mundo, con recursos muy limitados. Christian Aid cree que cada uno de nosotros puede apoyar espiritual y económicamente de alguna manera, sea la ayuda grande o pequeña.

¿Quiere saber más acerca de cómo usted puede ayudar a un misionero autóctono a evangelizar en una tierra lejana, que está cerrada al evangelio? Ellos necesitan su ayuda.

Haga clic aquí para ver una cronología de la historia de Christian Aid

Email this page Print this page
ingles
SC: WEBCAMSP