Un Mensaje de Nuestra Presidenta

La crisis de Ucrania lleva a la gente a orar de rodillas

abril de 2014

Tanto cristianos como no cristianos por igual están acudiendo en masa a las iglesias ucranianas para vigilias de toda la noche, orando por paz para su país y paz con Dios.

Estimados amigos,

Saludos en el Nombre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Ustedes son compañeros valiosos en el ministerio de Christian Aid.

Tratamos de mantenerlos informados sobre los acontecimientos actuales y las necesidades apremiantes que afectan la labor de las misiones autóctonas por medio de alertas electrónicas, "¿Qué está pasando?”, folletos adjuntos a los recibos de vuestras ofrendas y, por supuesto, con el Boletín de Oración.

Las noticias pueden cambiar en cualquier momento, y en nuestro mundo interconectado, las circunstancias que afectan la vida de nuestros hermanos cristianos en una región, también afectan a la familia de los creyentes de todo el mundo. Mientras escribo esta carta, el resto del mundo está siguiendo de cerca los acontecimientos dramáticos que se desarrollan en la península de Crimea.

Durante la primera semana de marzo, Christian Aid envió un correo de alerta con el pedido urgente de orar y asistir a los que sufren como consecuencia de los violentos enfrentamientos entre la policía de Kiev, la capital de Ucrania, y los manifestantes. Las hogueras que ardían en el centro de Kiev apenas se habían extinguido cuando otra tormenta de fuego se desarrolló en Crimea, cuando las tropas rusas tomaron el control de los edificios gubernamentales, el aeropuerto y los de sistemas de comunicaciones. Hasta ahora ninguna de las partes ha disparado un tiro, pero la situación sigue siendo tensa y sin resolver.

Durante 70 años Ucrania fue gobernada por el puño de hierro de la Unión Soviética. En esos tiempos era un crimen poseer una Biblia o predicar el evangelio. Como resultado, dos o tres generaciones de ucranianos supieron muy poco acerca de Jesucristo. Cuando en 1991 las cadenas del régimen comunista se soltaron, los creyentes que habían permanecido firmes en su fe hicieron pleno uso de su libertad religiosa recién descubierta restableciendo las iglesias. La gente tenía hambre de la Palabra de Dios, y un avivamiento espiritual cubrió toda la nación.

Ucrania es un faro de luz para el evangelio

Hoy Ucrania es un faro de luz para el evangelio, y el primero que envía misioneros a toda la región. A través de Slavik Radchuk, nuestro director de área de la ex Unión Soviética y un ucraniano nativo, Christian Aid ayuda a siete ministerios que operan en Ucrania y Crimea. Su amplia gama de proyectos incluye evangelismo, fundación de iglesias, ministerio a los presos y drogadictos, cuidado de huérfanos y niños de la calle, distribución del Nuevo Testamento y transmisiones de radio y televisión que llegan a más de 100 millones de personas.

Todos estos ministerios y las personas a las que atiende se ven amenazados por la situación tensa de Ucrania. La economía del país ya era frágil antes de la serie de acontecimientos recientes, y ahora enfrenta un posible colapso. Los precios están por las nubes, y la comida escasea.

Casa del Padre

Uno de los ministerios que apoyamos es la Casa del Padre, un ministerio entre los niños de Kiev que proporciona alimentos, atención médica y un hogar cristiano amoroso para cientos de jóvenes desatendidos o abandonados cada año. Su Centro de Atención Social, donde los niños permanecen antes de ser colocados en un entorno doméstico, en la actualidad tiene capacidad para 50 niños de 4 a 17 años de edad. Con pocos recursos financieros debido a la economía, el director del ministerio ha pedido a Christian Aid apoyo adicional, ya que el programa tiene un déficit de US$ 7,400. El costo de operación del Centro de Atención Social en total es de alrededor de US$ 5,500 por mes para comida, electricidad, gas natural, suministros médicos y gastos de manutención del personal. (368 - FAH -4/ 5)

Verano para Jesús

A partir de junio, los estudiantes secundarios y universitarios cubrirán el país en la iniciativa Verano para Jesús. Estamos muy entusiasmados con este proyecto, ya que ahora más que nunca, las personas están pidiendo la dirección de Dios y el perdón. Decenas de jóvenes cristianos saldrán en equipos y colocarán 100,000 Nuevos Testamentos en las manos de ucranianos que viven en aldeas donde no hay testimonio de Cristo. El costo es de US$ 5 (para 4 Nuevos Testamentos) por aldea. Los estudiantes compartirán el Evangelio con los residentes y participarán en varios proyectos de servicio a los pobres y ancianos. (368-BIB-4/30)

El Señor Jesús dijo a sus seguidores que habría "guerras y rumores de guerras”, pero también les tranquilizó diciendo: "mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin”. (Mateo 24:6). Estos tiempos difíciles sólo sirven para recordarnos la urgencia de nuestra misión aquí en Christian Aid. Estamos sinceramente comprometidos con la defensa y el apoyo a la labor de los ministerios autóctonos de Ucrania, Rusia y de todo el mundo, hasta que Él vuelva.

Que el Señor bendiga a cada uno de ustedes,


Cynthia Finley
Presidenta

Haga clic aquí para ver las cartas anteriores de la Presidenta

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP