De Nuestra Presidenta

‘Hacemos Esto Como un Paso de Fe.’

Ammad, Cedros del Líbano

Julio 2014

Estimados Hermanos:

Los ministerios comienzan y crecen con pasos de fe. Algunos surgen de la inspiración y la constante presión del Espíritu Santo; otros se desarrollan porque almas fieles se encuentran rodeadas por gente desesperadamente necesitada.

Esta es la historia de un ministerio que ha respondido con valentía frente a necesidades espirituales y humanitarias abrumadoras. Este es un llamado para ayudarlos.

Una escuela para niños beduinos, que son musulmanes y pastores nómadas, estaba funcionando sin problemas. Los niños iban a clase cada mañana para obtener una educación, mientras aprendían que eran amados por Jesucristo. Los maestros sabían que eran maestros evangelistas. Era tranquilo, hermoso y necesario.

Entonces ocurrió algo.

Los sirios, huyendo de la hostilidad en su propio país, rodearon la escuelita en el Líbano. Ellos plantaron carpas y cubrieron cada pulgada de terreno alrededor de la escuela con sus casas improvisadas.

Desde la escuela los maestros y los niños beduinos podían mirar por las ventanas y ver a los niños sirios hambrientos y tristes sentados en el suelo, tratando de encontrar algo que hacer.

Así que "La escuela del amor" abrió sus puertas. ¿Quién podía rechazar a estos niños?

Pero los niños trajeron a sus familias. Las aulas se convirtieron en centros de aprendizaje de día y residencias por la noche. La gente trasladaba los escritorios y las sillas a los bordes de la gran sala, que una vez sirvió como una sala de reunión de la iglesia. Luego extendían sus colchones y sacos de dormir y dormían. Por la mañana, la sala otra vez se convertía en una escuela. Las familias permanecían en el patio mientras sus hijos esperaban su turno para aprender.

Ammad, líder de Cedro del Líbano, quien supervisa la escuela dijo: "Ahora tenemos más de 400 niños, divididos entre sesiones por la mañana y la tarde. Los números fluctúan.

Con tan sólo 14 maestros, el ministerio necesita toda la ayuda que pueda conseguir. Ellos tuvieron que dejar de 600 a 1000 niños afuera porque no hay suficiente espacio en el edificio, ni tienen suficientes recursos, materiales o maestros.

El ministerio necesita US$10,000 por mes para satisfacer las necesidades actuales. Los maestros necesitan un salario. La escuela necesita libros y materiales.

Las necesidades son abrumadoras. Pero este ministerio camina por fe. Fieles a los niños beduinos, no podían pasar por alto a los pequeños refugiados que necesitaban una educación y conocer a Jesús.

¿Se imagina si la escuela de su hijo de repente se transforma en un internado de noche y rodeado de refugios improvisados de cartón y lona?

¿Qué haría usted?

Ammad dijo: "Hacemos esto como un paso de fe. Las necesidades humanitarias son un reto, pero el crecimiento espiritual es hermoso. Necesitamos toda la ayuda posible para seguir llegando a tantos niños como podamos".

Con ayuda podrían duplicar la capacidad de la escuela, pero primero deben cubrir las necesidades existentes de la escuela, sus estudiantes y maestros.

Estos asuntos requieren ferviente oración y una fe que mueve montañas. Usted no puede vivir en medio de esta crisis y solo esperar que se desvanezca. Está allí. Es una parte real de nuestro mundo. ¡Oremos por ello!

Le pido al Señor que abra los corazones para proveer para esta escuela y estas familias. ¿Proveería una persona US$ 10,000 por mes para cubrir las necesidades de la escuela? ¿O habría varios que ofrendaran la cantidad para mantener a la escuela en marcha?

Cualquier cosa les ayudará. Únase a mí clamando.

Usted puede tomar un paso de fe. Nos aseguraremos de que su ofrenda llegue a las manos de los que pueden marcar una diferencia. Usted salvará y cambiará vidas para la gloria de Dios.

Y todo es para él. Él nos ha bendecido sin medida para un tiempo como este.

En Cristo,


Cynthia Finley
Presidenta

PD Mientras prepara su ofrenda, ore también por el equipo de misioneros de Cedros del Líbano que viajaron a Siria para bautizar a 14 creyentes y nunca volvieron a casa. Que el Señor proteja sus vidas.

Haga clic aquí para ver las cartas anteriores de la Presidenta

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP