De Nuestra Presidenta

¿Qué has Hecho con los Dones que Él te ha Dado?

Septiembre del 2014

Estimado compañero en la Gran Cosecha:

Recientemente James G. Cuffee vino desde Liberia y nos visitó. Quiero presentárselo. El resplandor del Señor brilló a través de él, y nos sentimos alentados por su testimonio acerca de la gracia y el poder de Dios en medio de la devastación que su nación experimentó durante los años de la guerra entre 1990 y 2003, y ahora con la crisis del Ébola.

A pesar de las secuelas de la guerra, su ministerio entre los pueblos tribales que viven fuera de la capital de Monrovia prospera. A lo largo de Liberia miles de aldeanos nunca han oído la Palabra de Dios. No tienen ninguna iglesia y ningún testigo del Señor.

Los misioneros enfrentan muchas dificultades

Cuffee dijo: "Si no le damos el Señor Jesús a nuestra gente, y los grupos religiosos falsos continúan alcanzándolos, eso es un gran problema. Tenemos que ganarlos hasta Su venida. Tenemos 20 misioneros que llegar donde otros se niegan a ir". El Ministerio Compañerismo Evangélico en Cristo (Christ Evangelical Fellowship Ministries - CEFM) está trabajando en cinco de las 16 tribus de Liberia.

Las condiciones de viaje son peligrosas. Los misioneros caminan hasta 8 horas para llevar la luz del evangelio a los habitantes que viven en la oscuridad. Cuando se cansan deben dormir en la carretera sin protección. Cuando tienen sed y el agua que llevan con ellos se ha agotado, deben beber en arroyos contaminados. Se enferman. Son picados por mosquitos. Deben vigilar que no haya cocodrilos antes de cruzar los ríos. Por la noche tiemblan cuando oyen los rugidos de los leones. Aunque no saben nadar, con aprensión navegan en canoas viejas por horas a través de los lagos, porque hay un lugar más allá, al otro lado, donde la gente no Le conoce.

Cuffee nos dijo: "Tuve una visión del lago de fuego y de los cielos". "El Señor dijo, 'Lleva mi Palabra'. Así comenzó. Obediencia. Y se necesita el poder de Dios para hacer Su obra entre los adoradores de ídolos".

Amigos, me sentía indigna de quitar los zapatos de James Cuffee. ¿Quiénes somos nosotros? Somos siervos de aquellos en los frentes que están pagando el precio para que las tribus no alcanzadas escuchen y crean en Su nombre.

Satisfaciendo las necesidades prácticas

Este ministerio desea satisfacer las necesidades prácticas de las personas que llegan a Cristo. Los aldeanos necesitan desesperadamente agua limpia para beber. Ellos no tienen agua potable porque las guerras destruyeron la infraestructura del país. La gente bebe agua de lluvia recolectada en barriles en la temporada de lluvias, unos seis meses al año. Pero el resto del año es seco. Así que CEFM cava pozos cuando tiene recursos.

Cuffee dijo: "¿Qué diferencia marca un pozo de agua a un pueblo? ¡Proporciona la vida! ¡Da esperanza! El agua es vida". Y el pueblo luego viene al Agua Viva.

Un pozo cuesta US$ 2,200, incluyendo la bomba, la tapa, el cemento y la tubería. Y se cava a mano. Lleva seis semanas hacer un pozo de 50 a 90 metros de profundidad, dijo. Ellos deben romper las rocas para llegar a la tierra suave.

En las aldeas se necesitan escuelas. Los niños de zonas rurales empobrecidas caminan tres horas hasta la escuela más cercana. Esto no puede continuar. Otros trabajadores religiosos falsos están ganando a los niños, entrenándolos en el Corán para que sean los futuros líderes del país. Cuffee se siente agobiado tratando de establecer escuelas en 3 zonas rurales para crear un punto de luz y llevar a los niños a Cristo. Ya está ayudando a niños abandonados durante la guerra en esas áreas, y tiene un orfanato en una de ellas. Pero se necesitan escuelas. Una escuela con un aula amoblada cuesta US$ 23,000.

Se necesitan clínicas médicas para los niños, las mujeres embarazadas, y las personas mayores que tienen dificultad para caminar tres horas para recibir atención médica. Se necesita un tractor para un proyecto agrícola. Con nuestra ayuda podrían hacer mucho más.

"Estamos estableciendo un testigo de Jesús ... no importa lo que pase".

Lo que más me llama la atención acerca del ministerio de Cuffee es su vida de oración ferviente. Todos los miércoles desde las 6 am hasta las 2 pm, 22 guerreros de oración de su iglesia en Monrovia oran por los patrocinadores de Christian Aid Mission. Es decir tú y yo, queridos amigos.

A través de nuestras oraciones y apoyo podemos ayudar a CEFM a crecer aún más fuerte.

Cuando James Cuffee entrena a los líderes, les pregunta lo que el Señor le preguntó: "¿Qué has hecho con los dones que te he dado?" Él nos hace esta pregunta hoy.

Para Su gloria


Cynthia Finley
Presidenta

Haga clic aquí para ver las cartas anteriores de la presidenta

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP