Blog

8 de noviembre 2013

“Reconoced, pues, a tales personas”

Por Brittany Tedesco

Uno de los muchos pastores Fulani que ahora son seguidores de Cristo a causa de Gabriel Barau, sus compañeros de trabajo misionero, y los patrocinadores de Christian Aid Mission.

La semana pasada Gabriel Barau, un misionero autóctono de Nigeria visitante habló en nuestra reunión de personal. Durante 27 años Christian Aid ha estado en colaboración con Barau, quien llevó a miles a Cristo desde el comienzo de su ministerio en los años 80.

Actualmente está llegando de una manera muy estratégica a 16 grupos étnicos, dos de los cuales son casi 100 % musulmanes. Antes de enviar misioneros capacitados para vivir en medio de grupos étnicos específicos, primero estudia su cultura, sus costumbres, sus creencias y sus necesidades, así como los posibles obstáculos para su aceptación del evangelio. Estos datos le permiten presentar el evangelio en una forma verdadera y, sin embargo, pertinente.

Por ejemplo, él ha aprendido cómo compartir a Cristo con los musulmanes, que al principio no tienen ningún respeto por la Palabra de Dios, usando sólo el Corán - sus diferencias, así como las referencias a Jesús. A menudo estas discusiones comienzan después de que Barau y sus colaboradores han suplido una necesidad, ya sea agua potable o educación.

Cada tribu es única. Los pastores Fulani, por ejemplo, mantienen a su ganado en alta estima. Sabiendo esto, Barau entrenó a algunos de sus misioneros en medicina veterinaria para el tratamiento de las vacas enfermas. Cuando Barau comenzó su ministerio tenía 12 creyentes entre los Fulani. Ahora ya hay 50 iglesias Fulani, compuestas por entre 30 y 50 miembros adultos cada una.

Aunque el enfoque de Barau para cada grupo de personas puede ser diferente, su objetivo sigue siendo el mismo: llegar a cada tribu de Nigeria que no tiene un testigo de Cristo.

Una meta como esta explica por qué Barau, al leer libro de Hechos, se detuvo en seco en el capítulo 19, versículo 10: “Así continuó por espacio de dos años, de manera que todos los que habitaban en Asia, judíos y griegos, oyeron la palabra del Señor Jesús".

“Me preguntaba cómo pudo Pablo, sin la ayuda de aviones, automóviles o teléfonos, lograr llegar a todo el mundo en Asia", Barau nos dijo en la reunión de personal.

Pero pronto encontró la respuesta a su pregunta, dijo, en Romanos 16. Allí, el apóstol Pablo menciona una gran cantidad de personas que lo ayudaron, y por lo tanto contribuyeron a alcanzar a toda Asia.

La lista de Romanos 16 lista no es exhaustiva, Pablo menciona a otros a través de sus escritos. Onesíforo, un cristiano de Efeso, quien mostró gran amabilidad a Pablo supliendo fielmente sus necesidades, es reconocido en la 2a carta a Timoteo. Paul también honra a la iglesia de Filipos, que le envió regalos mientras estuvo en la cárcel, así como a los creyentes de Corinto, Estéfanas, Fortunato y Acaico, de quienes Pablo dice "confortaron mi espíritu".

En 1 Corintios 16:18 Pablo dice: "reconoced, pues, a tales personas."

La semana pasada en la reunión de personal, Barau, una versión moderna de apóstol, reconoció a Christian Aid por ayudarle a alcanzar a los perdidos de Nigeria. Él dijo que no podría haber hecho lo que ha hecho sin nosotros.

Me sentí alentada en gran medida. Pero ustedes no estuvieron allí - ustedes que dan con tanta fidelidad a Christian Aid apoyando a los ministerios, y sería negligente si no compartiera la experiencia, confirmando que vuestros regalos son "olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios". (Filipenses 4:18) y ellos son creyentes que trabajan duro en naciones de gran pobreza y persecución.

Un día, cuando ustedes lleguen a vuestro hogar en el cielo, encontrarán personas que también han llegado al hogar en el cielo porque ustedes ofrendaron para que ellos pudieran escuchar el mensaje de salvación de Jesucristo a través de los apóstoles de hoy en día.

Email this page Print this page
Commentarios


SC: WEBCAMSP