Blog

20 de enero de 2014

La Zona de Comodidad

Por John Scully

Brrrrr. Hace frío.

Temperaturas bajo cero.

Carreteras heladas. Aceras resbaladizas. Automóviles patinando.

Orejeras, guantes, bufandas, botas.

Quemaduras de frio.

A principios de enero todo el norte de los EE.UU estuvo cubierto por un vórtice polar.

Las quejas:

"¡Hace demasiado frío para salir a la calle!" .

"Tengo que raspar el parabrisas del auto para sacar el hielo".

"¡La casa n- n- n- no está suficiente – c-c-c c caliente!" .

"¡Oh, no, las cañerías se congelaron!"

"No puedo hacer nada".

Simplemente no estás hecho para este clima ártico.

Muy pocas personas viven en zonas extremas como el norte de Alaska, los confines del Yukón, Groenlandia, Islandia, o en las zonas altas de Noruega, Suecia y Finlandia, o en el Cabo de Hornos y las Islas Malvinas en el extremo sur de América del Sur. No escuchamos mucho acerca de la labor misionera en esas áreas.

¿Quién quiere ir a hacer visitas cuando el camino esta nevado y la gente se esconde en sus pequeñas viviendas acogedoras, esperando hasta que la nieve se derrita para abrir sus puertas?

Si usted se ha mantenido al día con el blog de Christian Aid, recordará un ministerio que envió misioneros a las regiones del norte de Siberia, con temperaturas de -45 grados.

Me estremezco sólo al pensar en ello. Pero gracias a Dios los misioneros que viven en esas zonas climáticas salen a pesar de esa temperatura.

Es una buena cosa que sólo un porcentaje muy pequeño de la humanidad vive en esos lugares helados.

Por otro lado, yo diría que la mayoría de los pueblos no alcanzados viven en climas templados o cálidos.

Imagine vivir en lugares cálidos.

Las quejas.

“¡Oh, este calor es opresivo!".

"¡No puedo soportar esta humedad!".

"¿Qué, no hay aire acondicionado?"

"Los olores realmente me molestan".

"No puedo hacer nada en estas condiciones".

Y luego están los ciclones, tifones e inundaciones que a menudo resultan en agua contaminada, diarrea, cólera e infecciones respiratorias.

No es agradable vivir en lugares cálidos.

¿Quién quiere ir allí para hacer la obra misionera?

Bueno, miles de misioneros, los ciudadanos que ya viven en los países cálidos, están bien aclimatados, y salen a evangelizar, sea cual sea la temperatura, sea cual sea el clima. Christian Aid ayuda a cientos de ministerios indígenas en las Filipinas, Tailandia, Bangladesh, India, partes de África y América Latina. En todos esos lugares hace mucho calor.

Las cosas que me molestan son normales para ellos. Ellos están acostumbrados. Y hacen lo que tienen que hacer.

Dios los bendiga.

Dios, dame la oportunidad de ser una luz para ti en mi ciudad, en mi zona de comodidad.

Email this page Print this page
Commentarios


SC: WEBCAMSP