Blog

11 de febrero de 2014

Precaución: Manipular con Gratitud

Por Brittany Tedesco

“¿De dónde viene nuestra ayuda?

De este brillante becerro de oro. Después de todo, nos ha librado de la tierra de Egipto...” dijeron los israelitas unos a otros mientras Moisés estaba lejos en una montaña hablando con Dios.

¿Qué dice?

Yo pensaba que Dios los libró de Egipto.

Él lo hizo.

¿Ellos simplemente se olvidaron? Quizás. Lo más probable es que simplemente decidieron creer en una mentira.

Las personas son criaturas peculiares. Si no tenemos cuidado podemos engañarnos a nosotros mismos. Podemos creer que tenemos el control, que nosotros creamos nuestro propio éxito.

En lugar de adorar a Dios, los israelitas decidieron adorar la imagen de un becerro. Un ternero no responde. Es sólo una bestia de carga, Es poco exigente, predecible y controlable. No como Dios.

El ternero también era de oro.

Las personas son criaturas peculiares. El dinero puede hacer cosas extrañas con nosotros, si no prestamos atención.

El becerro debió haber brillado bajo la luna... haciendo señas a los israelitas para que entraran en su falso sentido de seguridad.

Las personas son personas - no han cambiado mucho desde los tiempos antiguos. Todavía estamos propensos a olvidar, propensos a poner nuestra confianza es algo que no es Dios Todopoderoso.

Estoy convencida de que el antídoto para esto, nuestra condición humana, es la gratitud. La gratitud nos obliga a recordar la Fuente de nuestra ayuda. Nos hace reconocer al Dador.

Christian Aid recientemente recibió una gran ofrenda, bueno, grande para nosotros. En comparación con algunos ministerios, el nuestro todavía es relativamente pequeño. No hemos pasado mucho en relaciones públicas o publicidad. Algunas personas nos llaman "el secreto mejor guardado".

Pero poco a poco, a medida que Dios nos guía, estamos tomando medidas para dar a conocer el propósito de nuestra existencia, que es ayudar financieramente a nuestros hermanos en el extranjero.

Todos nosotros fuimos alentados por la noticia de este don, compartida en nuestra reunión semanal de personal - al menos sé que yo lo fui. Pero creo que lo que me animó más fue el tiempo de la oración iniciado por nuestra presidenta, Cynthia Finley, inmediatamente después de la noticia.

Todos seguimos su ejemplo inclinando la cabeza y elevando nuestra alabanza a Dios. Pedimos su sabiduría en cómo administrar la ofrenda para Su gloria y honor.

Un regalo como éste debe ser manipulado con delicadeza, con gratitud.

¿Qué habría pasado si los israelitas hubieran dado gracias a Dios por la liberación de la esclavitud? Puede que no hubieran puesto su confianza en un becerro de oro.

¿Qué tal si seguimos dando gracias a Dios por Su provisión para Christian Aid Mission?

No vamos a poner nuestra confianza en grandes cheques.

“Estos confían en carros, y aquéllos en caballos; Mas nosotros del nombre de Jehová nuestro Dios tendremos memoria." (Salmo 20:7)

¿De dónde viene nuestra ayuda?

Viene del Señor, creador del cielo y la tierra.

Email this page Print this page
Commentarios


SC: WEBCAMSP