Blog

6 de Junio de 2014

Hablemos de los Inodoros

Por Brittany Tedesco

Gracias a la ONU, la celebración anual del Día Mundial del Inodoro cae en mi cumpleaños. ¡Gracias ONU!

No, en serio, gracias.

Como los inodoros y yo compartimos el mismo día importante, ahora sé que, al parecer, más personas en el mundo tienen teléfonos celulares que inodoros. Creo que la estadística es que aproximadamente de entre los 7 billones de personas en el mundo, 2.5 billones no tienen baños.

Ahora, eso podría ser una estadística asombrosa (o puede que no lo sea) para los que crecieron usando un inodoro.

Pero oíd, oíd: no todo el mundo prefiere un trono de porcelana. Algunos prefieren un agujero en el suelo. De hecho, de acuerdo con uno de mis amigos preocupados por su salud, una posición en cuclillas es realmente mejor para ese tipo de "actividad".

Paul, nuestro asistente en la división de China, acaba de regresar de un extenso viaje a través de China, incluyendo el Tíbet, para visitar ministerios autóctonos que ayudamos y para evaluar nuevos ministerios.

"Sus informes son siempre tan... personales", dijo Cynthia Finley, la presidenta de Christian Aid Mission, en una reunión de personal reciente después de que Paul entró en gran detalle acerca de las "instalaciones sanitarias" que encontró durante su viaje.

Un inodoro oriental

En resumen, los baños en China son agujeros en el suelo. Y en caso de que te preguntes si eso es sólo por una cuestión de dinero, no lo es.

Después de pasar días en el interior de una cabaña en Mongolia Interior con otras ocho personas, cuando Paul llegó a una gran ciudad, decidió pasar una noche en un hotel relativamente bueno. Pero se sorprendió al ver que las instalaciones en el bonito hotel también eran agujeros en el suelo. Luego se enteró de que no había un cargo extra por una habitación con un baño "americano". Porque, bueno, no todo el mundo prefiere un inodoro americano.

Durante un reciente viaje a su país, visitó el Instituto Bíblico Handan y varios otros ministerios que reciben asistencia de Christian Aid. Paul informó que, no sólo los baños de hombres y mujeres son una fila de agujeros en el suelo de cemento, sino que no hay nada que los separe. No hay privacidad. Muy rústico, incluso para los estándares chinos.

Creo que Paul incluyó este detalle en su informe para darnos una idea clara de los sacrificios que estos estudiantes del Instituto Bíblico hacen por el bien del evangelio.

Ellos tienen pocas posesiones materiales. Su escasa dieta consiste en arroz y verduras de la pequeña granja que tienden. Una vez por semana, como un lujo, cada estudiante recibe un huevo duro.

Ellos saben que probablemente, una vez que se gradúen, vivirán en la pobreza. David, un maestro de la escuela, con su esposa y su hijo, sólo gana US$ 200 al mes.

De los profesores, un estudiante dijo: "Aunque sus salarios son escasos y sus comidas son simples, se sienten atraídos por el amor del Señor. Los que no se aferran a la verdad los calumnian, pero ellos aguantan pacientemente”.

Rachel Reed, autora y patrocinadora de Christian Aid, se reunió con los estudiantes de un instituto bíblico en Beijing que, a pesar de ser amenazados con la cárcel por la policía local, viajan durante horas para asistir a la escuela. Ellos viven amontonados en pequeñas habitaciones y duermen en el suelo. Ella escribe: "Esta es la señal del cristiano chino: un increíble deseo de conocer la Palabra de Dios".

La niebla sofocante en la ciudad de Handan

En el Instituto bíblico Handan, los estudiantes se levantan a las 5 de la mañana los siete días de la semana para arrodillarse juntos en el suelo en oración antes de ir a sus clases. Ellos pueden tomar un descanso de sus estudios en los fines de semana, pero no de su formación. Todos los sábados salen a evangelizar en la comunidad, y todos los domingos sirven en varias iglesias.

Y ellos han impactado a esa ciudad y a sus respectivos pueblos a los que regresan después de la graduación. Es 1 Tesalonicenses 4:11-12 en acción: “Y que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos en vuestros negocios, y trabajar con vuestras manos de la manera que os hemos mandado, a fin de que os conduzcáis honradamente para con los de afuera, y no tengáis necesidad de nada".

Preparándose para sufrir por Cristo, han abrazado el sacrificio, incluso el sacrificio de aire y agua limpia. Vivir en la ciudad de Handan, con su humo sofocante y agua contaminada, no es nada fácil. Incluso después de excavar 15 pies (3metros), uno todavía encuentra agua contaminada. Christian Aid debió proveer filtros de agua a los estudiantes para evitar que se enfermaran.

Y así Paul pintó un cuadro vivo para nosotros de la vida de estos estudiantes, las cosas de las que se privan. Un inodoro americano, sin embargo, no es una de esas cosas.

Haga clic aquí para obtener más información y apoyar a las escuelas bíblicas en China que reciben asistencia de Christian Aid Mission.


Email this page Print this page
Commentarios


SC: WEBCAM