Blog

7 de agosto de 2014

¿Realmente Crees que Estás en Control?

Por Brittany Tedesco

Al principio de la película Slumdog Millionaire, el joven Jamal parece bien adaptado a la miseria de los barrios bajos de la India donde vive con su madre soltera. Pero cuando ella muere a manos de una turba enfurecida, la pobreza lo abruma.

Él es menor de 10 años de edad, inocente y vulnerable. Mientras mendiga en un vertedero de basura con su hermano, hombres sin escrúpulos se acercan a ellos y terminan usándolos.

A lo largo del resto de la película, seguimos a Jamal en su intento de forjar un camino a través de la miseria, recogiendo experiencias que más tarde le permitirán responder correctamente a las preguntas de un programa de preguntas y respuestas, y ganar grandes cantidades de dinero.

Palabras como "destino" y "está escrito" se utilizan con frecuencia en la película, para que no atribuyamos la serie de eventos en la vida de Jamal a la casualidad o la coincidencia.

¿Qué pasa con nosotros? ¿Te has preguntado alguna vez cuánto control realmente tenemos sobre nuestras propias vidas y las vidas de otros? ¿Dios ha predeterminado todo ... o ha dejado espacio para nuestra intervención?

"Ja, ja, ja, ¿De verdad crees que tienes el control?" canta la artista Gnarls Barkley en la canción "Crazy".

Tal vez estoy loca por pensar que en realidad tenemos control. La Biblia nos dice que "El corazón del hombre piensa su camino; mas Jehová endereza sus pasos" (Proverbios 16: 9 NVI). Pero también nos proporciona ejemplos de cómo las personas, a través de la oración y el dinero, al parecer cambiaron el curso de la vida de otras personas.

En uno de mis artículos anteriores afirmé que la oración cambia las cosas. Sin embargo, estaría mintiendo si te dijera que entiendo cómo ocurre. "Venid luego, die Jehová, y estemos a cuenta" (Isaías 1:18). Él me hace señas para hablar con Él, y yo lo hago. Puedo hablar con Él acerca de otras personas ... sin saber si sus destinos ya están "escritos", o si en realidad tengo una medida de control sobre ellos.

Hemos recibido una nota de una maestra de una escuela para niños que viven por debajo del umbral de pobreza en los Estados Unidos. Ella es una cristiana que desea compartir a Cristo con los niños a su cuidado, uno de los cuales es una niña de 8 años llamada Dinastía. Cada noche, Dinastía utiliza nuestro "Boletín de Oración para Niños" para orar por los misioneros autóctonos asistidos por Christian Aid. Ella recientemente nos envió su mensualidad entera de US$ 5.

La maestra escribió: "Ella puede entender que a pesar de que tiene muy poco, hay muchos en este mundo con enormes necesidades y mucho menos".

¿Qué hubiera sido de esta niña con corazón de oro si no hubiera sido rescatada por alguien con los medios de ayudarla y fe para orar?

El dinero es una cosa extraña. Si hay demasiado, un niño puede llegar a ser mimado y malcriado. Si hay muy poco, es más probable que viva en un barrio inseguro, sufra de abuso y/o negligencia, reciba menos supervisión de sus padres, falle en la escuela, abuse del alcohol o las drogas, o se convierta en una adolescente embarazada, etc.

Mi hermana y mi cuñado adoptaron a una niña que experimentó algunos de los efectos de la pobreza enumerados arriba. Ahora está en un hogar que la cuida y va a conocer el amor de Jesús por ella. ¿Estaba destinada a escapar de su situación? O ¿habría continuado en una trayectoria desafortunada si mi hermana no hubiera intervenido con oraciones y recursos?

Al igual que Jamal en Slumdog Millionaire, Perumal era un niño de sólo 2 años de edad cuando sus padres murieron. Cuando cumplió 6 años, su abuela lo llevó al orfanato de un ministerio asistido por el programa de apadrinamiento de niños de Christian Aid.

Los líderes del ministerio nos escribieron en una carta reciente: "Aquí completó su educación y fue entrenado como soldador. Ahora trabaja para una empresa como asistente de soldadura y ha alquilado una pequeña casa".

"Él nos visita cada fin de semana, y todavía pienso en él como un miembro de nuestra familia. Les damos las gracias por patrocinarlo desde su infancia. Ustedes nos ha ayudado a formarlo en un ciudadano respetable y en un cristiano comprometido. Pueden dejar de patrocinarlo. De hecho, Perumal ha comenzado a ayudarnos financieramente".

Alguien patrocinó a Perumal. Alguien intervino con oración y dinero. ¿Cambiaron el curso de su destino? ¿Tenemos tanto control? No sé, pero seguro que no hace daño a actuar como lo hacemos nosotros.


Email this page Print this page
Commentarios


SC: WEBCAM