Blog

22 de agosto de 2014

Cinco Maneras de Convertirse en un Inversionista

Por Brittany Tedesco

¿Por qué las personas comienzan sus propios negocios?

Por muchas razones, estoy segura, pero creo que la razón principal es para que puedan ganarse la vida, mientras hacen lo que aman.

A mi marido y a mi nos encanta el café, y hace años que hablamos (bromeado) acerca de iniciar un servicio de entrega de café a domicilio para la gente que no quiere hacer su propio café o salir de casa para ir a una cafetería. Mi marido se pondría un sombrero de paja y un poncho, montaría la mula que tendría enganchada a la parte trasera de su camioneta, e iría a las casas vestido como Juan Valdez, con una taza de café recién hecho.

Nuestra idea de negocio se ha mantenido sólo en una idea (una idea que ofrezco en forma gratuita a todos los lectores por ahí). No sucede así con los muchos ministerios autóctonos que piden ayuda a Christian Aid Mission para iniciar negocios que les permitan hacer más eficientemente lo que les gusta hacer: compartir a Cristo.

Aunque en Christian Aid no proveemos un apoyo completo a ninguno de los ministerios a los que asistimos, a muchos de ellos les hemos dado los medios necesarios para poner en marcha proyectos de generación de ingresos que satisfagan sus necesidades en el futuro previsible. Ya se trate de la plantación de caucho que ayudamos a comenzar en Bangladesh, el proyecto de búfalos de agua en las Filipinas, o los muchos proyectos de costura en la India, les pedimos que nos digan qué tipo de proyecto mejor complementa su ministerio único.

En muchos casos, un negocio pequeño no sólo provee ingresos vitales para un misionero, sino que es el medio para que pueda llegar a la gente.

Eche un vistazo a los siguientes cinco mejores ejemplos de cómo una empresa, establecida por un ministerio asistido por Christian Aid, ha transformado la vida y fomentado la difusión del evangelio entre los no alcanzados.

5. Indonesia

En Bali, una de las islas de indonesia, los cristianos no son fácilmente aceptados. La población es 87% hindú, y muy querida por el hombre que comenzó un ministerio evangelístico en torno a la amistad. Este líder entrego varios cientos de dólares a cristianos en la isla que estuvieran dispuestos a abrir pequeños negocios para divulgar evangelio. Uno de estos creyentes vende helados y paletas de puerta en puerta, y en los últimos dos años ha bautizado a más de 30 personas. Los otros 11 misioneros tienen proyectos de generación de ingresos que van desde la venta de albóndigas, a la cría de animales de granja, a un servicio de lavandería. La gente los invita a sus casas.

Un misionero entró en la casa de una pareja profundamente involucrada en el ocultismo. El misionero nos dijo: "Ellos me dijeron que habían matado a mucha gente con su magia negra, pero cuando trataban de curar a alguien con su magia, la persona sólo permanecía saludable durante unos meses antes de enfermarse de nuevo". Él oró por ellos, e informó: "Ellos dijeron que les gustaría que mi pastor venga y ore por ellos para liberarlos de su magia".

4. Egypt

En respuesta a la alta tasa de desempleo en Egipto, un hombre decidió comenzar un ministerio para compartir el evangelio y elevar el nivel de vida del pueblo. El ministerio comenzó concediendo préstamos a individuos para que iniciaran pequeños negocios, y ahora se ha ampliado para incluir formación vocacional en carpintería, pintura, electrónica, cocina, plomería, cursos de informática, etc. Más de 1,000 mujeres se inscribieron en cursos de costura y cosmetología.

Mariam, una mujer soltera de 35 años de edad, trabajaba en una farmacia pero renunció debido a los comentarios despectivos de personas en su aldea. En el Alto Egipto, las personas consideran que es una vergüenza que una mujer de la edad de Mariam siga soltera, y encima trabaje fuera del hogar. Mariam fue al ministerio para aprender peluquería de mujeres, y ahora puede trabajar desde su casa. En el último día de su entrenamiento, ella perdono a las personas que le hicieron daño, de la misma manera que Jesús la perdonó.

3. Argentina

En 1991, cuando el fundador de un ministerio en Argentina comenzó su trabajo en el pueblo Wichi, esta tribu era considerada la "más pobres de los pobres." Apartados de la sociedad, muchos niños Wichi menudo morían de hambre. Los que sobrevivían no tenían "ninguna esperanza de recibir algún tipo de educación".

Cuando el líder compartió a Cristo, descubrió que los Wichi eran increíblemente abiertos al evangelio. Con la ayuda de Christian Aid, comenzó una empresa de "fabricación de tiendas" para los creyentes Wichi, tales como invernaderos, huertos, y una empresa de fabricación de ladrillos.

Los Wichi comenzaron a vender flores y verduras en la ciudad. Ellos empezaron a construir casas de ladrillo. Antes de eso, sus casas "eran construcciones precarias de troncos y ramas con techos de paja sin cocinas ni baños".

Con sus ganancias, la comunidad construyó el Centro La Esperanza donde niños y adultos pueden educarse y recibir formación profesional.

El líder nos escribió: "El milagro es que la evangelización no sólo prepara a las personas para la vida eterna, sino también aumenta su nivel de vida ahora". Hoy en día, casi el 30% de los Wichi en Argentina son creyentes nacidos de nuevo.

2. Nepal

Un matrimonio que comenzó un ministerio floreciente en Nepal entiende que un misionero autóctono en esa pobre nación debe tener una manera de obtener ingresos, no sólo para sí mismo, sino también para las muchas personas necesitadas a su alrededor.

Ellos han enseñado a innumerables misioneros proyectos de generación de ingresos, pero uno de mis ejemplos favoritos es lo que sucedió cuando la pareja dio cabras y naranjos a las familias de cinco misioneros entre Tamang, uno de los grupos étnicos ma pobres.

Les dijeron a los cinco trabajadores que, después de que las cabras se reprodujeran, debían dar un bebé cabra a otra familia pobre. Ellos estuvieron de acuerdo, y cuatro años más tarde, los ingresos de las cinco familias habían aumentado considerablemente. Los que comenzaron con cinco cabras ahora tenían 20 cabras ... y un montón de naranjas. En conjunto, las familias pudieron donar un terreno donde se construyó un templo. La pareja dijo a Christian Aid: "Desde todas partes se puede ver la cruz en la parte superior del templo".

1. Pakistan

Uno de los proyectos de generación de ingresos más notables, para mí, es en Pakistán. Aquí, donde la población es 99% musulmana, un ministerio obtiene ingresos ¡Vendiendo Biblias!

Como se puede imaginar, no siempre es viento en popa para los misioneros. Algunos de ellos han sido detenidos por la policía. A otros se les ha prohibido vender Biblias en ciertas áreas. Uno de los misioneros fue golpeado en dos ocasiones en su casa por una multitud furiosa. Otro ha sido apodado el "especialista de la cárcel", debido a sus 18 arrestos.

Sin embargo, en los últimos 20 años, el ministerio ha vendido más de 85,000 Biblias y/o Nuevos Testamentos. De hecho, los misioneros tienen la meta de vender 2,000 Biblias antes de finales de agosto en una zona cercana a un campo de entrenamiento talibán. El líder del ministerio nos dijo: "Las Escrituras se nos están agotando muy rápido. Todos los días vendemos entre 30 y 35 Biblias".

Mediante el apoyo a uno de estos proyectos de generación de ingresos, te puedes convertir en un inversionista en el trabajo más importante del mundo: la construcción del Reino. Es una inversión que seguirá produciendo dividendos en la eternidad. "Haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye" (Lucas 12:33).


Email this page Print this page
Commentarios


SC: WEBCAMSP