Blog

15 de septiembre de 2014

No se Trata de las Misiones Autóctonas

Por Brittany Tedesco

¿Recuerdas el eslogan tan popular "Practique Actos de Bondad al Azar" de hace unos años? Lo encontrabas en pegatinas, en los libros devocionales diarios y en esos mensajes en cadena de email tan molestos. Se convirtió en un tipo de movimiento.

Los "actos aleatorios" podían incluir pagar el peaje o la comida de la persona en el coche detrás tuyo, cortar el césped de alguien, darle flores a alguien, etc.

Mi marido y yo oímos acerca de una iglesia que envió a un grupo de personas a rastrillar las hojas en los patios de las personas que vivían cerca. Al ver a un grupo de desconocidos en su patio delantero, un hombre abrió su puerta y les ordenó que salieran de su propiedad. Ese fue un "acto al azar" que no se iba a repetir en esa residencia.

Estoy segura de que la mayoría de las personas aprecian tener el césped rastrillado... pero ¿tienen sentido esos actos de bondad al azar? ¿Podrían las personas, incluido ese hombre, haber sido alcanzadas de una forma más efectiva?

La bondad es un fruto del Espíritu; siempre debe ser visible en la vida de un cristiano. Pero nada de lo que hacemos tiene que ser al azar. Nosotros podemos ser guiados por Dios mismo.

Requiere escuchar, hacer menos, escuchar más.

¿Recuerdas cuando eras joven en la fe? ¿Querías "hacer algo para Dios"? Claro que sí. Yo quería hacer algo por Él y utilizar completamente mis habilidades y capacidades. Pero después de muchos años de que no sucediera, me di cuenta de que Dios no me necesitaba para cualquier cosa. Él me enseñó que tenía que encajar en Su plan, sin importar lo que me pareciera a mí.

Dura lección. Nuestra propensión en los EE.UU. es tomar medidas, ser los iniciadores. Pero ¿qué tal si paramos y escuchamos en nuestra vida personal y en nuestro acercamiento a las misiones?

¿Y qué tal si Dios ya está obrando, y Él simplemente nos pide que nos unamos a Él en su obra, para encajar en Su plan?

Si sabes algo acerca de Christian Aid Mission, sabes que apoyamos a las misiones autóctonas que llegan a su propia gente en sus propios países. Pero esa no es la razón última de nuestra existencia. Existimos para ver un testigo de Cristo plantado entre cada grupo étnico en la tierra. Las misiones autóctonas son simplemente la manera más eficaz de hacerlo.

Aproximadamente el 90% de la obra pionera efectiva entre los pueblos no alcanzados en el mundo actual se está haciendo por misioneros que son nativos de su tierra. Eso no es al azar. Dios está obrando, y simplemente nos unimos a Él.

Por un lado, los misioneros autóctonos no son vistos como "otros", un atributo que es crucial en esta era creciente de persecución global.

Sabemos que los cristianos están siendo severamente perseguidos en Irak. Pero lo mismo está sucediendo en muchos países. La reciente elección del primer ministro de la India, un nacionalista hindú, ha alimentado la persecución de los cristianos en la India y Nepal. En todos los estados de la India ha comenzado un movimiento para "reconvertir" a los cristianos de vuelta al hinduismo.

"¿Por qué quieres a adoptar una religión extranjera?" gritan las turbas de hindúes furiosos a los pastores autóctonos mientras los patean y golpean.

En muchos países el cristianismo es visto como una religión extranjera. ¿Por qué querríamos añadir pruebas presentándonos como misioneros extranjeros?

Hace unos años fui a África para visitar a un ministerio que Christian Aid Mission estaba ayudando. Al salir de una furgoneta con aire acondicionado en una aldea rural, se me acercaron varios africanos curiosos. Un muchacho adolescente que hablaba un poco de Inglés de inmediato empezó a hacerme preguntas acerca de "Britney Spears", "Jay-Z", y otros en la industria de la música pop estadounidense. Irónicamente, su desesperado intento de formar algún tipo de conexión con esta extranjera de piel blanca me hizo dar cuenta de lo mucho que yo era una "otra" en África.

¿Podría realmente haber compartido a Cristo allí sin que lo identificaran como un dios extranjero? ¿Podría ese muchacho adolescente, tan enamorado de la cultura estadounidense, "aceptar" a Cristo, solo porque así lo hacían en la cultura occidental?

Nuestro director del Sur Asia nos contó la historia de un misionero extranjero que compartió el evangelio, a través de un intérprete, con un grupo de personas en Bangladesh. Cuando dio el llamado al altar, todos pasaron adelante. Él informó con entusiasmo a su iglesia: "¡Una gran cosecha!". En realidad, no fue una cosecha en absoluto. A ninguna persona en Bangladesh se le ocurriría faltar el respeto a un visitante extranjero no respondiendo a una invitación, cualquiera que fuera.

Siempre hay excepciones a la regla. Christian Aid ayuda a unos pocos líderes ministeriales que comenzaron como extranjeros, pero se integraron completamente en la cultura al casarse con un local, comiendo la misma comida, viviendo en las mismas condiciones primitivas. Ellos no regresaron a sus países de origen de vacaciones porque esos ya no eran sus hogares.

No se trata de una competencia entre las misiones extranjeras y las autóctonas. Se trata de presentar el evangelio de la manera más eficaz posible. Para nosotros es evidente que en estos últimos días Dios está usando a los misioneros autóctonos para un propósito estratégico. Nada de lo que Él hace es al azar, y nada de lo que hacemos debería serlo. Averigua dónde Dios está obrando, y únete a Él.

PD: Dios está usando a los ministerios autóctonos (locales) en Irak para compartir ayuda material y la esperanza de Jesucristo con las multitudes de personas obligadas a abandonar sus hogares a causa de los terroristas. ¡Muchos están aceptando a Cristo como Señor y Salvador! Usted puede unirse a Él en esta obra. Utilice #HelpLocalIraq y visite www.ayudamisionera.org/iraq.


Email this page Print this page
Commentarios


SC: WEBCAMSP