Blog

9 de diciembre de 2014

Dejando la Casa para Navidad

Por Charles Burge

La Navidad evoca imágenes de la casa, ¿no es cierto? Las vistas, olores y sonidos de la temporada de Fiestas, desde el Día de Acción de Gracias hasta el Año, Nuevo evocan la casa y el hogar.

El tema del hogar está en nuestras canciones, películas y especiales de televisión (junto con la publicidad implacable). El tema impregna nuestra cultura. Parece que encontramos consuelo en la idea de estar "en casa para Navidad."

Pero debemos recordar que la historia de la Navidad incluye la falta de vivienda.

Recuerde que José, María y su hijo Jesús huyeron de su casa bajo una amenaza inminente. La autoridad local, el Rey Herodes, estaba tratando de destruir al que le habían dicho que era "El Rey de los Judíos" Lo veía como una amenaza a su imperio, y fue así que con fría crueldad ordenó el asesinato de todos los bebes varones en Belén, con la esperanza de eliminar esa amenaza. (Véase Mateo 2).

Así que la joven familia huyó de su hogar en Palestina para proteger a su pequeño hijo Jesús.

Más de dos mil años más tarde, las familias siguen huyendo por sus vidas.

Este año miles de familias se han visto obligadas a exiliarse a causa de los terroristas de hoy en día, las fuerzas del mal dedicadas a la destrucción:

  • En el norte de Irak, las familias que huyen de ISIS se acurrucan juntas para darse calor. En las calles de las ciudades de Erbil, en Siria, y en todo Medio Oriente se acumulan las carpas, llenas de los que buscan refugio de la terrible violencia.
  • En África, iglesias y aldeas enteras que huyen del terror de Boko Haram buscan lugares seguros donde reposar sus cabezas.
  • En la India, recibimos informes periódicos de iglesias atacadas y líderes cristianos condenados al ostracismo a causa de su fe.

Estas familias no estarán en casa para Navidad.

Sin embargo, muchos de estos refugiados serán recibidos por el pueblo de Dios. La iglesia autóctona en el Medio Oriente, África y en todo el mundo ofrecerá refugio a los que no tienen a donde ir.

Gracias a la generosidad del pueblo de Dios a través de Christian Aid Mission, en esta Navidad, las familias en el Medio Oriente y África que abandonaron sus hogares y se encuentran en un país extranjero recibirán un poco de consuelo y alegría. Puede ser una manta o una bolsa de agua caliente. Puede ser una comida o un colchón. Puede ser una medicación necesaria. Con estas cosas recibirán un Nuevo Testamento, una Biblia, alguna literatura evangélica y una comprensión clara de que esto se está haciendo en nombre de Jesús, a través de los cristianos autóctonos de esos países. Ellos están dando la bienvenida al extranjero.

Si este año ha apoyado nuestros esfuerzos de alguna manera, gracias. Su generosidad ha ayudado inmensamente a que la iglesia autóctona ministre a los marginados por gobiernos y sectas religiosas hostiles al cristianismo.

En nuestra sede constantemente recibimos Informes sorprendentes de personas, familias e incluso pueblos que profesan la fe en Cristo. Ex musulmanes, hindúes, budistas y secularistas ahora proclaman a Cristo como su Salvador y están pagando el precio de seguirle. Nuestra página de Facebook es una gran fuente para mantenerse al día con la forma en que el Señor sigue utilizando su apoyo para que Su obra siga creciendo.

Gracias. Disfrute una Feliz Navidad. Y juntos, recordemos orar por las familias de refugiados.


Email this page Print this page
Commentarios


SC: WEBCAMSP