Blog

1 de diciembre de 2015

Desilusionado por la Iglesia

Por Brittany Tedesco

Rural church

Hace poco vi un documental sobre el posmodernismo, en concreto la idea de que no hay una verdad absoluta, sólo interpretaciones personales. Si alguna vez oyó a alguien responder a una afirmación suya con algo como: "Bueno, eso es sólo su verdad", sabe de lo que estoy hablando.

Debido a que los cineastas son cristianos, el documental incluye una discusión acerca de la iglesia; el papel de ella juega en estos días post-modernos, así como una conversación acerca de por qué tanto los no creyentes como los creyentes parecen estar desilusionados y decepcionado por ella.

Uno de los hombres en la película ofreció una solución, que, en pocas palabras, era simplemente alejarse de la iglesia como la conocemos. Dejar de asistir. Salir y en su lugar ayudar al prójimo. Postuló que nosotros los cristianos pasamos demasiado tiempo en el interior de los templos, cuando deberíamos estar fuera "en el mundo" ministrando a los perdidos.

También sugirió que los no creyentes están cansados de chocar contra cristianos que no se diferencian de las personas que están supuestamente tratando de alcanzar.

Girl with thumbs up

Aunque no estoy de acuerdo con la idea de abandonar la iglesia, veo claramente el problema que se describe.

¿Por qué en otras áreas del mundo la Iglesia está creciendo y aquí en Estados Unidos y otros países desarrollados se está atrofiando?

Me hago mucho esa pregunta, ya que me encuentro con líderes de ministerios de todo el mundo que hablan de un movimiento vibrante y creciente de iglesias caseras.

La diferencia, creo, está en la capitalización. Una pequeña "i" iglesia implica un lugar adonde uno va todas las semanas, una gran "I" Iglesia no es un lugar sino un grupo de personas. O estás dentro o estás fuera de la gran "I" Iglesia, no hay espacio para ser un espectador.

Un año o dos atrás escuché un sermón por Chuck Swindoll que me sacudió un poco. Habló sobre el peligro del que se sienta en la iglesia, está de acuerdo con el sermón, y sale. Psicológicamente, una persona puede pensar que en realidad está viviendo lo que se está predicando simplemente porque mentalmente está de acuerdo con lo que está escuchando.

"Jesús no nos ha llamado a simplemente tomar una decisión por él. Él no necesita nuestro voto de aprobación. Él no quiere decisores. Él quiere discípulos, personas que se dediquen a ser más y más como Él en todo, todos los días", escribe Jeff Vanderstelt, autor de Saturar: Ser Discípulos de Jesús en Cada Aspecto de la Vida.

The parable of the talents, depicted in a 1712 woodcut.

La parábola de los talentos, representada en un grabado en madera de 1712. El siervo perezoso busca su talento enterrado mientras los otros dos sirvientes presentan sus ganancias a su señor.

Asiento con la cabeza, asiento, asiento con la cabeza en la iglesia, sí, sí, bueno, sí. Me pongo de acuerdo. Oh, sí, estoy de acuerdo pastor.

¿Cuándo llego a casa? Mi vida está todavía llena de chismes, cinismo y críticas.

Así que. . . ¿realmente estoy viviendo lo que escuché? No. Simplemente estoy de acuerdo con la Biblia.

¿Estamos permitiendo que la iglesia enmascare la condición de nuestra salud espiritual?

En su libro La raíz de la Rectitud, AW Tozer escribe: "La trampa es creer que hemos llegado cuando no hemos llegado. El presente hábito de citar un texto para demostrar que hemos llegado puede ser muy peligroso si en realidad no tenemos experiencia interna real del texto. La verdad que no se experimenta no es mejor que el error, y puede ser totalmente peligrosa".

Cuando estuve sola y tomé el espejo de la Palabra de Dios vi las cosas feas que no pueden ser desterradas sólo asintiendo con mi cabeza en acuerdo en la iglesia. Esas son cosas que sólo pueden ser tratadas por Dios después de que me arrepiento de ellas.

Si todos empezamos a hacer esto regularmente, me pregunto si no empezaríamos a parecernos a los líderes de los ministerios apoyados por Christian Aid Mission. Ya sabe, los que tienen vidas "radicales" para Jesús.

Si le pertenecemos a Dios, tenemos el mismo Espíritu en nosotros que ellos tienen. Tal vez la diferencia está en la forma en que administramos nuestra fe.

Mi grupo de estudio bíblico estaba discutiendo la parábola de Jesús de los talentos, donde el maestro da cinco talentos a uno de sus sirvientes, dos a otro, y uno a otro. Los dos primeros duplican su valor y obtienen una recompensa, el último entierra su talento y no obtiene ninguna recompensa.

No sabemos a ciencia cierta los que los talentos (una medida de dinero) representan. Muchas personas han sugerido que representan los dones naturales o espirituales y habilidades que Dios ha dado a cada persona. ¿Pero qué tal si, como sugirió mi marido, representan la fe? Podemos ser mayordomos de nuestra fe o dejar que se atrofie. Y si nuestra fe se atrofia, ¿cómo podemos esperar ver el poder de Dios en nuestras vidas?

Plants being watered.

"Riesgo es otra palabra para fe", nos dijo el líder de un ministerio de la India que recientemente visitó Christian Aid Mission.

Él habló sobre lo peligroso que se ha vuelto en la India repartir literatura evangélica o celebrar reuniones cristianas, "pero tenemos que hacerlo, tenemos que hacerlo", dijo.

De hecho, es una tarea arriesgada. Uno de sus compañeros de ministerio, que estaba orando en la casa de algunos creyentes, fue atacado por una turba de más de 100 extremistas hindúes que lo golpearon con bastones y piedras. Nos mostró las fotos del hombre. Vi su ojo negro, el cuerpo magullado y las marcas rojas en la espalda por las varillas.

Ese hombre le dijo al líder del ministerio que, increíblemente, a lo largo de la prueba, no sintió dolor. Vio las barras que golpeaban su cuerpo, pero no sintió nada. Era como si lo hubiera rodeado un escudo.

¡Imagínese cómo su fe creció después de eso! Al igual que los sirvientes con cinco y dos talentos, invirtió su parte de la fe y obtuvo una ganancia.

"He encontrado que una de las principales razones por las que muchas personas no se involucran con la obra de Dios en este mundo es porque no creen que Dios quiera o pueda usarlos. Ellos no saben que Jesús prefiere gente normal, débil y quebrada", escribió Vanderstelt.

Jim Cymbala, conocido autor y pastor del Tabernáculo de Brooklyn, publicó este mensaje en Twitter: "El Espíritu Santo es mayor que nuestra timidez, miedo al rechazo o nuestro fracaso. Su poder hace que los más débiles sean tan audaces como leones (Proverbios 28: 1)".

La audacia sale de nuestra confianza en Dios, pero sólo confiaremos en Él tanto como lo conozcamos. Nosotros desempeñamos un papel en el crecimiento de nuestra propia fe. Si todos tenemos comunión con Dios y llegamos a conocerle personalmente, en la quietud, ¿habría todavía personas desilusionadas de la Iglesia?


Email this page Print this page
Commentarios


Ingles
SC: WEBCAMSP