Blog

22 de diciembre de 2015

Drogadictos o No, Todos Debemos Ser Rescatados

Por Brittany Tedesco

"Yo sé que mi Redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo" (Job 19:25).

person preparing heroin

¿Listo para una estadística sorprendente? "Las muertes por sobredosis relacionadas con la heroína casi se cuadruplicaron entre el 2002 y el 2013". Esto vino de un artículo de CNN publicado en julio. El uso extraordinario de heroína en los EE.UU. no ocurre sólo entre los sombríos habitantes de un callejón. "El mayor aumento fue en grupos con tasas históricamente bajas de abuso: mujeres, personas con altos ingresos y personas aseguradas en forma privada", señala el artículo.

¿Por qué está pasando esto?

The marginalized Yi people have become the region's drug traffickers.

Los miembros del grupo étnico marginado Yi se han convertido en los traficantes de drogas de la región.

El artículo responde de una manera muy clínica a esta pregunta haciendo una lista de dos factores: la heroína es "más barata y accesible" que otras drogas, y las personas que han recibido recetas de opiáceos como la morfina o la codeína son más propensas a convertirse en adictas a la heroína.

Factores ambientales. Ahí lo tiene. El ambiente era propicio para que ciertas personas se volvieran adictas.

Hace unas semanas el líder de un ministerio de China nos visitó en Christian Aid Mission. Parte de su alcance es entre grupos étnicos marginados como el Yi.

Él nos dijo que más del 80% de los hombres Yi mayores de 23 están en la cárcel por delitos relacionados con la heroína. Un número extremadamente desproporcionado de Yi tiene SIDA. Usted no puede caminar por los pueblos Yi sin usar botas especiales, dijo, debido a las agujas hipodérmicas que cubren el suelo.

¿Por qué ocurrió esto con los Yi?

Bueno, por desgracia se podría decir había condiciones para una verdadera tormenta perfecta.

Un grupo minoritario pobre, con su propio idioma separado, los Yi tienen pocas ocupaciones disponibles aparte de la agricultura. En algún momento, alrededor de la década del 1980, los jóvenes Yi, optimistas e ingenuos como eran, se aventuraron a salir de sus comunidades para buscar trabajo en las ciudades dominadas por la mayoría Han. Rápidamente descubrieron cuán pocas oportunidades, aparte de empleos de bajo estatus, había disponibles para las minorías tribales sin educación que hablaban un idioma extranjero. También descubrieron la heroína.

No sólo el fármaco proveía una forma temporal para ellos de "escapar" de sus problemas, el tráfico de heroína también se convirtió en una manera rápida y fácil de ganar dinero. Los Yi viven en el suroeste de China, en las proximidades del Triángulo de Oro, un área que abarca Myanmar, Laos y Tailandia, y que ocupa el segundo lugar después de Afganistán como el mayor productor mundial de heroína.

Person using drugs in the former Soviet Union

El colapso de la Unión Soviética llevó a una explosión del consumo de drogas y alcohol.

No pasó mucho tiempo antes de que la adicción a las drogas y el SIDA llegaran a los hombres Yi.

Los factores ambientales... ellos estaban en contra de este grupo.

En 1991, cuando la Unión Soviética se derrumbó, los ciudadanos inicialmente estaban jubilosos y optimistas de un futuro brillante. Pero en los años que siguieron, la extrema pobreza, la corrupción rampante y el alto desempleo fue la realidad que las masas desilusionados se vieron obligadas a aceptar ... sin embargo, muchos se negaron a aceptarlo. Las averías en la estructura familiar se convirtieron en la norma, ya que muchos usaron las drogas y el alcohol para escapar de su existencia sombría. El consumo de heroína explotó.

Los países del Asia Central, que se habían desarrollado a un ritmo más lento que otras partes de la Unión Soviética, dependían de la inversión del gobierno central para compensar la falta de crecimiento. Después de la desintegración de la URSS el Asia Central experimentó una caída significativa de los niveles de vida.

La transición de una economía de mercado planificada centralmente significó el fin del sistema de empleo garantizado que disfrutaba toda el Asia Central. En busca de empleo, muchos emigraron del campo a las ciudades. Para encontrar alguna oportunidad, un gran número fue obligado a unirse a la economía marginal, como el comercio sexual o el tráfico de drogas.

Una vez que se abrieron las fronteras de las repúblicas de Asia Central, el narcotráfico aumentó drásticamente. Los niveles más altos de desempleo, el divorcio, el crimen y la enfermedad siguieron al mayor nivel de consumo de drogas. El número de víctimas de SIDA también se elevó. Para el 2000, se habían identificado casos de SIDA en todas las provincias de Kazajstán.

 'Demon Heart' image

La Biblia describe a nuestros corazones como perversos. El corazón endemoniado, por Philippe Put está licenciado bajo CC 4.0.

Una vez más, observamos un gran grupo de personas cautivas por factores ambientales en sus vidas.

Hace años yo solía retroceder con disgusto cuando oía noticias sobre el último pederasta o asesino. "¿Cómo puede alguien hacer algo así?" Una noche le dije a mi esposo durante la cena: "No puedo imaginar que alguien haga una cosa así". Él me dijo que, aparte de Cristo, todos somos capaces de hacer cosas por el estilo. "¡¿Qué?! Yo no. Yo no soy capaz de abusar de un niño o de asesinar a alguien".

Yo no entendía lo que mi esposo estaba tratando de decirme. Ahora lo hago, y aquí está: si los factores ambientales en mi vida fueran propicios para convertirme en una abusadora de niños o asesina o drogadicta, supongo que lo seria.

En la conversación con mi marido estaba descontando la naturaleza pecaminosa que todos tenemos, con la que hemos nacido. Y esta naturaleza pecaminosa puede manifestarse en las formas más atroces y destructivas... si las condiciones son favorables.

Chinese men find freedom from addiction through Christian rehabilitation programs.

Los hombres chinos encuentran la libertad de la adicción a través de programas cristianos de rehabilitación.

Claro, no todo creyente va a caer en la adicción o cometerá un acto terrible; los factores ambientales en su vida pueden no ser favorables para ello. Su comportamiento, incluso, podría ser ejemplar.

El único problema es que ante Dios Todopoderoso todos estamos en la misma categoría que el drogadicto, abusador de niños y asesino. Tenemos la misma naturaleza de pecado con todo el potencial para el mal. Y esto, amigos míos, es lo que nos separa de Dios.

Esto es lo que quiere decir la Biblia cuando describe a nuestros corazones como "perversos" (Jeremías 17: 9).

Si el potencial para el mal vive en nosotros, y puede manifestarse bajo ciertas circunstancias ¿cómo podríamos tener alguna parte con un Dios ante cuya presencia lo maligno ni siquiera puede sobrevivir?

Todos tenemos que ser rescatados de "este cuerpo de pecado", como el apóstol Pablo dijo. Todos necesitamos un Redentor.

"Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado" (Romanos 6: 6).

La muerte de Cristo no solo quitó nuestros pecados, también se encargó de nuestra naturaleza pecaminosa.

Esta increíble verdad es la razón por la que Christian Aid Mission apoya a los centros cristianos de rehabilitación, como el Jardín del Nuevo Nacimiento en la provincia de Yunnan, China.

Xu, un usuario de drogas durante ocho años, descubrió a Cristo allí. Él dijo que con anterioridad había probado los centros de rehabilitación del gobierno, "Esos lugares no me cambiaron. En su lugar me hicieron sentir peor, y yo estaba más adicto que nunca".

Three wise men seeing Star of Bethlehem

Los programas seculares palidecen en comparación con lo que el Espíritu de Cristo puede hacer en una persona, al liberarla completamente de ser controlada por la propia naturaleza del pecado, que hace que se sienten atraídos por las drogas en primer lugar.

Xu ahora es libre de su adicción, y lo que es más, ha recibido el Espíritu de Cristo que lo ha llenado de esperanza y le dio un motivo para estar alegre.

Chrtistian Aid Mission apoya a un ministerio en Kazajstán que tiene cinco centros de rehabilitación para hombres adictos a los narcóticos y el alcohol. De los que completaron el programa, el líder del ministerio escribe que "han regresado a sus lugares de origen completamente cambiados, y muchos se han reunido con sus familias y cónyuges y hoy son siervos de Cristo en sus iglesias locales y también en nuestro ministerio de rehabilitación".

Navidad podría parecer como un momento extraño para escribir sobre la drogadicción. Pero tal vez no, si tenemos en cuenta que la drogadicción sólo es una manifestación de la naturaleza pecaminosa con la que hemos nacido. Drogadictos o no, todos debemos ser rescatados de nuestra naturaleza pecaminosa.

Y realmente en esta Navidad podemos regocijarnos si tenemos en cuenta de lo que hemos sido rescatados por el tesoro que Dios nos dio. Un niño ha nacido para nosotros. Un hijo se nos ha dado.

"... Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz" (Isaías 9: 6).

¡Feliz Navidad!


Email this page Print this page
Commentarios


Ingles
SC: WEBCAMSP