Blog

12 de enero de 2016

La Torre de Babel o el Reino de Dios

Por Brittany Tedesco

¡Salvemos a la Terra! ¡Transformemos la sociedad! Acabemos con el hambre mundial. Eliminemos las enfermedades. No más guerras. Terminemos con la pobreza. Ayudemos al prójimo. Estas son las causas por las que muchas personas, ya sean cristianas, hindúes, budistas, ateos, etc., luchan.

Red leather boots on street corner.

Los cristianos no son los únicos que sienten el impulso interior de marcar una diferencia positiva en el mundo. Muchas personas que ven al evangelio como nada más que unos cuentos de hadas realizan actos nobles de altruismo.

Hace unos meses asistí a una presentación sobre el tráfico sexual por una mujer que comenzó una organización en Tennessee para rescatar a las mujeres atrapadas en la prostitución. Ella trabajó duro y se sobrepuso a una gran cantidad de decepciones. Quedé impresionada por su inteligencia, comprensión del negocio y resistencia.

A través de un subsidio federal, ella pudo proveer un lugar para rehabilitar a las ex prostitutas del abuso de sustancias y brindarles asesoramiento, educación y formación profesional. Varias de las mujeres estaban con ella en la presentación, y testificaron de sus vidas cambiadas. Una de ellas habló sobre el trabajo dental gratuito que había recibido. Cuando entró en el programa perdió más de la mitad de sus dientes. También mencionó lo difícil que le fue obtener un empleo debido a sus antecedentes penales, y cómo la organización le proveyó una manera de ganar un ingreso. La fundadora comenzó una empresa para dar trabajo a las mujeres bajo su cuidado. Ellas hacen y venden jabones, lociones y otros productos de tocador de alta calidad.

Yo estaba muy conmovida por los testimonios de aquellas mujeres cuyas vidas habían sido completamente transformadas.

Durante toda la presentación mis oídos estaban atentos por alguna mención de Jesús. . .pero nunca llegó. Durante el tiempo de preguntas y respuestas me enteré de que la organización no está basada en la fe.

Esa organización con todos sus grandes demostraciones de bondad y transformación, sin duda parecía una organización basada en la fe cristiana, pero no fue así. Los cristianos, después de todo, no han acaparado el mercado de "buenas obras".

Considere la siguiente cita: "El cielo es algo por lo que debemos trabajar aquí y ahora en la tierra, para que todos los hombres juntos lo puedan disfrutar".

American Atheists bench back
La parte de atrás del banco Ateos Americanos" por Bubba73 (Jud McCranie) - Trabajo propio.
Bajo licencia CC BY-SA 4.0 a través de los Comunes.

Adivine de donde puede haberse originado. ¿de un tweet de un teólogo popular? ¿de un extracto de un devocional diario? ¿Tal vez a partir de un libro de autoayuda?

En realidad es parte de la declaración de apertura que Madalyn Murray O'Hair, fundadora de Ateos Americanos, dio ante el Tribunal Supremo en el juicio Murray v. Curlett para eliminar la lectura de la Biblia y la recitación de la Oración del Señor de las escuelas públicas. En 1963 la Corte Suprema falló en su favor.

"Un ateo se ama a sí mismo y a su prójimo en lugar de a un dios", dijo en su declaración.

Amor del prójimo. Trabajar para crear el cielo en la tierra para que todas las personas lo disfruten. Esos son objetivos nobles.

Visité el sitio web de Ateos Americanos, donde encontré muchos nobles objetivos. En la sección "Objetivos y Principios", encontré esto: "Para favorecer el desarrollo y la aceptación pública de un sistema de ética humana subrayando la simpatía mutua, la comprensión, la interdependencia de todas las personas y la responsabilidad correspondiente de cada individuo en relación con la sociedad".

Suena bastante bien. ¿En qué se diferencian sus buenas obras de las buenas obras de los cristianos?

En su libro, "¿Entonces cómo deberíamos trabajar?", Hugh Welchel analiza cómo el cristiano debe trabajar para hacer del mundo un lugar mejor. Welchel escribe: "Thomas Cahill, en su libro 'Cómo los Irlandeses Salvaron a la civilización', cuenta cómo los monjes cristianos de la Edad Media salieron de Irlanda y viajaron por la Europa pagana, y en el camino inventaron y establecieron academias, universidades y hospitales. A través de esas nuevas instituciones los monjes transformaron las economías locales y cuidaron a los desafortunados".

Welchel mencionó cómo los monjes "trabajaron para el florecimiento de toda la humanidad en lugar de trabajar estrictamente para sí mismos".

Muy bien. Pero los ateos afirman que hacen lo mismo. ¿Cuál es la diferencia?

Muslim woman in front of toilet.
Un ministerio asistido por Christian Aid Mission en el sur de Asia proveyó 5,000 baños públicos a una comunidad musulmana.

No habría diferencia, excepto por el hecho de que las actividades de los monjes fueron "inspiradas por el evangelio".

La inspiración o motivación detrás de las buenas obras es el factor decisivo que determina el resultado final de las mismas.

Las buenas obras inspiradas por el evangelio siempre conducen a la gloria de Dios y lo señalan a él. Contienen un tremendo poder y el potencial de movernos más allá del mundo temporal, levantando los ojos a lo que es trascendente y eterno.

Entre 2009 y 2011, Christian Aid Mission ayudó un ministerio autóctono en el sur de Asia con un gran proyecto de saneamiento en una comunidad musulmana. Ellos proveyeron 5,000 baños públicos para personas que no tenían un lugar donde aliviarse en forma privada. Las mujeres musulmanas fueron especialmente tocadas por ese acto de bondad, y agradecieron repetidamente a los misioneros, exxpresando cómo el proyecto de saneamiento las había "salvado de la vergüenza".

El proyecto fue un esfuerzo noble, pero un esfuerzo noble que los humanistas seculares podrían haber llevado a cabo. La motivación detrás de él, sin embargo, habría sido la glorificación del hombre y la construcción de un reino terrenal - una Torre de Babel, si se quiere. Hubiera sido un ejemplo de cómo Dios es irrelevante a este mundo, y cómo la razón del hombre es todo lo que se necesita para curar los males del mundo.

Por el contrario, al emprender este proyecto los misioneros fueron motivados por el evangelio. Ellos ayudaron a las mujeres a ver más allá del aquí, y cómo Dios las hizo y se preocupaba por sus necesidades. Y al hacerlo contribuyeron a la construcción de un reino eterno - el Reino de Dios, compuesto por piedras vivas (también conocidas como personas). En los últimos 10 años ese ministerio ha fundado más de 100 iglesias caseras en comunidades musulmanas.

Las personas que trabajaron en la Torre de Babel vieron la razón humana como el medio de construir por sí mismos una civilización sin la necesidad de Dios. Ellos se unieron a despecho de Aquel que los formó con la misma capacidad de la razón. Toda su motivación en la construcción de la torre fue glorificar al hombre.

 'Sanzio 01 Plato Aristotle' by Raphael - Web Gallery of Art:   Image  Info about artwork. Licensed under Public Domain via Commons
"Sanzio 01 Platón y Aristóteles" de Rafael - Web Gallery de Arte: Información de la imagen sobre obras de arte. Bajo licencia de dominio público a través de los Comunes.

Las buenas obras de los Ateos Americanos no son diferentes. La motivación detrás de ellas es formar una sociedad sin la necesidad de Dios. Durante la Navidad pusieron un cartel con una imagen de Santa Claus con las palabras: "Siga adelante, no vaya a la Iglesia y sea bueno".

El hombre puede hacer buenas obras sin tener que creer en Dios, razonan. Y tienen razón. Pero lo triste es que esas obras meramente glorifican el hombre, que fue hecho del polvo y volverá al polvo. Qué triste es que esas obras pasarán y al final no significarán nada.

En su "Infierno", Dante describe los diversos círculos del infierno. En cada círculo, la gente recibe un castigo eterno acorde a su pecado. Los círculos van descendiendo según como Dante considera a los pecados, desde los malos a los peores, con Satanás en la parte inferior en el último círculo.

La oscuridad invade el infierno, presumiblemente debido a que la luz de Dios no está presente, a excepción de un poco de luz que emana del primer círculo del infierno, que Dante llama "Limbo". Allí es donde residen los grandes poetas, filósofos y los llamados "paganos virtuosos": Sócrates, Platón, Aristóteles, y similares. Debido a sus grandes contribuciones a la sociedad, Dante no se atrevió a colocarlos en los círculos inferiores, completamente oscuros, del infierno, a pesar de que no los pudo colocar en el cielo debido a su rechazo de Cristo.

Dante explica que la pequeña luz en ese círculo se genera por la razón humana, la gloria del hombre. Allí viven ellos, contentándose con vivir en la semi-penumbra de la glorificación humana en lugar de la vida en la brillante luz de Dios.

Debajo de la superficie de cada acto bueno y noble hay una motivación para ese acto, ya sea la gloria del hombre o la gloria de Dios. Y esa motivación es la diferencia entre Babel y el Cielo.


Email this page Print this page
Commentarios


Ingles
SC: WEBCAMSP