Blog

19 de enero de 2016

Cómo sus Ofrendas Apoyan a los Transformadores de Naciones

Por Brittany Tedesco

Outdoor market in Asia.

A todos ustedes, los patrocinadores de Christian Aid Mission: Vuestras ofrendas realmente están transformando al mundo.

¿Cómo sucede eso? Debido a que miles de almas escucharon el evangelio y fueron guiadas a Cristo el año pasado, y el año anterior, y el año anterior. Al cierre de cada año podemos mirar hacia atrás y ver cómo el Reino de Dios creció, cómo más "piedras vivas" fueron añadidas "como casa espiritual y sacerdocio santo" (1 Pedro 2: 5).

He trabajado en Christian Aid Mission desde hace más de una década, y aprecio la forma en que contribuimos al avance del Reino. Creo que la razón por la que nuestro método es tan eficaz es porque, como enseñó Henry Blackaby, nos damos cuenta de que Dios ya está obrando y nos unimos a Él. No fundamos iglesias o capacitamos a personas, o contratamos a personas para promover nuestra agenda. Encontramos transformadores de naciones, que ya están sirviendo en sus propios países, y simplemente les ayudamos.

¿Quiénes son esos transformadores de naciones?

Timoteo es uno de ellos.

En 1966 todos los misioneros extranjeros fueron expulsados de Myanmar. Parecía que el cristianismo había sufrido un duro golpe. Los vestigios externos de la fe cristiana habían desaparecido, pero el pueblo de Dios todavía estaba presente. La persecución había impulsado a miles de creyentes autóctonos a adorar al Señor en secreto.

Bajo presión, la iglesia creció. Los creyentes hablaron a sus hijos acerca del Salvador Vivo. El poder del mensaje del evangelio, que se predicaba en la lengua nativa de los oyentes, produjo iglesias autóctonas vibrantes, llenas de personas con la carga de compartir esa Buena Nueva sin importar el costo.

Timoteo fue una de esas personas. Su corazón ardía con pasión para alcanzar a los perdidos de su país budista. La pobreza no fue rival para la fuerza de su fe. Junto con otros tres creyentes comenzó un ministerio que transformaría a Myanmar para siempre. En 1989 nació el ministerio Misión Fe Bíblica (Biblical Faith Mission - BFM).

Año tras año Timoteo empujó hacia adelante, capacitando a creyentes que deseaban llegar a sus familias budistas, amigos y vecinos, con el mensaje transformador del evangelio. Por primera vez en sus vidas, las personas estaban oyendo acerca del Salvador que murió por ellas. Surgieron grupos de creyentes en áreas antes no alcanzadas, luces en la oscuridad. Esas iglesias dieron con sacrificio lo poco que tenían para que Timoteo pudiera continuar su importante labor.

En Myanmar, un tercio de la población vive con menos de un dólar por día. Las ofrendas típicas de aquellos creyentes pobres consistían en arroz, huevos o verduras que habían cultivado.

En 2001, cuando Christian Aid Mission descubrió a Timoteo, éste ya había capacitado a 95 estudiantes de la Biblia que habían fundado cinco iglesias. Al año siguiente comenzamos a hacer la obra de Timoteo conocida a patrocinadores como usted, que le proveyeron a él y a sus esforzados compañeros misioneros una ayuda vital.

Timoteo finalmente tuvo un lugar adecuado para capacitar a sus futuros misioneros: un edificio para el instituto bíblico, dormitorios, camas, artículos de cocina, libros escolares y una fotocopiadora.

Cada año el número de estudiantes aumentó. Hasta ahora él ha entrenado a 500 creyentes de 17 grupos étnicos.

"Nuestros estudiantes tienen una carga y pasión por sus propios grupos étnicos y abren un campo misionero en sus lugares de origen", escribió Timoteo.

Chart showing the fruits of Timothy's ministry before and after Christian Aid donors started supporting him.

Cuando esos graduados del instituto bíblico regresan a sus hogares (campos misioneros), los patrocinadores de Christian Aid Mission los siguen apoyando y animando en sus esfuerzos de fundación de iglesias, proveyéndoles asistencia financiera mensual a través de nuestro programa de patrocinio.

Y cuando Christian Aid Mission informó que los misioneros viajaban largas horas a pie para compartir a Cristo en aldeas remotas, nuestros patrocinadores respondieron poniendo a su disposición bicicletas y motocicletas.

Además, generosas ofrendas de personas como usted han permitido a algunos misioneros construir templos donde sus iglesias puedan reunirse y adorar a Dios.

Timothy escribió: "El pastor Sang dijo que todos los miembros de su iglesia lloraban a causa de la gran alegría debido a que gracias a vuestra ayuda financiera ahora tienen un templo".

A lo largo de nuestra relación con BFM, Christian Aid Mission ha conocido las necesidades de ese ministerio eficaz y le ha provisto "herramientas" que han incluido apoyo para su proyecto de traducción de la Biblia a la lengua Falam Chin, pozos de agua, ayuda humanitaria después del ciclón Nargis y suministros para su ministerio en las cárceles, incluyendo toallas, sandalias, ropa y Biblias para los reclusos.

Sin embargo, a pesar de todo el apoyo que Timoteo ha recibido, él sabe de quién, en última instancia, viene la ayuda.

Él dijo: "Aunque la financiación exterior fortalece a nuestro ministerio, depende de Dios, no de financiación externa. Sin embargo, cuando recibimos ayuda externa, podemos lograr más".

"¿Qué pasaría si no recibiéramos fondos externos? Tenemos el Hogar de Niños Esperanza, donde cuidamos a 31 huérfanos. Sin financiamiento externo no podríamos tener orfanatos. Con vuestra ayuda tenemos un buen instituto bíblico, el hogar de niños, 110 misioneros pioneros, 37 templos, una buena biblioteca y agua purificada para los estudiantes".

Misión Fe Bíblica en Myanmar es sólo un ejemplo de los cientos de ministerios autóctonos de calidad que Christian Aid Mission asiste en todo el mundo mediante la asociación con patrocinadores generosos como usted. Estos ministerios ya estaban trabajando duro para compartir el evangelio antes de que nos conectáramos con ellos. Nuestro papel es simplemente fomentar, fortalecer y ampliar su ministerio para que el evangelio llegue a toda lengua, tribu y nación en la tierra.

Gracias por estar con nosotros en este ministerio, detrás de los transformadores de naciones. Juntos, como una familia en Cristo, vamos a seguir trabajando para completar la tarea de la Gran Comisión que nuestro Señor nos ha dado.


Email this page Print this page
Commentarios


Ingles
SC: WEBCAMSP