Blog

23 de febrero de 2016

Sin Embargo, Seguiré Adelante

Por Brittany Tedesco

Christian from Pilgrims Progress.

"No hay desaliento,
que lo haga cejar,
en su primera intención declarada,
de ser un peregrino." -John Bunyan

El 18 de febrero fue el 338o aniversario de la publicación de la famosa alegoría de John Bunyan, El Progreso del Peregrino.

Ha pasado un tiempo desde que lo leí, así que me puse al día en el viaje de Christian, el protagonista de la historia, desde la Ciudad de la Destrucción a la Ciudad Celestial.

Qué viaje fue ese, lleno de peligro, lucha y tentación, pero Christian llegó a su destino preciado. Aunque otros que encontró en el camino se volvieron atrás o trataron de llegar a la Ciudad Celestial de una manera indirecta, Christian mantuvo el rumbo.

Se encuentra con Obstinado, que trata de convencerlo de volver a casa y olvidarse de la Ciudad Celestial. Luego está Flexible, que viaja feliz con Christian. . .hasta que ambos caen en el Pantano de la Desconfianza, una ciénaga llena de miedos, dudas, culpa, deseos y tentaciones. Eso es demasiado para Flexible, que se aparta rápidamente del camino.

The Slough of Despond from Pilgrims Progress.

El Sr. Mundano intenta convencer a Cristiano de ir a la Ciudad de la Moral, donde tantos otros peregrinos naufragaron. Es allí donde las personas creen que pueden entrar en la Ciudad Celestial a través de su propia moralidad en lugar de a través de la cruz "ofensiva" de Jesucristo.

Del mismo modo, la Joven Ignorancia, que ve a Jesucristo sólo como el único ejemplo a seguir, no como un Salvador, trata de alcanzar el cielo a través de sus propias buenas acciones, pero fracasa trágicamente cuando es rechazada a la puerta de la ciudad.

Adulador, vestido como un ángel, conduce temporalmente a Cristiano fuera del camino. Ateo se burla de él.

Christian facing chained lions from Pilgrims Progress.

Desconfianza y Temor, otros dos peregrinos que han llegado de alguna manera a la cima de la Colina de la Dificultad, instilan temor en el corazón de Cristiano cuando le hablan de los leones feroces en el Palacio Hermoso. Pero Christian sigue adelante y se entera de que los leones están encadenados; que fueron colocados allí como una prueba para los peregrinos.

Cristiano experimenta terror y dolor cuando atraviesa el Valle de la Sombra de la Muerte, es tentado en la Feria de las Vanidades, donde se venden todos los deseos de la carne, y se encuentra con Codicia en el cerro llamado Lucro. Pero él sigue adelante, siempre adelante.

"Volver es lo mismo que la muerte; seguir adelante es miedo a la muerte, y más allá de ella la vida eterna; aún seguiré adelante", dice Christian.

Christian conquers Apollyon by Frank C. Papé from Pilgrim's Progress.

Después de revisar esta historia, me quedé con un pensamiento rotundo: Ser un seguidor de Jesucristo es algo verdaderamente milagroso. Y, no, no me refiero sólo a la rendición inicial de la vida a Él, que también es un milagro. Me refiero a viajar con Él en un camino donde las fuerzas del mal y la oscuridad constantemente nos invitan a abandonarlo de mil maneras diferentes. . . comprometiéndonos con el mundo, o cayendo en la desesperación o apoyándonos en nuestro propio entendimiento.

Una persona que se mantiene en todo el camino, en Cristo, hasta el final, no es nada menos que un milagro. No muchos lo hacen. Jesús nos dijo: "Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan" (Mateo 7:14).

La razón por la que digo milagro es porque, aparte de Dios, ninguno de nosotros podría hacerlo en nuestra propia fuerza. Él nos da Su Palabra y el Espíritu Santo, a quien Bunyan en El Progreso del Peregrino llama el "Intérprete", para luchar contra los enemigos en el camino.

Pero además de esos elementos cruciales también nos provee ayuda de carne y hueso, peregrinos más maduros que nos apoyan. Christian tuvo compañeros especiales que caminaron junto a él parte de su viaje.

Faithful helping Christian to his feet from Pilgrim's Progress.

Me he centrado en gran medida en estos ayudantes. Y como trabajo en Christian Aid Mission, inmediatamente comparo a estos ayudantes con los misioneros autóctonos que están caminando junto a los peregrinos de hoy en día en sus viajes, literal y espiritualmente. A menudo estos dos tipos de desplazamientos coinciden.

En el mundo actual muchas personas se ven obligadas a migrar a nuevas tierras. Con frecuencia Dios se encuentra con ellas por primera vez después de que han dejado su hogar para ir a una nueva ubicación. Él tiene ayudantes en el lugar para recibir y ayudar a estos peregrinos en sus viajes.

Cuando Christian se encuentra en el Valle de la Sombra de la Muerte oye las palabras de consuelo del Salmo 23, pronunciadas por un compañero peregrino llamado Fiel, a quien conoce en el otro lado del valle.

Fiel camina junto a Christian durante un tiempo, hasta que es martirizado en la Feria de las Vanidades.

"Uno de ellos murió al dar testimonio de la verdad, y el otro se levantó de sus cenizas para acompañar a Christian en su peregrinación", escribió Bunyan acerca del siguiente ayudante de Christian: Esperanza.

The Swamp of Despond from Pilgrims Progress.

Esperanza pasa con Cristiano por muchas situaciones difíciles y formidables, incluso ayudándolo a cruzar el Río de la Muerte para llegar a la Ciudad Celestial cuando Christian se está hundiendo bajo el peso de los pecados del pasado.

Christian standing in a river from Pilgrim's Progress.

Los ayudantes de Christian me recordaron a Sana y José*, que trabajan en el Líbano. Ellos dirigen equipos que caminan junto a los peregrinos de hoy en día, los refugiados que han escapado de Siria. Oran con ellos, les proveen alimentos y ayuda médica, organizan cultos semanales, estudios bíblicos y por la tarde celebran reuniones para tomar café. Ellos son Fiel y Esperanza para estas almas itinerantes, apuntando siempre adelante, a la Ciudad Celestial.

Fiel fue martirizado en la Feria de las Vanidades porque cuando fue llevado a juicio dijo la verdad. Se negó a permanecer en silencio o comprometerse con el mundo. Me recuerda a Maya y Ammar*, dentro de Siria. Las dos vienen de familias musulmanas fanáticas que deseaban apedrearlas por llegar a ser cristianas. Sin embargo, a pesar del peligro, se negaron a permanecer en silencio acerca de Cristo. Incluso algunos en su comunidad cristiana les han aconsejado que bajaran un poco el tono. Maya respondió diciendo: "¿Cómo se puede hablar menos que esto? Yo estaba en la oscuridad y ahora estoy en la luz. Jesucristo es el Dios vivo y Él me ha cambiado. ¡Dios no está muerto, está vivo! Él no es como en el Islam. No se puede encontrar esto en ninguna otra religión. ¿Cómo no compartir esto?" Ella exhorta a los peregrinos timoratos a no temer, porque "Dios está contigo".

Christian and Hopeful gazing upon the City from Pilgrim's Progress.

Rami* sirve en un área donde los creyentes de trasfondo musulmán son perseguidos. En el pasado fue blanco de los extremistas. En pocos meses la iglesia casera que fundó creció hasta tener 50 personas. Él ayuda a los peregrinos sirios, disciplinándolos y alentándolos. Él es Esperanza, siempre mirando adelante, a su destino eterno.

Gracias por ayudar a Christian Aid Mission a apoyar a los Fieles y los Aspirantes, estos ayudantes invaluables que toman de la mano a los peregrinos que han tomado la decisión de abandonar sus propias "Ciudades de Destrucción" y caminar por el camino angosto. Los alientan, refuerzan y apoyan. Los protegen de las fuerzas oscuras de la falsa doctrina que los llevarían fuera del camino, y las dudas oscuras que les ofrecerían abandonar el camino. Pastorean a los viajeros tímidos hasta que se convierten en audaces y resueltos. . .

Como la mujer en Siria que, junto con sus hijos, se convirtió en una seguidora de Cristo. Su marido le dijo que ya no la apoyaría porque ella había dejado el Islam. Pero ella se mantuvo firme, a pesar de que vive en un área donde no hay trabajo disponible para que se gane la vida.

O como los Rohingya marginados, que están escuchando acerca de Cristo por primera vez a través de los ministerios que reciben asistencia de Christian Aid Mission. Dejar el Islam significa perder el apoyo de sus estructuras sociales musulmanas, pero cientos de ellos están tomando la decisión de alejarse de ese apoyo, sabiendo que sólo representa una "Ciudad de la Destrucción." Ahora tienen un nuevo destino en mente.

Dicen con Christian: "Sin embargo, seguiré adelante".

*Nombres cambiados por razones de seguridad.


Email this page Print this page
Commentarios


Ingles
SC: WEBCAMSP