Blog

3 de mayo de 2016

La Real Víctima del Islam es la Verdad Misma

Por by Brittany Tedesco

Dudé de hacer preguntas, no queriendo hurgar en heridas que aún no se habían cicatrizado, y causar que Samia, una niña Yazidi de 17 años de edad, reviviera los días terribles de su cautiverio con ISIS. Ella estaba en el Congreso Internacional Sobre la Persecución Religiosa, en la ciudad de Nueva York, para relatar su historia, y hablaba sin expresión en su rostro.

Cuando tenía 13 años de edad ISIS rodeó su pueblo. Uno de sus secuaces la separó de su madre y la vendió a Abu Ali, un hombre de 50 años que abusó sexualmente de ella hasta que se cansó de ella, y luego la vendió a otro hombre mayor. Ese hombre le añadió a su colección de ocho niñas Yazidi que guardaba como esclavas sexuales en su casa en Mosul, Iraq.

Samia presentó los hechos a la audiencia, pero dejó fuera algunos de los detalles más vergonzosos de su calvario. Estos los supe cuando se sentó frente a mí en una mesa con otros tres hombres, entre ellos su traductor.

Cuando pregunté por las condiciones de su prisión provisional en Mosul, ella me habló de la falta de alimentos y agua potable. . . y de lo que pasaba con las chicas que se resistían a los avances sexuales de su captor.

Las niñas, dijo a través de su traductor, eran puestas en una habitación con otros cuatro o cinco hombres que se turnan para violarlas.

"¿A usted le ocurrió eso?" pregunté, sintiendo como si estuviera despegando una costra.

Ella asintió mientras le corrían las lágrimas. Ni una sola vez hizo contacto visual con los hombres en nuestra mesa. . . sólo conmigo. Samia, con su pequeña complexión y grandes ojos, me parecía mucho más joven que 17. No me fue difícil imaginarla como una asustada niña de 13 años de edad.

ISIS men in truck.

No podía soportar la idea de hacer más preguntas, pero ella siguió hablando, incluso levantó la manga para mostrarme una cicatriz en su brazo.

"Nunca olvidaré la imagen de ISIS redondeando mi padre y a todos los hombres de nuestro pueblo para ejecutarlos", dijo mientras lloraba.

Su madre, hermanos, hermanas y varios familiares (45 personas en total), todavía se encuentran cautivos de ISIS.

Samia escapó de la casa en Mosul disfrazándose de niño. Se cortó el pelo, se puso un sombrero y se vistió con ropa de varón. Después salió temprano una mañana y caminó por la calle, con la mirada hacia abajo, hasta que se arriesgó a hacer señas a un taxi.

No sería difícil, en esa ciudad controlada por ISIS, que un conductor de taxi estuviera con ISIS. Este no lo estaba. De hecho, ayudó a Samia de escapar al Kurdistán, incluso creó una identificación falsa para ella.

En esta conferencia en Nueva York sobre la libertad religiosa me enteré de que alrededor de 2,800 niñas Yazidi todavía se encuentran en poder de ISIS. Otros 1,200 niños Yazidi están siendo entrenados como combatientes de ISIS.

En marzo, el gobierno de EE.UU. finalmente designó al exterminio de minorías religiosas en el Medio Oriente como genocidio. . . pero no después de deliberar durante seis meses sobre si debían o no incluir a los cristianos en esa designación. Los líderes políticos ya no podían ignorar la brutalidad sistemática de ISIS hacia el pueblo Yazidi, pero algunos sostenían que no había una verdadera intención de eliminar a los cristianos de su tierra natal.

Nina Shea, Directora del Centro del Instituto Hudson Para la Libertad Religiosa, aclaró la situación para nosotros. En las regiones controladas por ISIS, dijo, no hay iglesias o comunidades cristianas intactas.

Es posible que haya oído que cuando ISIS toma una ciudad, ofrece a los cristianos la opción de pagar el jizya (impuesto por ser no musulmán) en lugar de la esclavitud, la conversión forzada o la muerte. Esto, dijo Shea, simplemente no es verdad. Para el cristiano sólo hay una de las opciones anteriores, o huir del hogar.

El objetivo de ISIS es eliminar todo rastro de presencia cristiana, "purificar" la tierra, dijo Shea.

En todo el mundo los cristianos constituyen el 80 % de las minorías perseguidas. Y no hay mayor perseguidor que el Islam.

Se ha convertido en políticamente incorrecto llamar al Islam otra cosa que una "religión de paz". Este es el mensaje que estamos hartos de oír de los políticos y de los medios de comunicación. Nada más lejos de la verdad.

Convoy of ISIS personnel

Joseph Fadelle, un autor iraquí, se convirtió al cristianismo después de sopesar las enseñanzas del Islam. Él citó versos del Corán y el Hadith (tradiciones de Mahoma) que aconsejan la matanza de infieles y apóstatas, de los cuales él ahora es uno. Después de dejar el Islam, un clérigo chiita emitió una fatwa llamando a su muerte. La fatwa es universal, de modo que donde quiera que él vaya puede ser objeto de intentos de asesinato, y no tiene fecha de vencimiento.

"Cuando hablamos del secuestro de las niñas Yazidi, hay un verso en el Corán que lo ordena, y que Mohammed practicó", dijo Fadelle. "Hablamos mucho acerca de ISIS... Y hablamos acerca de la victimización, pero en realidad tenemos que llegar a la raíz del problema, que es el Islam en sí, es un problema ideológico".

Si no hablamos la verdad sobre el Islam, afirmó, nunca entraremos en el problema.

"La verdadera víctima es la verdad", dijo Fadelle. "Y todo aquel que rehúsa decir la verdad es acusado de alimentar a ese monstruo".

Christian Aid Mission apoya a un ministerio autóctono en Iraq que está cuidando y compartiendo el evangelio con los Yazidi traumatizados. Haga clic aquí para leer más y apoyar a este ministerio.


Email this page Print this page
Commentarios


Ingles
SC: WEBCAMSP