Blog

2 de agosto de 2016

Esperando el Tiempo de Dios

Por Brittany Tedesco

South Asian child.

"Si alguien no me hubiera dado un pequeño Nuevo Testamento de los Gedeones, estaría pereciendo en pecado por falta de honradez, orgullo, celos, egocentrismo, ego, y muchos otros pecados, por los que que Cristo murió por mí y por otros. Pero es por gracia que Dios dispuso que tuviera Su Palabra".

Nuestro Director del Sur de Asia, Raju Sharma, dijo estas palabras después de enviar fondos de Christian Aid Mission a un ministerio autóctono del Sur de Asia para que pudieran distribuir Biblias a los niños en una región musulmana - la misma región donde Raju recibió una Biblia y aceptó a Cristo como su Salvador.

El líder del ministerio escribió: "Después de recibir la ofrenda para Biblias para niños, estamos distribuyendo casi 100 copias por día. Casi todos los niños musulmanes que encontramos están interesados. Ellos están muy felices de tener este libro. La mayoría son estudiantes de escuela secundaria. Sorprendentemente encontramos que algunos estudiantes universitarios también están interesados en obtener una copia. Algunos padres han expresado interés en obtener una copiar para sus hijos".

Man on bed reading the Bible.

Junto con este informe, el líder del ministerio envió varias fotos de niños sosteniendo sus nuevas Biblias. Raju, todavía en la oficina, recibió este informe a las 3 de la madrugada. Él y nuestro Director de ultramar, que también estaba en la oficina a esa hora, respondieron en una oración agradecida hasta las 4 am.

El tiempo de Dios es perfecto. No sólo provee fondos para Biblias para niños a través de generosos patrocinadores como usted, Él conectó a Raju con un hombre que amablemente bajó el costo de impresión de la Biblia y renunció a los cargos de envío.

Él guía nuestros pasos y ordena nuestros días. Si le entregamos humildemente nuestros corazones, Él nos dirá cuando debemos movernos y cuando debemos estar quietos, cuando debemos hablar y cuando debemos permanecer en silencio.

En 1917 los gobernantes comunistas de la U.R.S.S. recién formada pusieron a la religión fuera de la ley y audazmente proclamaron la futura erradicación del cristianismo. Nuevas leyes demandaron que las iglesias cerraran y las Biblias y otra literatura religiosa fueran destruidas.

Women reading the Bible.

Durante los siguientes 70 años el comunismo dominó la región. Cuando en 1987 llegó la libertad, los misioneros cristianos autóctonos, muchos de los cuales recibieron apoyo de Christian Aid Mission, comenzaron a compartir el evangelio.

Resulta que el secularismo nunca atrajo a los rusos. A diferencia de los occidentales individualistas, ellos prefieren pertenecer a una comunidad espiritual. La mayoría de ellos han encontrado ese sentido de comunidad espiritual a través de la Iglesia ortodoxa rusa, ahora fuertemente entrelazada con el gobierno ruso, pero gracias a la labor de los misioneros autóctonos, una pequeña minoría protestante (alrededor del 1% de la población) ha crecido de forma constante.

A medida que el evangelio comenzó a echar raíces en Rusia, los nuevos seguidores de Cristo necesitaban desesperadamente lugares para el culto donde antes estaba el vasto imperio comunista.

Los viejos edificios del gobierno estaban siendo vendidos a entidades privadas a precios muy baratos. Los misioneros autóctonos miraban esos viejos edificios y los imaginaban como templos. El Dr. Bob Finley, fundador Christian Aid Mission y luego su presidente, sabía que esta era una oportunidad sin precedentes de parte del Señor, y comenzó a dar a conocer esta necesidad a nuestros patrocinadores. Algunos de ellos ofrendaron decenas de miles de dólares. Entre 1998 y el 2006, esos fondos se utilizaron para comprar 180 grandes edificios en la ex U.R.S.S. El pueblo de Dios ahora tenía lugares para la comunión y la adoración. Desde entonces los precios inmobiliarios han aumentado considerablemente.

Missionary giving someone a Bible.

En una de nuestras reuniones recientes de personal, Raúl Hernández, nuestro Director de Desarrollo, observó cómo el Espíritu Santo ha llevado constantemente a Christian Aid Mission a proveer recursos antes de que la oportunidad de proveerlos termine.

El 20 de julio entraron en vigor en Rusia una serie de leyes denominadas "antiterroristas". Esas leyes prohíben a la gente compartir su fe en hogares e incluso en línea. De acuerdo con este artículo de Christianity Today: "A los cristianos en Rusia no se les permitirá enviar por correo electrónico a sus amigos una invitación a la iglesia o evangelizar en sus propios hogares". Estas leyes, dice el artículo, son "las medidas más restrictivas del país en la historia post-soviética".

Tal vez lo más preocupante de estas leyes es la autoridad sin límites que da a las fuerzas del orden. La Comisión de Estados Unidos sobre la Libertad Religiosa Internacional afirma que estas leyes autorizan a la policía a "detener a personas sospechosas de violar normas generalmente aceptadas de comportamiento social". Las leyes aplican multas de hasta US$ 780 a individuos y US$ 15,500 a las organizaciones a las que se encuentra evangelizando.

El Señor sabía que esto sucedería, incluso cuando nosotros no lo sabíamos. Una vez más, nos llevó a actuar en Su tiempo perfecto.

Missionary giving someone a Bible.

Entre el 2013 y el 2014, Christian Aid Mission apoyó a una empresa de gran envergadura para cubrir a Rusia con la Biblia. Los líderes del ministerio descubrieron que había 130,000 pueblos y pequeñas ciudades de Rusia sin una iglesia cristiana. Movilizaron a un grupo de personas, en su mayoría jóvenes, para entrar en esos pueblos, compartir el evangelio y dejar atrás cuatro Nuevos Testamentos.

El Señor nos puso en contacto con una persona que imprimió el Nuevo Testamento a solo US$ 0.48 por copia. Christian Aid Mission reunió los fondos necesarios para poner el Nuevo Testamento en las manos de cientos de misioneros de edad universitaria que dedicaron un año de su vida a este proyecto.

Uno de los jóvenes misioneros, trabajando en Siberia, habló de la primera persona con quien compartió de Cristo: una florista llamada Inna. Ella se rio y le dijo que la dejara en paz, hasta que él abrió un Nuevo Testamento y comenzó a leer acerca de cómo Jesucristo murió en la cruz por los pecados del mundo, y cómo Él también podía perdonar sus pecados. "Ella comenzó a llorar y me dijo que tenía tantos pecados que Jesús nunca la podría perdonar", escribió en un informe. "La invité a orar por arrepentimiento e invitar al Señor para ser su Salvador".

Missionary giving someone a Bible.

El misionero más tarde se encontró con un hombre llamado Dimitri, quien se enojó ante la mención de Jesús. "Le sonreí y lo abracé y le pregunté si podía orar por él... si estaba de acuerdo", escribió el misionero. El hombre, que ese día aceptó a Cristo como Salvador, canceló sus planes para beber con sus amigos y en su lugar compartido de Cristo con su madre. "Le di un Nuevo Testamento y él estaba lleno de felicidad y alegría. Su rostro brillaba por el cambio en su vida", escribió el misionero.

Para el año 2014 el grupo había distribuido 220,000 Nuevos Testamentos. Más de 50 equipos habían compartido de Cristo en 42,100 aldeas. Más de 12 millones de personas escucharon el evangelio y más de 3 millones oraron para recibir a Cristo como Salvador. Se formaron aproximadamente 700 nuevas iglesias.

Todo esto se logró apenas unos pocos años antes de que la nueva ley entrara en vigor. No sabíamos que iba a venir, pero Dios si sabía.

Dios ve lo que está por delante, y si sólo nos mantenemos cerca de Él y lo buscamos en humildad, seremos guiados a actuar y a movernos de acuerdo a Su voluntad.

Desde el fondo de mi corazón, quiero darle las gracias por el apoyo a Christian Aid Mission mientras tratamos de escuchar Su voz y actuar de acuerdo a Su dirección. Usted lo ha hecho posible.

Email this page Print this page
Commentarios


Ingles
SC: WEBCAMSP