Blog

27 de septiembre de 2016

Cuando la Iglesia se Vuelve Irrelevante

Por Brittany Tedesco

Gun pointed at viewer.

El otro día, en mi canal de noticias locales, vi que una iglesia de la zona sostenía un evento especial comunitario en respuesta al aumento de la violencia armada en nuestro país. Uno de los organizadores del evento habló por el micrófono del reportero: "Parece que cada día oímos hablar de otro tiroteo horrible. Y nosotros como la Iglesia tenemos que hacer algo. Si no hacemos algo en situaciones como la violencia armada, la Iglesia será irrelevante, y no queremos que sea irrelevante".

Cuando le preguntaron qué era, exactamente, lo que la iglesia esperaba lograr a través de su evento, el organizador habló de crear conciencia y, en última instancia, "ejercer presión sobre nuestro gobierno para que haga algo".

Fue entonces cuando suspiré.

La Iglesia tiene la respuesta a todos los problemas que afectan a la humanidad en la persona de Jesucristo, ¿y nuestra solución es pedirle al gobierno que "haga algo" acerca de esos problemas? ¿Por qué simplemente no enviar a grupos de presión?

Creo que, si esta es la respuesta de la Iglesia a cosas como la violencia armada, ya hemos pasado a ser irrelevantes.

No le tengo que decir que en Estados Unidos la cultura está cambiando, reemplazando a Dios como nuestra autoridad moral por el gobierno como nuestra autoridad moral.

Como sociedad estamos esperando cada vez más que el gobierno resuelva todos los problemas, provea todas nuestras necesidades y nos diga cómo vivir, actuar y funcionar.

Como Iglesia, ¿vamos a seguir su ejemplo? ¿Vamos a olvidar cual es nuestra fuente? Tenemos que tomar una decisión.

El rechazo de Dios crea un vacío que el gobierno está dispuesto a llenar. Los regímenes comunistas tratan de sofocar al cristianismo para controlar a las masas a través de mentiras y propaganda sin tener que competir con otra autoridad moral.

Mao Zedong hizo todo lo posible por eliminar al cristianismo en China a través de su brutal Revolución Cultural, pero falló rotundamente.

Un artículo del Telégrafo del 2014 afirma: "Las congregaciones están en auge, y se cree que cada semana más chinos asisten a los cultos dominicales que todos los cristianos de Europa".

Chinese christians worshipping in house church.

Fung Yang, autor y profesor de sociología en la Universidad Purdue, declaró: "Según mis cálculos, muy pronto China se convertirá en el país cristiano más grande del mundo".

La historia nos muestra que la persecución sólo sirve para fortalecer a la Iglesia. La fuerza bruta nunca puede aplastar al cuerpo de Cristo. La Iglesia se debilita en una forma mucho más sutil cuando comenzamos a temer al hombre por encima de Dios y buscamos la sabiduría del mundo en lugar de la sabiduría que viene de arriba.

Los funcionarios del gobierno de China se dan cuenta de que, debido al gran tamaño de la población cristiana de la nación, tienen que cambiar sus tácticas. En lugar de matar abiertamente a los cristianos y destruir sus templos, están tratando de moldear a la iglesia a su manera.

"Aún mantienen una estrecha vigilancia sobre los feligreses y monitorean a los predicadores de forma rutinaria para asegurarse de que sus sermones no se aparten de lo que el Partido considera aceptable", dice el artículo.

El pastor de una iglesia casera subterránea dijo: "Ellos quieren que el pastor predique de una manera comunista. Quieren formar a la gente para que practique su fe de una manera comunista". Él citó el pasaje del libro de Daniel donde el profeta se niega a adorar al rey en lugar de a Dios, como un ejemplo de algo que sería demasiado peligroso predicar en las iglesias supervisadas por el estado.

Las iglesias que renuncian al poder del evangelio a causa del temor del hombre se han vuelto irrelevantes. No son de ninguna utilidad para nadie. Se las podría reemplazar con un grupo de auto-ayuda, porque sin el mensaje del evangelio, "yo" es lo único que queda.

El aumento de las iglesias caseras subterráneas es un testimonio de los muchos cristianos chinos que se niegan a obedecer al hombre en lugar de a Dios. Ellos quieren el verdadero evangelio, no uno aprobado por el estado. Ellos confían en Dios para proveer y protegerlos, no en el gobierno.

El líder de un ministerio de la India recientemente visitó a Christian Aid Mission. Antes de conocer a Cristo vivió 12 años como comunista, lo cual le condujo a una profunda desesperación. Antes de seguir sus planes de cometer suicidio decidió leer una Biblia que alguien le había dado. La única razón por la que tomó la Biblia en el primer lugar fue porque tenía una tapa de color rojo, el color del comunismo.

Indian man praying.

Pasó los siguientes días meditando en los capítulos 4 al 11 del libro de Mateo.

Su alma fue provocada por Mateo 4: 4: "No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios".

Recibió aliento al leer Mateo 6:33: "Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas."

En el tercer día entregó su vida a Cristo después de leer Mateo 11:28: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar".

Qué alivio que debe haber sentido al darse cuenta de que Dios, no el gobierno, era su última fuente. . .para los alimentos, las provisiones, el descanso; de hecho, todas las cosas. Qué liberador debe haber sido quitarse los grilletes de un sistema político que le había fallado estrepitosamente, para seguir a un Dios incapaz de fallarle.

Si nosotros, como iglesia, empezamos a buscar respuestas a los problemas que afectan a nuestro mundo de hoy aparte de Dios, nos hemos vuelto irrelevantes. Hemos reemplazado nuestra Fuente con algún dios menor, al igual que todos los demás en la tierra.

Recordemos Quién tiene el ultimo control, de los reyes, los gobiernos, los principados, los gobernantes y los corazones de los hombres. Nuestro Dios reina. Búsquelo primero.

Email this page Print this page
Commentarios


Ingles
SC: WEBCAMSP