Blog

15 de noviembre de 2016

Qué Sucede Cuando se Acaba el Dinero

Por Brittany Tedesco

Ministering to Syrian Refugees.

Esta semana quiero compartir con ustedes un hermoso informe de un ministerio autóctono que Christian Aid Mission ayuda en Grecia.

Creo que resume perfectamente los sentimientos que hemos escuchado de casi todos los ministerios que ayudamos y que están llegando a los refugiados que huyen de Siria e Iraq.

Estos ministerios son pequeños, tienen poco personal y están abrumados por las necesidades que son incapaces de cumplir. . .pero dan y dan y dan. No, no sólo dinero (que constantemente se les agota), sino tiempo. Tiempo de calidad. Es un poderoso regalo para las personas traumatizadas que vienen de un lugar infernal como Siria. Sólo el hecho de sentarse y escuchar la historia de una persona, llorar con ella, orar por ella, puede ser más nutritivo que una comida.

De hecho, usted leerá en este informe que los refugiados que entran en las instalaciones de este ministerio - donde reciben genuino amor y cuidado - extrañamente pierden su hambre o sed.

Aunque los misioneros autóctonos que ayudamos desean alimentar a todas las personas hambrientas - albergarlas y proveerles calor en las frías noches de invierno - no pueden hacerlo. Pero pueden proveer generosamente atención personal y la esperanza que sólo se encuentra en Cristo. Dicen con el apóstol Pedro: "No tengo oro y plata, pero lo que tengo te doy".

Disfrute:

Evangelism event for Syrian Refugees in Greece

"En efecto, estamos trabajando horas abrumadoras, pero también experimentando extraordinarias bendiciones. Agradecemos que Dios nos haya permitido estar en medio de una cosecha tan masiva. La semana pasada, en medio de una discusión, nos dimos cuenta de que si quisiéramos cambiar ahora mismo algo en nuestra vida sería agregar otras 24 horas al día".

"Tres años atrás comenzamos a cocinar en nuestra casa y entregamos comida a los refugiados sirios hambrientos recién llegados. En septiembre pudimos servir a 750 familias o 3,750 personas. Nuestro equipo prepara bolsas de comida en el sótano de nuestras instalaciones. Una bolsa puede alimentar a una familia por unos pocos días. Las bolsas se distribuyen en la planta baja, donde las personas tienen la oportunidad de sentarse, tomar una taza de té, llegar a conocerse entre sí y, lo más importante, tener la oportunidad de ser escuchados y compartir sus corazones".

Outreach to Syrian Refugees.

"Las necesidades de alimentación se están volviendo cada vez más grandes, y en septiembre aumentaron un 25% en comparación con las necesidades de agosto. A medida que más personas vienen y menos se van, el número de refugiados aumenta. Las personas están utilizando tanques pequeños de gas, ya sea en los campamentos donde se alojan, en sus habitaciones de hotel, en las casas que alquilan con un grupo de personas o incluso en las plazas donde se ven obligados a pasar la noche. Mientras esperan la distribución de alimentos les entregamos ropa".

"Permítanme compartir una de las historias de la gente que servimos. Por razones de seguridad lo llamaremos 'Mustafa'. Él vino a nosotros la semana pasada. Está en Grecia con sus padres, su esposa, su hijo de 2 años y su hermana viuda con sus tres hijos. Ellos deben quedarse en Grecia, aunque deseen viajar a Europa. En Grecia no hay alojamiento para personas que piden asilo, y los campamentos están llenos, así que él y su familia se quedan fuera de uno de los campamentos en una carpa, lo que significa que no tienen acceso a ninguna distribución de alimentos o albergue, duchas, inodoros, nada. Este campamento está muy cerca del mar. La policía se está asegurando de que no más refugiados entrarán sin permiso".

Syrian Refugee receiving supplies.

"Él dijo: 'Si quiero conseguir comida del campamento, tengo que nadar alrededor de él y entrar desde la puerta lateral donde no hay policía, '¿pueden ayudarme?'. Pasamos un tiempo hablando con él, escuchando su historia y tratando de encontrar alternativas; le dimos algunos comestibles y entramos en más discusiones para permitirle relajarse mientras estaba tan desesperado. Él se detuvo y dijo: 'Ustedes son la única organización que me ha ayudado'.

"Pensé que parecía cansado, pero limpio y no muerto de hambre... así que alguien debe haberle ayudado. El secreto fue el tiempo que se le dio. Estamos convencidos de que incluso cuando están desesperados por alimentos, las personas son más bendecidas cuando tienen tiempo para compartir sus historias, sus preocupaciones, buscar dirección, encontrar esperanza, sentir que no son sólo números, sino seres humanos que han estado traumatizados en su país y ahora aún pierden su dignidad. Por lo tanto, muchas personas simplemente vienen en busca de orientación y asesoramiento, y de una manera increíble, los han compartido con nosotros, 'Cuando vengo aquí, cuando entro por esta puerta, por alguna razón siento paz, no tengo sed. . .'"

Syrian Refugees at event.

"Durante esas largas horas de consejería, de escucharlos, secar sus lágrimas, tenemos una excelente oportunidad de dejar que la gente sea expuesta a la presencia de Dios. De nuevo, sin importar la religión, la gente viene, preguntando: '¿Podrías hablar conmigo?, ¿cómo puedo creer?, ¿cómo puedo ser bautizado?. Por lo tanto, pasamos largas horas enseñando a estas personas, discipulándolas y llevándolas a la esperanza que solo Jesús puede dar. Más y más están recibiendo a Jesús. Muchos lo están buscando secretamente y vienen susurrando a nuestros oídos: 'Quiero leer una Biblia, ¿tienes algún lugar privado aquí donde pueda estar y leer?' ¡Muchos han sido bautizados! Cientos de personas pasan por nuestras instalaciones todos los días, ¡qué oportunidad de servirles de una manera única!".

Email this page Print this page
Commentarios


Ingles
SC: WEBCAMSP