Blog

10 de enero de 2017

¿Ha sido América Latina Alcanzada por el Evangelio?

Por Brittany Tedesco

Guarani shaman.

Marcelo Crivella, el nuevo alcalde de Río de Janeiro, es el primer pastor pentecostal en ocupar una oficina ejecutiva importante en Brasil.

El cristianismo hoy describe a la población protestante de Brasil como "en auge".

Según la Operación Mundo, Brasil "se ha convertido en una nación líder enviando misioneros".

Muchos misioneros extranjeros, emocionados, informan a sus iglesias sobre el número de personas que responden a l llamado al atar en varios países latinoamericanos.

Poco más de un año atrás hablé con un misionero que me informó acerca de un grupo étnico de México que supuestamente había aceptado el evangelio. ¡Él había visto que ahora incorporan el crucifijo en sus festivales de la cosecha!

En el mundo de las misiones, algunas personas creen que América Latina ha sido alcanzada por el evangelio.

Un vistazo debajo de la fachada, sin embargo, cuenta una historia diferente.

El nuevo alcalde de Río de Janeiro fue el pastor de una secta de la prosperidad del evangelio fundada por su tío multimillonario.

Women at a fiesta patronal.
Una escena en una fiesta patronal.

¿Y esas llamadas al altar? No son indicadores de una verdadera conversión. Según Luis Janeiro, Director de Christian Aid Mission para América Latina, muchos latinoamericanos responden por cortesía o por la presión de sus compañeros. "El verdadero indicador de la salvación es cuando dejan de beber, o de golpear a sus esposas, o dejan los juegos de azar".

La población protestante puede estar creciendo, pero Brasil encabeza la lista de los países latinoamericanos con más grupos étnicos no alcanzados. México es el número dos, seguido por Perú y Colombia.

El crucifijo y otros iconos religiosos abundan en América Latina, pero éstos apenas son una señal del verdadero cristianismo. En una reunión de personal, Janeiro nos mostró una foto de un grupo de latinoamericanos que tomaban la comunión fuera de un templo. "Mientras tanto, las brujas estaban realizando rituales para 'limpiar a la gente'", dijo. Era una típica fiesta patronal, una celebración religiosa que mezcla el catolicismo con la brujería, al igual que la fiesta de la cosecha con el crucifijo en México.

Me sorprendió saber que México no sólo es un campo misionero difícil, sino que a menudo es cerrado y peligroso.

Sign in Oaxaca.
Un cartel en una comunidad tribal en Oaxaca, México, que dice que cualquiera que intente "engañar" o predicar a este pueblo será detenido.

Muchos grupos tribales se aferran ferozmente a sus tradiciones y cultura y no aceptan forasteros. Janeiro nos mostró un cartel típico colocado fuera de una comunidad que prohíbe la predicación. "El gobierno del estado en el que se encuentra este grupo respeta esa ley y no interferirá si el predicador es, digamos, encarcelado durante tres días y luego expulsado de la comunidad", dijo Janeiro.

Él contó la historia del líder de un ministerio autóctono pionero en el estado más étnicamente diverso de Oaxaca, México, donde se hablan más de 200 idiomas. El líder enfrentó la oposición extrema. Un día, mientras él y otros pescaban, un hombre le escupió en la cara. El tranquilamente se inclinó para lavarse la cara en el río mientras los demás miraban, atónitos, sorprendidos de que no tomara represalias.

Más tarde oró por un enfermo que se recuperó milagrosamente después de que médicos y brujas lo declararan incurable. Otros milagros abrieron los corazones de las personas en la comunidad, y el líder estableció testigos para Cristo entre múltiples grupos étnicos.

Native gospel worker teaching children in Mexico.
Una misionera autóctona brinda tutoría después de clase a niños tribales en México.

Hoy su ministerio trabaja entre 29 grupos étnicos no alcanzados, junto con 20 grupos étnicos ya alcanzados por el evangelio. Para ingresar en grupos cerrados, sus compañeros misioneros ofrecen servicios humanitarios, como atención dental gratuita, auxilio en casos de desastre, un refugio para niños huérfanos o abandonados y alfabetización de niños y adultos. Ellos usan su panadería para enseñar a la gente cómo hacer pan para ganarse la vida. Christian Aid Mission les está ayudando a abrir una tienda de carpintería.

Junto con el ministerio en México, Christian Aid Mission asiste a ministerios autóctonos de toda América Latina que están trabajando para asegurar que haya verdaderos testigos de Cristo entre grupos étnicos específicos.

Un ministerio que apoyamos en Perú está llegando a los Quechua de los Andes. Uno de los misioneros, que trabaja en aldeas a 3,962 metros sobre el nivel del mar, escribió: "Yo compartí el evangelio con dos hermanas que adoraban a diosas paganas, la tierra y la luna, y vivían temerosas tratando de apaciguarlas. Ellas consultaban a brujas para cada pregunta y problema que tenían. Cuando les mostré que sólo hay un Dios vivo entregaron sus vidas a Jesús y dejaron a sus diosas paganas. Ahora me ayudan con el ministerio entre niños.

Peruvian missionary in native dress.

Otro misionero escribió: "Mientras viajaba compartí el evangelio con un hombre que conducía un camión, que adoraba ídolos y tenía relaciones extramaritales. El Señor tocó su corazón y él entregó su vida a Jesús y dejó atrás su vida pecaminosa. Ahora él y su esposa asisten fielmente a una congregación local".

Por muy agradable que parezca en el papel el creciente porcentaje de protestantes en América Latina, no significa que esa región haya sido alcanzada. El verdadero indicador es cuántos grupos étnicos tienen un testigo de Cristo entre ellos.

La Biblia no nos obliga a "cristianizar" países enteros. Más bien, estamos llamados a establecer testigos para Cristo entre todos los grupos étnicos. Un día personas de cada etnia se reunirán alrededor de Su trono para adorarle para siempre (Apocalipsis 7: 9). Hasta entonces, tenemos trabajo por hacer.

Email this page Print this page
Commentarios


Ingles
SC: WEBCAMSP