Blog

17 de enero de 2017

No Trabajamos Para Dios

Por Brittany Tedesco

People in muddy refugee camp.

"Quiero alabar a Dios y compartir algunas grandes noticias contigo", escribió el líder de un ministerio autóctono que asistimos en Turquía. Él visita continuamente a los refugiados sirios en un campamento lleno de enfermedades, angustia y necesidad. A veces, después de una lluvia torrencial, el campo se llena de agua. Sin lugar para ni siquiera sentarse dentro de sus tiendas, los refugiados permanecen allí días enteros.

No sé cómo el líder puede soportarlo. Cómo puede seguir yendo a ese campamento sin que se le rompa el corazón.

Él no es un robot. Su corazón se rompe probablemente un millón de veces con cada conversación y cada encuentro con un sufrimiento extremo. Pero está dispuesto a dejar que su corazón se rompa, sabiendo que Dios cuidará de él, porque Dios lo está usando.

"Después de muchas largas conversaciones y por la gracia de Dios, cinco miembros de la familia han aceptado a Jesús como Salvador en sus vidas", escribió. "El hombre mayor, su esposa y sus tres hijos aceptaron a Jesús".

Henry Blackaby, autor de Experimentando a Dios, explica un principio fundamental que muchos cristianos se pierden, yo incluida. Él planteó la pregunta: "¿Qué es un sirviente?"

Grapevine.

Alguien que trabaja para Dios, ¿verdad?

Incorrecto. No trabajamos para Dios. Dios trabaja a través de nosotros.

Si no entendemos esto, el fruto de nuestra vida cristiana será extremadamente limitado. ¿Por qué? Porque todo lo que hacemos dependerá de nosotros, de nuestra capacidad humana.

"Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer" (Juan 15: 5).

El líder del ministerio está recolectando ropa de bebés usada de los miembros de la iglesia para los refugiados. Él proveyó estufas a la mitad del campamento, pero informa que al menos 400 carpas están sin calor.

Syrian refugee family inside of tent.

"Cuando la gente nos ve caminando en los campamentos, viene a nosotros y nos ruega por fórmula de bebés, pañales, y leña para calentarse", escribió. "La ayuda física que proveemos con vuestra ayuda hace una diferencia espiritual".

Su informe continúa:

"En una visita, un anciano nos invitó a entrar en su carpa, no sabíamos que nos daría la gran noticia de que él y su familia querían ser seguidores de Cristo, así que cuando nos sentamos, comenzó a llorar. Yo lo abracé y le pregunté: 'Tío, ¿qué está pasando... todo está bien?'"

Middle Eastern woman with supplies.

"Él respondió: 'Noté que tú eres el que sigue viniendo al menos cada dos o tres semanas y habla con nosotros y pregunta cómo estamos, y sigues trayéndonos estufas y leña para el invierno, fórmula para bebés y pañales para nuestros hijos, y ustedes hacen esto sin pedir nada a cambio. Un día yo estaba en mi carpa en una discusión acerca de Jesús con mi familia. Nos dijimos el uno al otro que aquí estamos en un país islámico, pero nadie viene a preguntar cómo estamos, si estamos bien... Ustedes son los que guardan su palabra y siguen ayudándonos y viniendo a escuchar nuestras historias tristes todo el tiempo. Así que decidimos leer la Biblia todos los días, y oramos a Jesús para que abriera nuestros corazones y ojos para entender Sus palabras y Su amor".

"Así que Jesús lo hizo y ahora son creyentes como nosotros, él y su familia querían transmitirles sus agradecimientos a todos ustedes que los han estado ayudando todo el tiempo".

Jesús lo hizo.

Gracias por permitirle trabajar a través suyo, junto con el líder de este ministerio, para llevar a cabo Sus propósitos entre el pueblo sirio.

Email this page Print this page
Commentarios


Ingles
SC: WEBCAMSP