Blog

24 de enero de 2017

Sorprendido por la Misericordia

Por Brittany Tedesco

Icy road in Central Asia.

Hacia fines del año pasado, nuestro Director de Desarrollo se encontró en un automóvil, en un camino helado que se extendía por millas en medio de la nada. Estaba en uno de los "stans" de Asia Central. Hacía un frío mortal, muy por debajo de cero grados, la clase de frío que se filtra en los huesos.

Nuestro director de Asia Central conducía el automóvil. Ellos se dirigían a uno de los ministerios que Christian Aid Mission apoya. Condujeron durante varias horas sin ver otro automóvil; eran sólo ellos, conduciendo por una pista de hielo negro que se extendía hacia los campos cubiertos de escarcha.

Pero entonces. . .adelante, detenido en medio de la carretera, vieron un automóvil. El director de Asia Central aplicó los frenos, pero el coche siguió moviéndose, avanzando hacia el vehículo inmóvil.

BAM!

Dos mundos colisionaron.

El impacto empujó al vehículo fuera de la carretera, a una zanja. Para horror de nuestros directores, en el coche había una familia joven, un hombre con su esposa y su bebé. Afortunadamente todos sobrevivieron sin lesiones. Hablaban la lengua nativa, de la cual nuestro Director de Asia Central sabía muy poco, pero suficientemnte como para entenderlos.

El joven, tembloroso, explicó cómo su automóvil repentinamente había dejado de funcionar. Le preocupaba que lo demandaran por los daños.

Ellos podrían haberlo demandado. Pero no lo hicieron. Condujeron a la familia a su casa y les dejaron dinero para que pudieran reparar su automóvil. Nuestro Director de Asia Central trató de compartir el evangelio con ellos en su idioma y les dejó Biblias.

No sé cuánto del mensaje del evangelio realmente captaron, teniendo en cuenta el trauma, el frío y la barrera del idioma, pero sé que se sorprendieron por la misericordia que se les mostró.

La justicia demanda que se paguen las cuentas. Si usted se equivoca, paga las consecuencias.

Symbolic depection of the burden of debt.

¿Pidió prestado más dinero de lo que puede pagar? Usted se convierte en un esclavo y trabaja para pagar la deuda, o va a la cárcel.

"Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos. A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda. Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda. "(Mateo 18: 24-27).

La misericordia es inesperada, poderosa, liberadora.

Cuando una carga es aliviada, cuando se eliminan las consecuencias, ¿no le hace querer gritar, o llorar, o bailar, o cantar? ¿No le mueve a la gratitud?

Trabajando en silencio en la ciudad de Vihn, Vietnam (la casa de Ho Chi Minh, una de las ciudades más ardientemente anticristianas del país), un misionero autóctono que sirve con un ministerio apoyado por Christian Aid Mission oraba fervientemente que la visión que Dios había puesto en su corazón se convirtiera en realidad.

Él soñaba con una iglesia que también pudiera ser un centro de capacitación misionera para el pequeño pero creciente grupo de creyentes vietnamitas en la ciudad de Vihn. Él tenía su ojo puesto en un edificio antiguo que necesitaba muchas reparaciones.

Dios usó a los patrocinadores de Christian Aid Mission para responder a su oración. Ellos enviaron fondos para que pudiera comprar y renovar el edificio. Él pastoreó al pueblo de Dios allí, la única iglesia en el área.

Believers praying in Vietnam.

A principios del 2016, mientras caminaba a lo largo de la carretera, un coche se desvió y lo golpeó. Fue asesinado en el impacto.

El líder del ministerio voló inmediatamente a la ciudad de Vihn para consolar al rebaño que el pastor había dejado atrás. Algunos estaban enojados. Otros querían justicia.

Pero el líder les instó a confiar en Dios y a continuar, y luego, les ofreció un desafío. ¿Podría uno de los hombres de la congregación reemplazar al pastor?

Era una orden difícil. Como campo misionero, Vihn City no es un picnic, está lleno de dificultades y persecución.

Más de 30 hombres se ofrecieron como voluntarios. Ellos convirtieron su tragedia y su pérdida en una oportunidad.

Algunos de ellos fueron a fundar nuevas iglesias. Gracias a su ardua labor, ahora en la zona hay 12 iglesias adicionales.

Sorprendida de que no hubo ningún juicio contra su familia, la madre del conductor que mató al pastor ahora es una creyente en Cristo. El perdón de la congregación fue un regalo tan prodigioso que tuvo que saber de dónde venía ese regalo.

Believers praising God in Vietnam.

Un mes más tarde el conductor, su esposa y su hija de seis años se deslizaron silenciosamente por las puertas de una de las iglesias. Todavía no han confiado en Cristo como Salvador, pero la misericordia los ha acercado a su Fuente.

La parábola en Mateo concluye con una advertencia. El siervo, objeto de tanta misericordia, salió de la presencia del rey y actuó sin compasión hacia su propio siervo, arrojándolo a la cárcel por no pagar su deuda.

La enorme deuda que Cristo pagó por nosotros es motivo para gritar, llorar, bailar y cantar. Pero ¿con qué frecuencia pasamos de Su presencia a infligir nuestras demandas en los demás?

Tal vez, como nosotros, el siervo no comprendió ni apreció la libertad que el rey le había concedido. Es la libertad para ser generosos con los demás, de sorprenderlos con misericordia.

Email this page Print this page
Commentarios


Ingles
SC: WEBCAMSP