Editoriales

Los Misionólogos están diciendo, "Necesitamos una Reforma."

Por el Dr. Bob Finley
Fundador de Christian Aid

El comité de misiones de una iglesia presbiteriana en el Medio Oeste que ha apoyado mi ministerio por más de 50 años nos escribió una carta interesante. "Hemos decidido", dijeron, "poner fin a nuestro apoyo a Christian Aid." La razón que dieron fue debido a nuestras "declaraciones sobre el apoyo a misioneros nativos en lugar de apoyar a los misioneros estadounidenses. Nosotros estamos haciendo ambas cosas", dijeron, "y no queremos apoyar a un ministerio que parece estar en contra de hacer las dos cosas."

¿Se opone Christian Aid a apoyar a misioneros estadounidenses en el extranjero? Depende de donde los misioneros van y lo que hacen. En algunos casos, Dios los está usando para su reino. En otros casos su presencia perjudica la causa de Cristo más de lo que ayuda.

La discusión de este tema se llama MISIOLOGÍA. Algunos cristianos creen que solamente deberíamos hacer declaraciones positivas, y eliminar cualquiera de los aspectos negativos de las operaciones misioneras de hoy en día. Pero ello nos haría infieles a Dios. Tenemos que hablar con respecto a ambos lados de este asunto crítico. Lo siguiente son extractos de mi respuesta a ese Comité de Misiones.

Cuando fui a China en 1948 tenía poco conocimiento previo de lo que estaba ocurriendo allí. La propaganda comunista se estaba extendiendo por el país, y los misioneros extranjeros estaban siendo identificados como "espías enviados por la CIA."

La presencia extranjera perjudica a los creyentes

Nuestra presencia fue una vergüenza para los cristianos chinos, algunos de los cuales tuvieron el valor de decirme que sería mucho mejor para la causa de Cristo si no estuviéramos allí.

Chinese believers study God’s Word at an underground Bible institute started by native missionaries supported by Christian Aid.
Creyentes chinos estudian la Palabra de Dios en un instituto bíblico subterráneo establecido por misioneros autóctonos apoyados por Christian Aid.

La mayoría de nosotros simplemente ignoró lo que decían. Lo atribuimos a "una actitud nacionalista." Pero cuando todos los 6000 que estábamos allí fuimos expulsados, caímos de rodillas y le preguntamos a Dios cómo podía esto ser Su voluntad. ¿Podría ser cierto que no debíamos estar allí en ese momento?

La historia nos ha dado claramente la respuesta. El período de mayor crecimiento de la iglesia en toda la historia ha tenido lugar durante los últimos 60 años en China. Y los misionólogos le dirán que nunca podría haber ocurrido esto si los misioneros extranjeros hubieran permanecido. Tan cierto como que hubo un tiempo 200 años atrás en que los misioneros cristianos pudieron ir a China, en 1949 fue el momento cuando todos nosotros debimos salir.

Cuando fui allí en 1948 tenía la esperanza de establecer un instituto bíblico en China. Pero Dios tenía un plan mejor. El trajo al Dr. Freddie Sun y su esposa Dorothy 40 años más tarde para trabajar en Christian Aid, y ellos han distribuido fondos para establecer 139 Institutos Bíblicos en China. Esas escuelas han formado y enviado a más de 40.000 misioneros autóctonos.

Hubo efectivamente un momento en que Dios utilizo a los misioneros de América de para traducir su Palabra en chino y otros de los principales idiomas del mundo, y para empezar iglesias donde antes no existían. Pero el 90% de los misioneros estadounidenses que salen hoy en día van a lugares donde ya hay iglesias, y la mayoría de ellos compite con las iglesias existentes.

Una Reforma es muy necesaria

Guardar silencio sobre el tema de la misionología hoy sería como si Juan Calvino, Martin Lutero, John Knox y otros hubieran guardado silencio sobre la necesidad de una reforma en el siglo XVI.

Y así como mi presencia trajo sospechas, vergüenza y persecución a los cristianos en China hace 60 años, lo mismo sucede con muchos misioneros estadounidenses hoy en día, especialmente en países donde el islam, el budismo, el hinduismo o el comunismo son dominantes. Nuestros compañeros creyentes que sufren persecución en esos países nos han rogado que en su nombre, y ante Dios no nos atrevemos a guardar silencio.

Cuando estaba trabajando con el Inter-Varsity Christian Fellowship en 1946, me nombraron vicepresidente de la Student Fellowship Misiones Extranjeras. En una de las sesiones de entrenamiento nuestro líder, Stacey Woods habló acerca de una erudita cristiana de la India a quien se le preguntó ¿Cuál es el mayor problema que enfrentan los cristianos en su parte de la India? "Oh, la presencia de los misioneros extranjeros", respondió ella.

Más tarde, durante mis siete visitas a la India, me reuní con cientos de líderes cristianos locales que me dijeron que se respiraba un gran suspiro de alivio después de que la India obtuvo su independencia en 1947 y todos los "extranjeros ricos" fueron expulsados del país. El crecimiento explosivo de la iglesia que ha llevado a millones de indios al reino de Dios durante los últimos 60 años nunca hubiera ocurrido si los misioneros extranjeros hubieran permanecido. Las muchas ramas de sus respectivas denominaciones extranjeras eran vistas como "los últimos vestigios del colonialismo".

¿Qué dirían Martin Lutero o Juan Knox si estuvieran viviendo hoy? En el siglo XVI cientos de reformistas dieron su vida por proclamar que se necesitaba un cambio en lo que se enseñaba en las iglesias. Seguimos en el mismo tren.

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP