Editoriales

Centrándonos en la Tarea

Manteniendo una perspectiva correcta

La última crisis en el Oriente Medio entre Israel y Hezbollah ha sido uno de los muchos conflictos que afectan esta zona volátil del mundo. Otras crisis internacionales incluyen Sudán, Corea del Norte, la guerra en Iraq, el programa de enriquecimiento de uranio de Irán, etc.

Los medios de comunicación han dado cobertura masiva a estos eventos, y decenas de políticos, expertos en guerra, economistas, periodistas, líderes religiosos y otros han estado compartiendo su análisis de estas situaciones. Muchos de nosotros tenemos nuestros propios puntos de vista teológicos, históricos, políticos, e incluso etnológico que afectan la forma en que interpretamos estas situaciones.

Pero en medio de nuestro razonamiento, no olvidemos que Dios quiere salvar a la gente de toda lengua, tribu y nación ... israelíes y musulmanes, hindúes y budistas, chiitas y sunitas, ateos y animistas. 1 Timoteo 2:04 dice que el Señor "quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad." Nuestro Señor Jesucristo está en el negocio de salvar almas, y nosotros debemos estar también. Creo que nosotros, como cristianos, debemos tener en cuenta un par de cosas simples.

Dios tiene el control

En la historia de la humanidad, los acontecimientos del mundo siempre han sido piezas del gran plan de Dios. El Imperio Romano, por ejemplo, construyó una de las mayores redes de carreteras construidas. Esta magnífica obra no sólo fue fundamental para la propagación del evangelio, sino también para la futura destrucción del propio imperio. Irónicamente, los invasores utilizaron los mismos caminos para destruir el imperio que había perseguido a los cristianos. Este fue otro evento en el desarrollo del plan de Dios para lograr un testimonio de nuestro Señor Jesucristo en todas las naciones, que debe preceder a su segunda venida (Mateo 24:14).

El plan de Dios sigue adelante a través de eventos mundiales y su voluntad se lleva a cabo independientemente de nuestro análisis o interpretación. Sin embargo, sí podemos involucrarnos de manera más estratégica, poderosa y bíblica.

Oración ... ¿hemos mencionado esto antes?

La oración eficaz comienza con la búsqueda de la voluntad de Dios, y podemos saber cómo orar conforme a su voluntad mediante la lectura de las Escrituras.

Nuestro Señor Jesús no sólo enseñó a sus discípulos a orar por la voluntad de su Padre "así en la tierra", sino que la Biblia también nos dice que es la voluntad del Padre que nosotros intercedamos por las personas con autoridad. "Por esto exhorto, ante todo, que se hagan súplicas, oraciones, intercesiones y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que llevemos una vida tranquila y reposada en toda piedad y dignidad". (1 Tim.2:1-2) Debemos tener en cuenta que "Como una corriente de agua es el corazón del rey en la mano de Jehová, quien lo conduce a todo lo que quiere." (Proverbios 21:01) El apóstol Pablo dijo, "No hay autoridad que no provenga de Dios; y las que hay, por Dios han sido constituidas." (Rom.13: 1)

Creo que a veces simplemente subestimamos el poder de orar por las cosas que Él nos ordena en las Escrituras.

No sólo Dios quiere que oremos por las personas con autoridad, sino que también dice: "Por lo tanto, mientras tengamos oportunidad, hagamos el bien a todos, y en especial los de la familia de la fe ". (Gálatas 6:10)

En uno de mis muchos viajes al extranjero conocí a un grupo de jóvenes creyentes árabes que trabajaban como misioneros autóctonos con un ministerio que Christian Aid apoya. Me pidieron que orara porque querían casarse con sus novias cristianas. Encontré su petición un poco demasiado simplista, y le pedí que fuera más específico.

En esta ciudad árabe en particular es típico que dos o tres familias vivan juntas en un departamento, compartiendo la cocina y el baño, ya que no pueden pagar por departamentos separados. Estos misioneros me explicaron que ni siquiera podían darse el lujo de alquilar una habitación en uno de estos departamentos con otras familias para poder casarse.

Ninguno de estos misioneros me pidió ayuda financiera. De hecho, si no les hubiera pedido que fueran más específicos, no me habrían dicho sus necesidades. Nosotros oramos, creyendo que el Señor escucharía nuestra petición y proveería para esta situación.

Supliendo sus necesidades

Cuando vemos los conflictos internacionales en los titulares, no debemos olvidar que miles de misioneros autóctonos están luchando la batalla real-la batalla espiritual-en el frente. Estos trabajadores fieles están compartiendo el mensaje del evangelio dentro de sus propios países. Muchos están trabajando en una de las mayores fortalezas religiosas en el mundo: el Islam. Ellos están arriesgando sus relaciones con sus familias, su libertad y, en muchos casos, sus vidas.

Los ministerios autóctonos en las regiones islámicas reciben muy poco apoyo de los cristianos de Occidente. Mientras tanto, los países musulmanes están invirtiendo miles de millones de dólares en la obra islámica en todo el mundo. Sabemos que los musulmanes atraen a la gente a su fe mediante el suministro de sus necesidades a través de otros musulmanes en el interior de esos países. Ellos invierten en la formación misionera, la literatura, las mezquitas, las escuelas, la vivienda, clínicas y otros proyectos de desarrollo en África, Asia y otros lugares.

Con estos proyectos ganan el favor de la población. Con el tiempo se convierten en parte de las entidades que promulgan leyes dentro de esos países, con la esperanza de establecer la ley islámica y crear estados islámicos. Basta con mirar a Nigeria, el país más poblado de África. Muchas regiones del país ya se han islamizado ... y la inversión continúa.

La mayoría de los cristianos de Occidente están invirtiendo la mayor parte de sus recursos en áreas que ya cuentan con una fuerte presencia del evangelio. A pesar de que cuesta decenas de miles de dólares, seguimos pensando que el envío de un grupo de 20 a 30 personas en un viaje a corto plazo a un país que ya tiene miles de iglesias evangélicas se compara a las misiones efectivas.

He visitado muchos ministerios autóctonos en países donde los líderes deben rentar automóviles viejos para hacer el trabajo del ministerio, ya que no pueden comprar vehículos propios. También he quedado atascado en medio de selvas y desiertos con estos líderes cuando los vehículos se descompusieron. Con el costo de uno de estos viajes a corto plazo se podrían comprar 5 vehículos con tracción en las 4 ruedas, y más de 50 fundadores de iglesias podrían ser apoyados por todo un año. Docenas de iglesias podrían ser plantadas.

Como he dicho antes, estoy de acuerdo con viajes estratégicos a corto plazo por grupos pequeños de personas, siempre y cuando los participantes tengan un pre-compromiso de contribuir para los ministerios autóctonos que visitan. Teniendo en cuenta el número de personas en estas áreas que están muriendo cada día sin la oportunidad de escuchar acerca de Cristo, creo que algunos de esos viajes costosos a corto plazo deberían ser seriamente reevaluados.

Christian Aid está en contacto con cientos de ministerios autóctonos en todo el mundo. Estos obreros evangélicos no tienen los recursos que muchas veces se desperdician en nuestra parte del mundo. Pero ellos tienen el poder del Espíritu Santo en sus vidas y la Palabra de Dios. También conocen su cultura y su idioma. Estoy convencido de que podrían hacer mucho más si los apoyáramos financieramente y rogáramos al Señor, creyendo que Él traerá avances importantes para ellos.

Hace años visité un ministerio en un país musulmán que Christian Aid apoya. Los creyentes me contaron la historia detrás de la construcción del edificio de la iglesia. Antes de que se construyera el techo, vecinos musulmanes hostiles arrojaban piedras por encima de las paredes en un intento de apedrear a los edificadores. Los constructores se apoyaban contra las paredes y esperaban a que los musulmanes se cansaran y se fueran. Luego seguían trabajando. Casi todos los días durante los próximos meses, hasta que se terminó la construcción, fueron acosados por sus perseguidores.

Hoy en día, gracias a la persistencia de los constructores de la iglesia para terminar la tarea, allí funciona una iglesia vibrante de más de 300 ex musulmanes y un Instituto Bíblico que entrena a decenas de trabajadores. Cuando le pregunté a uno de los líderes cómo se las arreglaron para terminar la construcción en esas circunstancias, me dijo, "Esto nos causó algunos retrasos, pero el Señor nos ayudó. Poníamos en la construcción todas las piedras que nos lanzaban."

Aquellos creyentes pasaron por todo eso para llegar a las mismas personas que los estaban atacando ... y ahora están llegando a ellos.

Yo creo que ellos están concentrados en la tarea. ¿Lo estamos nosotros?

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP