Noticias e Historias de las Misiones

Ayude a las víctimas del ciclón en la India

15 de octubre de 2013

Christian Aid Mission está trabajando con los ministerios indios en la región de Odisha para llevar ayuda de emergencia a las zonas costeras que han sido duramente golpeadas por el ciclón masivo de este pasado fin de semana.

El ciclón Phailin tocó tierra el 12 de octubre como un huracán de categoría 4, con vientos máximos sostenidos superiores a 130 millas por hora. Aunque la pérdida de vida fue mínima debido a evacuaciones a gran escala, las inundaciones anegaron casas y destruyeron 1,2 millones de hectáreas de cultivos.

Un ministerio con sede en Balasore envió dos equipos de trabajo a varios lugares el lunes, tratando de evaluar el alcance de los daños en el distrito. El gobierno local ha puesto en marcha las operaciones de rescate y socorro en el campus del centro de formación bíblica del ministerio.

“No hay electricidad ni conexión de Internet en la ciudad. El daño es tan grande que tal vez va a tomar más de dos semanas para restaurar la energía“, dijo el pastor Hrudaya, líder del ministerio.

Él informó que la carretera nacional aún estaba cubierta por un metro de agua, y en algunas zonas de la ciudad estaban experimentando niveles de agua de más de un metro.

Hoy el ministerio planea enviar tres equipos para un trabajo preliminar de investigación en los distritos de Remuna, Bhadrak, Nayagarh y Ganjam.

“Les mantendremos informados de las operaciones diarias. A partir de hoy la gente necesita comida, agua y medicinas”, dijo Hrudaya.

Al menos 873,000 personas en el estado oriental de Odisha y 100,000 en la vecina Andhra Pradesh buscaron refugio en centros de evacuación, algunos de los cuales fueron construidos después de una tormenta en 1999 que mató a más de 9,000 personas en el área. La mayoría de los residentes hicieron caso de las advertencias de abandonar las zonas costeras. Hasta el martes, sólo hay 21 muertes confirmadas.

Las familias evacuadas regresarán a sus comunidades tan pronto como las aguas retrocedan. Es probable que haya poco que rescatar, sobre todo en las aldeas agrícolas pobres a lo largo de la costa, donde la tormenta causó más estragos.

"El gobierno hará todo lo que pueda, pero no tiene recursos para ofrecer mucha ayuda. Ellos no tienen FEMA. Las comunidades tendrán que unirse y colaborar“, dijo Sarla Mahara, directora de la división del Asia Meridional de Christian Aid.

“La necesidad es grande, y Christian Aid puede ayudar a satisfacer esas necesidades de forma rápida porque trabajamos directamente con los ministerios en lugar de tener que pasar por el gobierno", dijo. "No hay burocracia, y nosotros no necesitamos enviar a alguien de nuestro personal. Los trabajadores del ministerio ya están allí para responder inmediatamente”.

El primer objetivo es proporcionar paquetes de comida (US$ 50) a las familias desplazadas. También se necesitan fondos para lonas para construir refugios temporales para las familias desplazadas y asistencia con la rehabilitación de las iglesias dañadas.

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP