Noticias e Historias de las Misiones

La oscuridad en Malí atravesada por la luz del Evangelio

18 de marzo de 2013

Los ciudadanos de Malí miran aterrorizados hacia el norte montañoso, donde miles de terroristas de Al-Qaeda siguen decididos a derrotar a los soldados franceses y del Chad que los expulsaron de varias ciudades principales. Durante años, estas montañas han servido como un campo de entrenamiento para los extremistas musulmanes, armados con armas proporcionadas por el ex líder libio, Muammar al-Gaddafi.

Antes de la intervención militar de Francia, las ciudades de Gao, Kidal y Tombuctú habían sido invadidas por los extremistas, y las personas quedaron sometidas a la diabólica ley islámica. Los extremistas amputaron las extremidades de muchos. Las personas eran llevadas a la plaza pública para ser azotadas y golpeadas. Varios fueron parcialmente enterrados en el suelo y apedreados a muerte.

Cientos de miles de personas huyeron del país, pero un hombre volvió deliberadamente. Moisés Keita, antes un defensor ferviente del Islam, tiene la misión de compartir el evangelio de Cristo con los quebrados y heridos en Malí.

Fue aquí, en Malí, una vez considerado un centro relativamente pacífico de enseñanza islámica, donde Moisés se dedicó al estudio del Corán, llegando pronto a recibir el respetado e influyente título de Imam. Más tarde confesó que, incluso en el pináculo de su religión, comenzó a sentir la sombra de la desilusión.

Durante una visita a Senegal, Moisés fue recibido por un misionero que trabajó con Ministerio Evangelistico a los Visitantes (Visitantes Gospel Outreach), un ministerio internacional apoyado por Christian Aid. La verdad del mensaje del evangelio quebró la esclavitud del Islam. Puesto en libertad por el poder de Cristo, él se encontró anhelando conocer la Palabra de Dios. Durante los siguientes cuatro años, Moisés permaneció en Senegal, sumergido en el amor y el discipulado que le ofreció el ministerio.

Mientras tanto, en Malí, una serie de golpes de estado había debilitado al gobierno y dejó el ejército incapaz de defender al país cuando un grupo de rebeldes tuareg se apoderó de la región desértica del norte del país.

Una tribu sunita musulmana de aproximadamente 1,5 millones de personas, los tuareg son un pueblo nómada feroz que vaga por el Sahara y ha sido un terreno fértil de reclutamiento para los grupos terroristas islámicos. En la vecina Níger, Ministerios Vida en Jesús (Life in Jesus Ministries), un ministerio apoyado por Christian Aid, ha compartido el evangelio con éxito y bautizado a varios tuaregs.

Estos tuaregs fueron rápidamente expulsados de su bastión por una facción de Al Qaeda que comenzó su reinado brutal de terror. Se respira un clima de miedo e incertidumbre.

A pesar del horror que se ha desencadenado en su país durante su ausencia, Moisés, ahora un creyente maduro y consagrado, ha vuelto.

Con un profundo conocimiento del Islam, él está muy bien equipado para responder las preguntas de los musulmanes con la verdad de la Palabra de Dios. Ha guiado a varios a Cristo, pero el precio ha sido alto. Él ha recibido varias amenazas contra su vida, una de las cuales provino de su propia familia.

Moisés tiene una gran necesidad de oración y apoyo. Una de las principales necesidades de Moisés es una simple base de misión, que cuesta US$ 5.000, También necesita aproximadamente US$ 300 por mes para cubrir los costos de vida. 500WMN

Pedidos de oración:

  • Ore por protección y provisión para Moisés mientras comparte a Cristo en territorio hostil.
  • Ore por corazones abiertos entre los muchos musulmanes con los que comparte el Evangelio.
  • Ore para que los nuevos creyentes que Moisés ha llevado a Cristo crezcan en comprensión bíblica y madurez.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP