Noticias e Historias de las Misiones

Proclamando Libertad a los Cautivos

15 de abril de 2013

Todos los 650 reclusos de la prisión de Lezha recibieron copias del Nuevo Testamento.

Cada jueves por la mañana durante los últimos tres años, Edmond ha llegado a la puerta de la cárcel de Lezha y pasado por la misma rutina. Un guardia lo acompaña hasta la oficina principal, donde él entrega su documento de identidad y su teléfono celular. Incluso vacía los bolsillos en los que solo tiene unos cuantos leks albaneses y unas monedas.

El único objeto que puede llevar al interior es una Biblia.

Otro guardia acompaña a Edmond y a un hermano cristiano, Enris, otra vez hacia el exterior. Ellos pasan junto a un patio de cemento, donde varios hombres juegan al fútbol. El guardia los conduce a un edificio de seguridad mínima del establecimiento.

A medida que se aventuran por el pasillo del bloque de celdas, los guardias y los reclusos por igual asienten en reconocimiento. Algunos saludan a Edmond por su nombre y dicen en voz alta "¡Miredita! ¡Hola!"

El carcelero se abre la puerta de una de las celdas y la cierra después que Edmond y Enris entran. Los reclusos les dan la bienvenida con un beso en la mejilla, un saludo habitual en la cultura albanesa.

Los muebles consisten de camas, un televisor, una nevera, una estufa para cocinar y una mesa con sillas. Seis hombres viven en la sala de 86 metros cuadrados.

Los presos ofrecen a sus invitados lugares especiales a la mesa y les sirven jugo. Cada uno saca su propio Nuevo Testamento, regalos del ministerio de Edmond. Ahora es el momento de ponerse a trabajar en el negocio de Dios.

"Yo estaba en la cárcel, y me visitasteis"

Hace cinco años Edmond sintió el llamado del Señor para visitar todos los centros penitenciarios de Albania, desde el de nivel más bajo de seguridad hasta el más alto. La fundación de iglesias siempre ha sido su enfoque principal, y él sigue pastoreando una congregación en Lezha de unos 30 miembros. Sin embargo, él comenzó a sentir una carga por las miles de personas encerradas en las cárceles de Albania, que probablemente nunca entrarán en una iglesia. Si ellos debían escuchar la buena noticia, alguien tendría que llevárselas.

"Mi deseo es llegar a la gente en todas partes", dijo Edmond, cuyo ministerio es apoyado por Christian Aid Mission. "Vi que había una gran necesidad de que los presos en las prisiones conocieran la esperanza que pueden tener en Cristo."

El ministerio de deportes ha sido un método de acercamiento eficaz a los presos.

En especial quería llegar a 650 hombres que están encarcelados en una institución fuera de Lezha, a unos seis kilómetros de su iglesia y de su casa. La mayoría de estos presos son de las provincias del norte del país, donde Edmond creció. Ellos hablan el mismo dialecto, Gheg.

Edmond ha recibido una autorización oficial para visitar libremente a los internos de todos los niveles de seguridad del recinto. Enris, un fundador de iglesias de la ciudad capital, va con él para celebrar estudios bíblicos y ofrecer programas especiales.

En los últimos dos años han distribuido el Nuevo Testamento y otras literaturas cristianas en todas las celdas, y los prisioneros han sido muy receptivos.

Sin embargo, ganar su confianza y respeto no ha sido fácil. Algunos cuestionan la sinceridad de Edmond o le piden favores. Una vez que se dan cuenta de que él les ofrece una amistad verdadera, comienzan a abrirse y están dispuestos a escuchar el mensaje de salvación a través de Jesucristo.

"Nunca le pregunto a un prisionero, ‘¿Qué delito cometiste?'", Dijo. "En vez le digo: ‘Yo no estoy aquí como un juez. Vine simplemente a compartir el evangelio’”.

Experimentando la libertad en Cristo

Durante sus visitas tres horas los jueves, Edmond y Enris oran con los hombres y les enseñan la Palabra de Dios. En mayo comenzarán a celebrar servicios religiosos en una sala de reuniones que el personal penitenciario ha provisto para ellos.

Actualmente tienen seis discípulos claves la prisión y 35 hombres que participan en los estudios bíblicos y la evangelización.

Los guardias también han visto afectados. Edmond se sorprendió un día cuando un carcelero le comentó en privado: "¿Sabe usted que en Adán tenemos nuestra vieja naturaleza, pero en Jesucristo nuestra naturaleza puede ser renovada?"

La iglesia de Edmond ofrece campamentos de verano para niños y seminarios de enriquecimiento matrimonial para parejas.

"¿Dónde oíste eso?", preguntó Edmond.

"Yo leo la Biblia todos los días", respondió el guardia de la prisión, sonriendo.

Edmundo no pudo evitar sonreír también. Dijo que ahora, cuando el guardia lo ve, le pregunta, "¿Has venido a evangelizar hoy? ¡Si es así, muy bueno! "

En diciembre pasado el administrador de la institución le preguntó a Edmond si su ministerio estaría interesado en organizar un concierto de Navidad para los internos. El evento de fue mucho más que un entretenimiento. Un conocido cantante albanés compartió su testimonio, y el público escuchó un mensaje sobre Nicodemo y el significado del nuevo nacimiento.

Otra forma de evangelizar a los presos incluye clases de inglés impartidas por Enris, y la distribución ocasional de ropa y artículos de aseo. Este año también les gustaría ofrecer instrucción básica de computadoras.

La obra del ministerio se extiende más allá de las prisiones, a las familias de los presos. Lamentablemente, las mujeres y los niños a menudo viven en pobreza y son despreciados por la sociedad. Las familias agradecen los paquetes de comida, y Edmond dijo que el simple hecho que alguien venga a visitarlos ha producido el mayor impacto.

"Nos dicen: "Ustedes son los primeros que vienen a nuestra casa y nos ayudan. Nadie se preocupa por nosotros”.

"Cuando tu muestras el amor de esta manera, nunca se olvida", dijo.

La evangelización en las prisiones es sólo un aspecto de los muchos programas que el ministerio de Edmond ofrece en Albania. Cada año se realizan eventos evangelísticos en Lezha, campamentos de verano para niños, y seminarios sobre el matrimonio y la crianza de los hijos.

Christian Aid Mission se goza en apoyar a este ministerio, porque ellos proclaman el camino de la verdadera libertad espiritual para todos aquellos que están atados por el pecado y la opresión. A ellos les gustaría comprar 10 computadoras usadas para comenzar las clases para los internos. También necesitan muebles para la sala de reuniones de la cárcel, donde a partir de mayo llevarán a cabo estudios bíblicos y servicios.

Pedidos de oración:

  • Para que el Espíritu se mueva poderosamente en los corazones de los presos de Lezha. Oremos para que los que se convierten sean a su vez ministros del evangelio cuando sean liberados de la cárcel.
  • Por las parejas que asisten a los seminarios que la iglesia de Edmond organiza dos veces al mes. Durante este tiempo también se llevarán a cabo reuniones de evangelización, con el tema de la crianza de los hijos para llegar a las parejas no creyentes.
  • Para llegar a los jóvenes de su comunidad con el evangelio a través de una liga de mini fútbol que comenzará este verano.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP