Noticias e Historias de las Misiones

Abriendo las Puertas al Ministerio a las Mujeres en Kosovo

01 de mayo de 2013

-->
Un paisaje de primavera típico de los Balcanes.

Para Hatixhe fue una doble humillación. Durante la guerra de Kosovo, su esposo Abdyl se alistó en el ejército y recibió medicamentos prescritos para ayudarlo a funcionar sin dormir. Las drogas eran narcóticas y crearon una adicción en Abdyl.

Si la dependencia de drogas de Abdyl no causó suficiente vergüenza a su familia, su segunda revelación ciertamente lo hizo. ¿Cómo podía decirles a sus familiares musulmanes que Abdyl había decidido seguir al Dios cristiano?

La conversión de su marido no fue bien recibida por sus familiares. De hecho, esta noticia trajo más vergüenza que la adicción. Ellos fueron ridiculizados. Algunos se preguntaban si las drogas habían envenenado la mente de Abdyl.

Pero Abdyl se negó a dejarse intimidar. No sólo eso, sino que en voz baja vivió su fe frente a Hatixhe y sus dos hijos pequeños. También pidió ayuda para el abuso de sustancias que seguía afectándolo.

A través de un pequeño grupo de creyentes amigos de su marido, Hatixhe oyó más acerca de Jesucristo. Ella tenía muchas preguntas. A medida que su mente y corazón se abrieron al evangelio, Hatixhe hizo algo que nunca hubiera imaginado. También entregó su vida al Salvador.

Hatixhe se unió a un grupo de estudio bíblico en su ciudad de Gjilan en el este de Kosovo. El programa forma parte de un ministerio a las mujeres que la Iglesia Puertas Abiertas (Open Doors Church), un ministerio local que recibe apoyo financiero de Christian Aid Mission, comenzó este año. Las reuniones se llevan a cabo semanalmente en casas particulares.

-->
Muchas personas en Kosovo siguen celebrando sus tradiciones étnicas albanesas.

"Yo me concentro en mujeres que ya son creyentes, para alentarlas y ayudarlas a crecer espiritualmente y en la Palabra de Dios", dijo Violeta, cuyo marido Paulini pastorea la Iglesia Puertas Abiertas. "Hasta ahora me estoy reuniendo con cuatro mujeres. Para ellas es muy difícil llegar a la iglesia debido a la presión y el espíritu islámico que domina esta ciudad. Sin embargo, si nos reunimos en sus casas es una doble bendición, ya que estamos trayendo oraciones, adoración, y la Palabra de Dios a estos hogares".

Como Hatixhe, estas mujeres enfrentan una variedad de desafíos como esposas y madres. Una de las mujeres tiene miedo del futuro porque su esposo está muriendo de cáncer. La pareja tiene tres hijos. Otra se siente traicionada porque su esposo infiel no está proveyendo para el sustento de la familia.

"Es una alegría ver cómo estas mujeres vienen con gusto a las reuniones y disfrutan de este momento. Cada día se abren más entre ellas y con los de la iglesia", dijo Violeta.

Además de las reuniones semanales, Violeta y otras dos misioneras dirigen reuniones más grandes de mujeres dos veces al mes. Estos eventos incluyen estudios bíblicos, un tiempo de oración y un tiempo social con artesanías y manualidades. Ellas también planean celebrar almuerzos y picnics para familias en el verano.

La iglesia ofrece un club de niños todos los sábados para los niños de la comunidad. A los hijos de Hatixhe y Abdyl, un niño de 7 años y una niña de 10 años, les agrada asistir a las actividades.

Este verano la iglesia está planeando campamentos de una semana para niños, para jóvenes, y para toda la congregación.

Actualmente 50 hombres, mujeres y niños asisten a la Iglesia, donde el lema de este año es: "Conocer, vivir y compartir la Palabra-Jesús."

Christian Aid está ayudando a Paulini y Violeta a multiplicar sus esfuerzos. Para fomentar el discipulado, la pareja se está concentrando en la edificación y el fortalecimiento de los grupos caseros. La iglesia realiza un servicio de adoración general un domingo al mes, con énfasis en la evangelización. También realizan reuniones vespertinas de oración y reuniones semanales para niños y jóvenes.

Rompiendo las barreras

Violeta comenzó un ministerio a las mujeres cuando Paulini pastoreaba otra iglesia. Después de que se mudaron en 2012, ella sintió que el Señor la estaba guiando a alcanzar a las mujeres en Gjilan.

Siendo ella misma una madre con tres hijos, incluyendo un recién nacido, Violeta comprende las dificultades que muchas de ellas enfrentan. La inestabilidad financiera y la formación educacional / vocacional limitada se suma a sus inseguridades.

"Cuando hacemos los estudios bíblicos en sus casas, nos concentramos en las historias de la Biblia, porque esto hace que el aprendizaje sea más fácil para ellas. También les enseñamos a criar y educar a sus hijos, que es considerado el deber de una madre en esta sociedad", dijo Violeta.

La ciudad de Gjilan no sufrió los terribles efectos físicos del conflicto de 1990 con Serbia al igual que otras partes de Kosovo. Sin embargo, las heridas de resentimiento hacia los serbios no han cicatrizado. Ese espíritu de rencor es un obstáculo mayor al evangelio que las tradiciones islámicas de esta cultura.

Los kosovares, muchos de los cuales son de origen albanés y musulmanes, ven a los serbios como sus enemigos. Debido a que Serbia es considerada un país cristiano, Violeta dijo que es difícil para la gente de Kosovo a establecer una distinción entre el cristianismo y la política serbia.

"El Islam es visto como una identidad nacional, y la mayoría de las personas consideran la guerra de Kosovo una cuestión religiosa", explicó. "Cuando las personas se dan cuenta de que usted es un cristiano, dejan de visitarlo e incluso lo consideran un traidor."

La decisión de seguir a Cristo despierta desconfianza hacia cualquier persona que se convierte, pero cuando una mujer kosovar se convierte, ella se expone a una situación peligrosa económica y socialmente. Sus peores temores son la intimidación o incluso el abandono de su familia. Violeta se pone al lado de estas mujeres para alentarlas y reforzar su fe.

"Creo que el Señor ha estado hablando a mi corazón para que persista, para que estas mujeres lleguen a conocer la profundidad, la altura y la anchura del amor de nuestro Padre, y que perseveren como Pedro y Juan, que no tuvieron miedo de las amenazas, sino que obedecieron al Señor", dijo Violeta.

Como parte de sus actividades evangelizadoras, Violeta está construyendo relaciones con algunas mujeres de Kosovo que no son creyentes. Ella ora que con el tiempo sus corazones se abran para reciban el amor de Jesucristo, y puedan ser testigos audaces para el Salvador entre sus familias y amigos.

Pedidos de oración:

  • Por Abdyl, el esposo de Hatixhe, que sigue luchando con el abuso de drogas. Él ha estado en un centro de rehabilitación en tres ocasiones, pero sin éxito. Oremos por el poder sanador de Dios para que Abdyl pueda liberarse de la esclavitud de la adicción.
  • Por las mujeres participantes en el estudio bíblico, que comprendan las Escrituras y su fe se fortalezca y entreguen al Señor todas sus luchas.
  • Que Violeta reciba discernimiento espiritual para entender mejor la forma en que Dios desea que ministre a estas mujeres.
  • Que las tres mujeres con las que construye una amistad lleguen a confiar en ella y las otras, que establezcan lazos fuertes, y lleguen a conocer a Cristo como su Salvador personal.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP