Noticias e Historias de las Misiones

Liberándose:

Los Dalitas de la India Buscan Derribar el Sistema de Castas

20 de mayo de 2013

Atrapados durante siglos en el fondo del sistema opresivo hindú de castas, los dalitas, quebrados y aplastados por sus superiores en una forma deliberada, están soñando, esperando, escribiendo, cantando y trabajando para superar su denigrante posición social de pobreza y prejuicios, para que la justicia sea una realidad.

Los dalitas (intocables), la casta inferior del sistema de castas de la India, descubren que, en Cristo, no hay injusticia social.

Dalitas. Ellos son los intocables, tratados peor que los perros, ya que barren las calles y limpian las letrinas de la India. Son los excluidos o, más concretamente, los "fuera de casta". Su casta es inferior a la casta más baja de la pirámide. Están debajo del escalón más bajo.

Y no hay manera de salir, ya que en este sistema hay un lugar para todo el mundo, y cada uno en su lugar. Las personas nacen en el sistema de castas.

Las castas de la India son los brahmanes (sacerdotes y eruditos), los chatrias (reyes, soldados y guerreros), los vaisías (comerciantes y profesionales) y los sudras (obreros y empleados), la casta más baja antes de los intocables.

Por ultimo están los dalitas, los intocables, que se encuentran más abajo que el fondo, quienes tienen la esperanza de la libertad y están ganando terreno en la conciencia popular.

Por medio de la poesía, las historias y las canciones, los dalita educados están comenzando a expresar su situación con más fuerza. Ya se oye hablar acerca de la injusticia de su situación.

Pero es Cristo quien libera a los cautivos. Y los ministerios que trabajan con los dalitas encuentran corazones abiertos al evangelio.

"Dios está obrando entre los dalitas", dijo Sarla Mahara, directora de la División del Sur de Asia de Christian Aid. "En Cristo no hay injusticia social."

Desarraigando la injusticia

Los misioneros autóctonos lavan los pies de los intocables y difunden las buenas nuevas entre los líderes dalitas. Cuando un ministerio realizó una conferencia sobre el movimiento dalita, asistieron 200 líderes dalitas.

Misioneros indígenas lavan los pies de los intocables, mostrando el amor de Jesús por los más pequeños de éstos.

"Ese día 180 líderes dalitas dijeron que necesitan el evangelio de Jesucristo," escribió DB, el líder del ministerio, en una carta a Christian Aid, que envía ayuda financiera a la misión. "Desde entonces, hemos desarrollado nuestra relación con ellos y ya se han establecido cuatro iglesias caseras."

Pero la semana pasada un ciclón arrasó la zona, destruyendo cinco pueblos, aplastando 275 casas y matando tres personas. Muchos quedaron heridos y hospitalizados.

Los dalitas que entregaron sus vidas a Jesús en la conferencia también perdieron todo.

"Cuando nuestro equipo los visitó, la mayoría de ellos se echó a llorar," informó DB. "Han sido heridos profundamente. El poder de la tempestad fue tan fuerte que incluso los postes de electricidad y una torre móvil no pudieron soportar la tormenta. Todos los árboles de los pueblos han sido desarraigados y las casas han perdido sus techos”.

Y aunque los tornados arrancan árboles, el amor de Jesús puede arrancar de raíz cualquier injusticia, romper el yugo del sistema de castas y liberar los corazones de la gente.

Orando por un progreso

Mientras sirven a los niños y a sus familias por medio de una escuela en un área dalita aislada, los misioneros están orando por un gran cambio en el sistema de castas.

"Oro para que estos niños dalitas sean las estrellas de la comunidad," compartió DB. "Animo a los niños y al personal docente para que eliminen el casta-ismo en esta escuela. Este es el comienzo y esperamos ver crecer este movimiento.

"Por medio de Cristo, juntos podemos erradicar la intocabilidad y brindar la transformación entre los intocables desfavorecidos de Odesa".

Un movimiento generalizado

Un enorme ciclón arrasó Odesa, arrasando cinco pueblos y aplastamiento 275 casas.

Sin embargo el movimiento dalita se está extendiendo a través de universidades y discusiones sobre derechos civiles en todos los estados de la India. El término dalita supuestamente se originó con Jotirao Phule (1827-1890) en su intento de trabajar para la elevación de los sectores explotados de la sociedad.

Más recientemente, figuras literarias marathi y neo-budistas comenzaron a usar la palabra en sus escritos y en la década del 1970 contribuyeron a las iniciativas literarias de sustituir los términos harija (pueblo de Dios) y achucuta (intocables) por dalita.

Ellos expresaron su enojo, protesta y aspiración a través de esta nueva palabra, rechazando el sistema de castas hindú y oponiéndose a la creencia de Gandhi que el "espíritu caritativo" de las castas hindúes sería suficiente para superar la intocabilidad.

Hoy los intelectuales argumentan que ser sacados del sistema de castas es negar cualquier tipo de participación religiosa y se aferran al humanismo-la bondad de la humanidad. Ellos luchan por el cambio y la liberación a través de discursos, marchas y la literatura.

La literatura dalita destaca el estilo de vida, las tribulaciones y la opresión de los intocables. Los escritos provienen de dos fuentes: dalitas y no dalitas, y están creando conciencia. Algunos razonan, sin embargo, que la verdadera literatura dalita sólo proviene de los intocables, que han experimentado los sufrimientos de las castas y las clases.

Quiénes son despreciados, pateados, ignorados, olvidados y escupidos por los de arriba.

Cuando un dalita viene a Cristo, quien también fue escupido, entiende que no existe una jerarquía de clases. En Cristo no hay ni esclavo ni libre.

"La verdadera libertad para cualquier grupo de personas se encuentra en Cristo", dijo Mahara, un antiguo hindú. "Todos somos prisioneros, oprimidos y esclavizados hasta que llegamos a Cristo."

Los dalitas están escuchando el evangelio, y están viniendo a Jesús. Cuando experimentan su amor incondicional, se dan cuenta del deseo de sus corazones.

Si el Hijo los libera, son verdaderamente libres.

Cómo ayudar:

Para ayudarles a recuperarse del desastre natural, envíe ofrendas designadas a través de Christian Aid. Usted puede ayudar a proveer las necesidades de un misionero nativo entre los dalitas enviando US$ 60 por mes. Envíe a un intocable a un campamento de buscadores por US$ 8 por persona. Provea una bicicleta para los viajes de un misionero por US$ 80-100.

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP