Noticias e Historias de las Misiones

El Programa Veterinario abre Camino al Evangelio en Jordania

June 14, 2013

Solitarios, pero con recursos, los pastores beduinos nómadas viven de la misma manera que lo hicieron sus antepasados durante los tiempos del Antiguo Testamento.

Debilitada por el hambre y la enfermedad, la oveja no ofreció resistencia cuando una cuerda sujetó sus patas. Una inyección de anestesia pronto inmovilizó al animal. El veterinario dirigió una mirada tranquilizadora al jefe beduino nervioso parado a la entrada con sus dedos en el rosario musulmán.

Luego de aplicar yodo, el veterinario hizo una incisión en el abdomen de la oveja. La delicada operación se realizó en, de todos los lugares, en un cobertizo sucio de hormigón.

El beduino observó todos los detalles del procedimiento. Miró con asombro como el veterinario con cautela comenzó a sacar la causa culpable del estómago severamente hinchado de la oveja. Las piezas de plástico negro salieron con bastante facilidad. Más difícil fue sacar el taco de plástico que se había calcificado en la forma de un tumor.

Cuando todos los trozos de plástico fueron extraídos, el veterinario con destreza cosió el abdomen del animal y sonrió a los beduinos. "Ella va a estar bien", anunció en árabe.

El pastor dio un suspiro de alivio. Dos ovejas más balaron en la parte trasera en un corral, en espera de su turno.

La vida entre los marginados

Un veterinario realiza una cirugía abdominal para salvar la vida de esta oveja.

Se ha dicho medio en broma que los agricultores beduinos dan más valor a sus ovejas y cabras que a sus esposas e hijos. Si bien puede haber algo de cierto en esa declaración, los beduinos no niegan que su supervivencia depende del bienestar de sus rebaños.

En el caso de este agricultor, algunas de sus ovejas habían ingerido trozos de plástico que habitualmente cubren el desierto. Usualmente el plástico proviene de envases de comestibles o bolsas de basura que son llevados por el viento. Si no se remueve el plástico de sus estómagos, los animales se mueren de hambre.

Durante casi una década, Christian Aid ha apoyado a un ministerio jordano que trabajan entre los pastores beduinos pobres y sus familias. Una parte importante de su misión se centra en un programa de atención veterinaria que ayuda a los agricultores con su ganado y les presenta oportunidades para compartir el evangelio de una manera que resuena con los pastores.

Como se deduce de su nombre, el ministerio a beduinos, armenios, gitanos, y drusos (BAGD) busca transformar la vida de esta minoría étnica musulmana. Gran parte de su trabajo se centra en los beduinos, un pueblo semi-nómada que vive en las zonas desérticas del Medio Oriente y el Norte de África.

Los beduinos creen que son descendientes directos de Ismael, el hijo primogénito de Abraham. Al igual que sus antepasados, basan su sustento en los rebaños de ovejas y cabras.

La leche producida por las cabras es nutritiva para los niños beduinos y se utiliza para hacer queso y yogur. Los corderos y cabritos son su principal, si no única, fuente de carne. La carne sobrante y los productos lácteos se venden en el mercado.

En su mundo de recursos limitados, nada se desperdicia. Incluso el pelo de las cabras tiene un propósito ya que se utiliza para decorar las tiendas de campaña donde viven las familias beduinas. Las mujeres hilan y tejen el pelo en tiras de material de alrededor de un metro de ancho que luego son cosidas juntas. Estas tiendas negras largas proporcionan una vivienda para una familia y a veces para miembros de la familia extendida. Las alfombras que cubren sus pisos de tierra también son tejidas tanto de pelo de cabra como de lana de oveja.

Niños beduinos reciben zapatos entregados por miembros del ministerio.

Dependiendo de la temporada, estos pastores modernos llevan sus rebaños de un lugar a otro, en busca de buenas tierras de pastoreo y agua. Para las familias nómadas, esto significa desarmar sus tiendas y mover sus pocas pertenencias a otro lugar en el desierto.

Es una mísera existencia, y mantener sus rebaños sanos es de suma importancia.

BAGD opera una clínica veterinaria móvil y emplea a un veterinario que hace las visitas a las tiendas de campaña de los beduinos. Él brinda atención médica básica para los animales, los vacuna, y realiza operaciones que van desde reparar patas quebradas a extensos procedimientos quirúrgicos.

El programa ha demostrado ser muy beneficioso porque los pastores aprenden prácticas ganaderas modernas y mejoran la situación económica de sus familias. Estos importantes avances sin embargo son sólo parte de la historia. A través de este ministerio cristiano, los beduinos, a veces olvidados, están escuchando la maravillosa noticia del Buen Pastor, que vino a liberarlos de sus pecados.

Siendo una minoría étnica, las tribus beduinas viven en los márgenes de la sociedad árabe y están consideradas entre las clases más bajas del Medio Oriente. Aunque musulmanes practicantes, los beduinos son un poco más abiertos a escuchar el evangelio que la rama principal de los seguidores de la fe.

BAGD supervisa una variedad de programas que ofrecen oportunidades para construir relaciones con los beduinos y compartir el amor de Cristo. Desde hace varios años el ministerio ha enviado trabajadores a las escuelas beduinas para entregar mochilas y útiles escolares. Ellos presentan con éxito funciones de títeres y dramatizaciones que comunican verdades bíblicas de una manera atractiva.

Para las mujeres hay seminarios educativos las orientan en la salud, la crianza de sus hijos, y otros temas prácticos.

Los obreros de BAGD interactúan con los pastores beduinos y sus familias, y les hablan acerca del regalo de la salvación de Dios. La mayoría aceptan con gratitud copias del Nuevo Testamento y casetes de audio de los libros de la Biblia y, con el tiempo, algunos se convierten e inician pequeños grupos de creyentes.

Alimentando el rebaño espiritual

Las tiendas beduinas contienen escasos muebles, a menudo hechos a mano.

Aprovechando el éxito del programa veterinario móvil, BAGD desearía abrir una clínica permanente en una zona del sur de Jordania donde hay una gran comunidad beduina. Su ubicación céntrica permitiría al personal atender más animales y ampliar el alcance del ministerio a más familias.

La instalación serviría para múltiples propósitos. Los planes incluyen una farmacia veterinaria donde los beduinos pueden comprar medicamentos para sus animales y un edificio para la formación profesional de los jóvenes que aprenderían carpintería, soldadura y otros oficios. Se añadiría un programa preescolar para niños de 3 a 5, dándoles una ventaja en la educación. Las mujeres beduinas ayudarán con las actividades en el aula para que luego puedan enseñar un currículo similar a los niños en sus asentamientos y así prepararlos para la escuela.

BAGD también está interesado en la reactivación del proyecto de granja para niños que Christian Aid ha patrocinado en el pasado. El ministerio daría a un niño beduino un cordero o cabrito para que críe, enseñándole las habilidades prácticas y responsabilidad y le proporcionaría un medio para comprar útiles escolares.

Los contribuyentes de Christian Aid ya han suministrado fondos para la compra de los terrenos y gastos relacionados, pero BAGD necesita apoyo adicional para la construcción de los edificios y para comprar los animales y equipos para los proyectos.

"Tenemos muchas oportunidades fructíferas de compartir el evangelio”, dijo un líder del ministerio. "Los otros musulmanes prestan poca atención a los beduinos. Es una puerta abierta para que los cristianos sirvan a los santos. Rueguen por nosotros".

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP