Noticias e Historias de las Misiones

Las Iglesias protestantes sufren persecución en Kazajstán

18 de julio de 2013

Los grupos religiosos en Kazajstán deben inscribirse con el gobierno.

¿Es la libertad religiosa una realidad en Kazajstán? La respuesta depende de a quién le pregunte.

Si bien la Constitución de este país de Asia Central establece la libertad de culto, en realidad sólo los miembros de religiones y denominaciones tradicionalmente reconocidas disfrutan de ese privilegio.

Irónicamente, estas leyes restrictivas fueron promulgadas para detener la ola creciente del radicalismo islámico en Kazajstán. En el proceso, el intenso escrutinio del gobierno de todos los grupos religiosos minoritarios ha llevado a la persecución de los cristianos, especialmente los evangélicos.

Una ley aprobada en 2011 exige que las iglesias y las organizaciones religiosas soliciten la inscripción estatal. El proceso no es tan simple, sin embargo, porque la inscripción oficial se limita a grupos de 50 o más personas. La mayoría de las congregaciones cristianas en Kazajstán son pequeñas y se reúnen en casas particulares.

Una congregación se regocija viendo como su iglesia crece.

Para cumplir con la nueva ley, un grupo de creyentes sólo puede reunirse para el culto o la oración en un lugar aprobado por el estado, como un edificio de la iglesia. Como la compra o construcción de un edificio cuesta entre US$ 12.000 a US$ 18.000 en promedio, las congregaciones se encuentran ante un gran dilema.

Incluso los creyentes que son miembros de iglesias autorizadas por el gobierno a veces sufren el acoso de las autoridades locales y tienen que probar su caso en la corte.

La represión ha resultado en detenciones, multas y largas penas de prisión. De acuerdo a la página web Forum 18 News Service, desde inicios del 2013 se impusieron multas a por lo menos 62 juntas de Iglesias Bautistas. La denominación se niega a pagar las multas por principio, considerándolas una violación de los derechos humanos.

En respuesta, el gobierno ha impuesto una nueva serie de restricciones a las iglesias bautistas, prohibiendo a sus miembros viajar fuera del país hasta que paguen las multas.

El siguiente informe de un ministerio apoyado por Christian Aid en Kazajstán revela las medidas extremas adoptadas por las autoridades locales para tratar de acabar con las iglesias no inscriptas.

La policia arresta a un grupo de jóvenes por una "reunión religiosa no autorizada".

El 31 de marzo en una ciudad en el este de Kazajstán, nueve cristianos (principalmente personas ancianas) se reunieron para celebrar la Pascua, para rezar, conversar y tomar un poco de té. Después de un rato, siete agentes de policía entraron en el departamento. Trajeron dos hombres borrachos con ellos como testigos.

Sin presentar ningún documento, la policía comenzó a filmar un video y registrar la vivienda. El capitán se ofreció a llevar a los cristianos a la comisaría para ser interrogados, pero los cristianos se negaron, exigiendo una buena razón de por qué deberían ir. La respuesta fue que ellos estaban involucrados en actividades religiosas ilegales.

El 3 de abril la policía citó a este grupo de cristianos a la comisaría. Después que los mantuvieron en la oficina por 6 horas, se les dio a firmar el informe del interrogatorio. El informe indicaba que ellos se dedicaban a actividades religiosas ilegales y al almacenamiento y venta de drogas. Algunas de las personas de edad avanzada firmaron el informe sin leerlo. Pero después que una mujer señaló la información sobre las drogas, todos ellos se negaron a firmarlo. Las autoridades amenazaron con colocar el grupo en la cárcel durante la noche. Los cristianos enviaron un comunicado a la oficina del fiscal regional, incluyendo una copia del documento que los acusaba de almacenamiento y venta de drogas.

El 18 de abril hubo un procedimiento judicial, y cuatro de los cristianos recibieron cada uno una multa de US$ 577 a pagar en un mes. Al día siguiente se llevó a cabo otro procedimiento para otros tres de los cristianos. Dos de ellos fueron multados con US$ 577 cada uno, y otro individuo fue multado con US$ 1154. Dos personas más se encuentran en el hospital en este momento, y no se les ha dado una orden de la corte. La suma total de las multas fue de US$ 4.616.

Antes de la "ley de la actividad religiosa," este pequeño grupo de cristianos no tenía necesidad de inscribirse. Ellos solicitaron hacerlo un par de veces desde septiembre del año pasado, pero fueron rechazados porque tenían menos de 50 personas.”

A pesar de la oposición, las Iglesias de Kazajstán continúan creciendo. Alrededor del 25 % de la población del país es cristiano, la mayoría de los cuales son de la denominación ortodoxa rusa aceptada. Los protestantes, que representan un 0,8 %, son vistos con recelo como sectas peligrosas que pueden amenazar al gobierno.

Christian Aid apoya a ministerios cristianos en Kazajstán que han fundado más de 120 iglesias y comprenden unos 12.000 creyentes. Los contribuyentes también han aportado fondos para una escuela bíblica que gradúa a más de 100 estudiantes cada año y para un orfanato que provee cuidado compasivo en el nombre de Cristo para unos 300 jóvenes.

Peticiones de oración:

  • Para que las leyes relativas a la libertad religiosa en Kazajstán se apliquen por igual a todos los grupos
  • Para un cambio de actitud hacia los creyentes protestantes
  • Para obtener la sabiduría y los recursos financieros para los ministerios Kazajstán, ya que éstos continúan enviando misioneros y fundan iglesias
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP