Noticias e Historias de las Misiones

Presos en Ecuador Encuentran la Libertad en Cristo

12 de septiembre de 2013

POE ministra a cientos de reclusos cada año a través de programas de rehabilitación y formación bíblica.

El tráfico ilegal de drogas atraía a Frey, era una adicción que prometía fuertes emociones psicológicas. Desde luego, no podía quejarse de los beneficios que un día lo convertirían en un hombre rico, mientras todavía era lo suficientemente joven para disfrutar de ellos.

Pero el dinero no era el único beneficio. La línea de trabajo de Frey era peligrosa y emocionante, un juego atrevido del gato y el ratón con las autoridades. Él sabía cómo ser más astuto. Era el maestro de ese deporte.

O al menos eso pensaba.

La policía arrestó a este colombiano cuando encontraron drogas entre sus pertenencias, durante uno de sus viajes de contrabando al Ecuador. De repente todos los planes de Frey para el futuro se evaporaron. El juego había terminado.

"En ese momento me acordé de lo que mi madre me decía acerca de Dios cuando era un niño", dijo Frey. "Yo me había negado a seguirle e hice las cosas a mi manera. Me había olvidado de Dios".

Después de años de tráfico de drogas, Frey tiene una nueva misión en la vida.

Después de años de actividad criminal, Frey no tenía a nadie a quien culpar sino a sí mismo. "Oré: ‘Muy bien, Dios, haz conmigo lo que quieras'", dijo.

A pesar de que Frey había abandonado a Dios para escoger su propio camino peligroso, el Señor de los cielos no le había abandonado.

Frey fue condenado a 12 años de prisión. Un día escuchó a un visitante de un ministerio cristiano llamado “Evangelización en las Cárceles de Ecuador” (Prisión Outreach de Ecuador) compartir el evangelio con un grupo de internos que se habían reunido para orar y adorar en la cárcel. Después de la reunión Frey habló en privado con el hombre. Condenado por su pecado, se dio cuenta de que había partido el corazón de Dios y de su madre. También se había decepcionado a sí mismo.

El obrero evangélico le hablo de la libertad que podía experimentar en Jesucristo, independientemente de su ubicación física. Sin deseos de vivir en las cadenas del pecado por más tiempo, Frey oró para aceptar a Cristo como su Salvador.

Comenzó a asistir a estudios bíblicos y a tomar clases por correspondencia. La Palabra de Dios se volvió viva para él, y el discipulado que recibió le dio valor para hablar a otros reclusos sobre su nueva fe. A pesar que sus circunstancias externas no cambiaron inmediatamente, su corazón ya había cambiado.

Liberado para servir

La historia de Frey no es única. De hecho, el fundador del ministerio POE, Ángel Aguirre, también fue un traficante de drogas que se convirtió en un seguidor de Jesús mientras servía una condena de ocho años en una prisión de Quito. Liberado después de cuatro años por buena conducta, Aguirre volvió a su familia como un hombre nuevo y llevó a su esposa e hijos a Cristo.

Dios agitó el corazón de Aguirre, y él supo que debía volver a la cárcel, esta vez como embajador del evangelio. Él visitó cinco prisiones y vio cómo los hombres estaban dispuestos a estudiar la Palabra de Dios. Cuando su ministerio creció, Aguirre contrató a varios misioneros para ayudarlo en el cuidado pastoral y en los estudios bíblicos diarios de los internos.

POE ahora ofrece a cientos de presos y a sus familias la esperanza a través de Cristo, y muchos están decidiendo ofrecer sus vidas al Señor. Se estima que en los ocho centros penitenciarios donde el ministerio sirve hay 450 creyentes activos. Durante el último año, 250 personas recibieron a Jesús como su Salvador.

A través del apoyo de los contribuyentes de Christian Aid, el ministerio continúa expandiendo la evangelización de los presos y sus familias. Las ofrendas para los suministros de aseo han sido muy apreciadas, ya que el gobierno no cuenta con los recursos necesarios para proporcionar esos elementos a cada recluso. Los paquetes de tocador consisten en dentífrico, cepillo de dientes, jabón y papel higiénico.

Estudio bíblico

A menudo los más descuidados son los hijos de los presos. El proveedor del sostén de la familia está en la cárcel, y los niños necesitan materiales básicos, como alimentos, ropa y zapatos. Los misioneros tratan de satisfacer esas necesidades a través de distribuciones periódicas, pero especialmente, desean que los niños conozcan a su Padre en el cielo.

Cada fin de semana se les permite a los niños visitar a sus padres en la cárcel. Una vez allí, ellos escuchan historias biblicas y cantan canciones de alabanza en las clases de la escuela dominical dirigidas por los misioneros. Los niños también asisten a programas especiales, como la fiesta anual de Navidad, donde reciben juguetes y regalos especiales.

Sin embargo, tal vez la mayor prioridad del ministerio es los ex prisioneros, que de repente se ven empujados a la sociedad con todos sus desafíos y tentaciones. Con antecedentes penales y habilidades limitadas, ellos tienen dificultades para obtener trabajos decentes. La mayoría no son bienvenidos de nuevo por sus propias familias.

POE había comenzado un programa de rehabilitación para ex convictos que incluía la formación profesional, estudios bíblicos y consejería. El programa floreció hasta que el gobierno retiró su permiso para que el ministerio utilizara los edificios públicos que había alquilado.

Aguirre y su equipo de trabajadores buscaron la ayuda del Señor para continuar con el proyecto. Ellos oraron por recursos para construir un Centro de Rehabilitación y Entrenamiento Bíblico que serviría a los ex presos de todo Ecuador. La respuesta llegó cuando alguien les donó un terreno en Machala, en la parte sudoeste del país.

El ministerio planea construir allí una instalación que inicialmente incluirá tres dormitorios con baños para acomodar a 10 ex prisioneros. También incluirá una cocina y comedor, una capilla, una biblioteca, una sala de estudio y un taller. Se necesitan US$ 35,000 para el edificio y el mobiliario.

El ministerio planea construir allí una instalación que inicialmente incluirá tres dormitorios con baños para acomodar a 10 ex prisioneros. También incluirá una cocina y comedor, una capilla, una biblioteca, una sala de estudio y un taller. Se necesitan US$ 35,000 para el edificio y el mobiliario.

Una segunda oportunidad

Escuela dominical para los hijos de los presos.

Frey es uno de los ex presos cuya vida ha sido completamente transformada por la redención de Dios. Después de servir cuatro años en prisión fue puesto en libertad antes de tiempo debido a su comportamiento ejemplar. Frey fue bendecido al encontrar un empleo en una oficina, por lo que ahora es capaz de mantener a su familia.

Incluso Frey se maravilla por las formas inesperadas en que el Señor lo está utilizando para llegar a los corazones de los presos y ex presos. El regresa a la prisión de vez en cuando y enseña algunas de las mismas lecciones de la Biblia que escuchó durante su encarcelamiento.

Otro prisionero llamado Enrique, antes un adolescente sin rumbo y con problemas, ahora tiene un nuevo objetivo después de haber experimentado el amor de Cristo a través del ministerio de POE. Durante años vivió en las calles, inmerso en la cultura de violencia de las pandillas, el abuso de alcohol y las drogas.

Enrique fue detenido y encarcelado por robo. Sin nadie que le aconsejara, volvió a caer en las mismas trampas y acabó otra vez en la cárcel. Esta vez, sin embargo, un misionero de POE le ministró y Enrique finalmente entregó su vida a Cristo.

Después que fue liberado, el joven no pudo encontrar un trabajo estable, pero quería mantenerme limpio. POE lo ayudó a encontrar un pequeño lugar donde vivir y lo discipuló. Él se trasladó a la ciudad de Guayaquil, donde sirve en su iglesia local.

"Nuestros misioneros y los hermanos en prisión están muy agradecidos por la ayuda que les proporcionan", dijo Aguirre en un reciente informe a Christian Aid Mission. "Hay muy pocas personas y ninguna entidad gubernamental que les proporcione la asistencia espiritual y física que nuestro ministerio les ofrece gracias a vuestro apoyo fiel e incondicional. Vuestras oraciones y asistencia permiten que nuestro ministerio sirva a los reclusos que encuentran a Jesús en la cárcel”.

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP