Noticias e Historias de las Misiones

La Crisis se Intensifica para las Víctimas del Ciclón en la India

30 de octubre de 2013

Miles de casas en la costa fueron seriamente dañadas o destruidas por el ciclón Phailin de mediados de octubre. Los esfuerzos de limpieza están en marcha, pero la reconstrucción tomará tiempo y muchas familias no tienen ningún lugar a donde ir.

Varios ministerios apoyados por Christian Aid en el este de la India informan sobre las terribles necesidades mientras tratan de ayudar a las víctimas del ciclón Phailin. La situación se ha vuelto crítica para cientos de miles de personas que permanecen sin hogar e indigentes.

Dos semanas después de que la súper tormenta arrasó casas y destruyó cultivos, la miseria continúa para los residentes de las zonas costeras de los estados más afectados de Odisha y Andhra Pradesh. Las condiciones empeoraron durante el fin de semana cuando otra tormenta produjo tres días de lluvias torrenciales en los distritos que todavía siguen sufriendo por la devastación de Phailin.

El líder de un ministerio en Andhra Pradesh describe la situación de la gente como "lamentable" y pidió una respuesta inmediata al desastre:

"He recibido una llamada tras otra de pastores, misioneros y evangelistas diciendo que las lluvias han sido sin precedentes en comparación con todo lo que hemos vivido en los últimos 30 años. Los puentes han sido cortados y arrastrados. Más de 80 aldeas del distrito de Prakasam han quedado atrapadas y han perdido las comunicaciones con el mundo exterior. Los cultivos de arroz, soja, algodón, maíz y algunos otros se arruinaron. Más de 95,000 hectáreas de productos agrícolas ha sido devastados y los agricultores, que son nuevos creyentes, piden ayuda a gritos”.

“Un buen número de nuestros misioneros en los distritos de Karimnagar, Nalgonda y Warangal han perdido todas sus pertenencias. No tienen comida, ropa, vivienda, atención médica, teléfonos celulares, o transporte. Literalmente todo lo que tenían se ha perdido en las inundaciones y las lluvias torrenciales. La ayuda del gobierno no llega a los hermanos y hermanas cristianos, porque se da prioridad a otros grupos con contactos y el favor de los dirigentes políticos de la comunidad religiosa mayoritaria. Ahora es nuestra responsabilidad satisfacer las necesidades fundamentales de nuestros pueblos que tienen una necesidad desesperada de ayuda".

El ciclón de categoría 4 afectó a unos 20 millones de personas en la India. La pérdida de vidas fue mínima, sin embargo, gracias a que el gobierno ordenó la evacuación de casi un millón de habitantes en anticipación de la tormenta.

Cunado las aguas se retiraron, las familias dejaron los refugios y regresaron, sólo para encontrar sus casas y pueblos destruidos y con poco que rescatar. Los esfuerzos de recuperación y restauración de la electricidad son lentos porque kilómetros de carreteras fueron arrasadas.

Las recientes lluvias torrenciales agravaron la situación cuando las estructuras parcialmente dañadas por el ciclón se inundaron por segunda vez. Las familias cristianas empobrecidas que viven en el distrito de Nalgonda perdieron sus chozas de paja y no tienen a dónde ir.

Con poco que comer durante días, este grupo de mujeres disfrutó una comida proporcionada por un ministerio asistido por Christian Aid Mission.

En Odisha, 12 millones de personas fueron afectadas y 17 de los 30 distritos sufrieron graves daños a raíz de Phailin. Uno de nuestros ministerios compañeros desea prestar ayuda de emergencia a 30 de las aldeas más afectadas cerca de Gopalpur. Necesitan alimentos, medicinas, ropa, mantas, láminas de plástico para construir refugios temporales, querosén y fósforos. Ellos están preparando paquetes de alimentos que incluye 5 kilos de arroz, 1 kilo de lentejas, 1 litro de aceite, curry, y paquetes de sal.

Debido a la falta de saneamiento y el agua contaminada, el líder de un ministerio en Odisha expresó su preocupación por posibles brotes de enfermedades. Entre sus necesidades más apremiantes también figuran tabletas de purificación de agua.

"Necesitamos urgentemente recursos y materiales de emergencia para el gran número de víctimas en espera de ayuda", dijo. “Los equipos de trabajo del gobierno en respuesta al desastre y otras organizaciones necesitan más socios externos para trabajar en conjunto para hacer frente a la gravedad de esta calamidad. Tenemos que unirnos para restaurar las condiciones de vida del pueblo, antes de que la situación se agrave aún más”.

Los creyentes locales que perdieron todo en el ciclón y la última inundación necesitan nuestras oraciones y ayuda financiera para reconstruir sus vidas. El costo de proveer alimentos, agua y otros elementos esenciales para una familia por una semana oscila entre US$ 50 y US$ 100. Christian Aid ya ha enviado US$10,000 para ayudar a los ministerios de la India en sus esfuerzos por aliviar el desastre, pero se necesita mucho más durante esta fase crítica de recuperación.

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP
ingles