Noticias e Historias de las Misiones

¿Retroceder en Temor o Avanzar en Amor?

13 de diciembre 2013

Antes del conflicto en la ciudad de Zamboanga, ya había enfrentamientos en algunas de las zonas dominadas por los musulmanes de Mindanao, donde funcionaba un ministerio asistido por Christian Aid. Estos incidentes fueron motivados por disputas políticas o familiares. Algunos equipos misioneros fueron atrapados en el fuego cruzado, pero Dios los mantuvo a salvo.

Los misioneros del ministerio sirven a siete de los grupos étnicos musulmanes no alcanzados del sur de Filipinas. A ellos se les han sumado 11 nuevos misioneros que están listos para reforzar los equipos existentes y formar nuevos equipos que traerán el amor de Cristo a los otros tres grupos étnicos en la región.

Durante la disputa en Zamboanga, el ministerio sacó a todos sus equipos fuera de sus áreas asignadas. Ellos se reunieron en una ciudad más alejada para la evaluación y planificación estratégica. Como parte de las discusiones, los equipos revisaron sus procedimientos durante una crisis y las iniciativas para alcanzar a los musulmanes no alcanzados con el evangelio.

El director ejecutivo del ministerio terminó su presentación con un reto sorprendente para los misioneros reunidos allí aquel sábado por la mañana:

"Entonces, ¿cómo vamos a responder a todas estas realidades apremiantes de nuestro entorno", preguntó. "¿Vamos a retroceder en temor, o avanzar en amor para alcanzar a estas personas preciosas?”

El despidió a los trabajadores a las 11 am para un tiempo de comunión privada con el Señor. Antes de que el grupo saliera, el director del ministerio anunció: "Si ustedes están temerosos y dudosos y ya no están dispuestos a volver al campo, por favor sean honestos y díganmelo. Ustedes no tienen que volver a esta sala. No se preocupen por lo que otros digan. No se avergüencen si creen que ésta es la mejor decisión para ustedes. Voy a aceptar y respetar vuestra decisión y los enviaré a casa con mi bendición”.

Luego concluyó: "Si se comprometen a volver y servir al Señor entre los no alcanzados a pesar de los peligros, pueden volver a esta sala a las 2 pm. Esto significará que están listos para servir al Señor a cualquier precio".

Lo que siguió fueron tres horas intensas de espera. A las 2 pm, uno a uno, los misioneros volvieron. Algunos tenían lágrimas en los ojos. Ellos compartieron cómo Dios les habló en Su Palabra y cómo pensaron en aquel día cuando Dios confirmó Su llamado en sus vidas. Otros compartieron cómo sus familias estaban presionando para que renunciaran al ministerio y regresaran a casa. Una misionera comentó que su familia había amenazado con desheredarla si no hacía caso a su súplica.

Esa tarde todos los misioneros optaron por regresar. Con las manos unidas, renovaron su compromiso con el Señor con corazones sumisos y agradecidos.

-->
Estos misioneros se animan unos a otros después de volver a comprometerse para servir al Señor entre las tribus musulmanas de Mindanao.

Los próximos días resultaron fructíferos y dignos de celebración, ya que cada equipo regresó al campo e informó lo que Dios había realizado en sus respectivas áreas de ministerio. Almas preciosas fueron ganadas a Cristo a pesar de las situaciones difíciles que los misioneros encontraron. De hecho, el amor de Dios no puede ser obstaculizado por el peligro u otros obstáculos.

“Señor, estoy muy feliz de que en medio de las dificultades, ninguno de mis compañeros de trabajo dejó la llamada a llegar a mi pueblo", oró un misionero a tiempo completo y ex musulmán de una de las tribus locales. "Bendice a cada uno de ellos por continuar amando a mi pueblo".

Debido a razones de seguridad debido a los extremistas musulmanes de la zona, sólo podemos dar pocos detalles de este ministerio. Sin embargo, gracias al compromiso de estos siervos del Señor, docenas de iglesias han sido fundadas y decenas de pueblos tribales han recibido a Cristo como su Salvador.

Peticiones de Oración:

  • Por protección y un ministerio fructífero para estos soldados del evangelio.
  • Por los corazones de los miembros de las tribus musulmanas de Mindanao, que estén abiertos a seguir a Jesucristo.
  • Por que los pueblos no alcanzados o no contactados en las Filipinas tengan la oportunidad de escuchar el mensaje del evangelio y responder.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP