Noticias e Historias de las Misiones

“Creemos que miles vendrán a Cristo”

Una pareja fiel cuida a los niños pobres y alcanza a pueblos no alcanzados

-->
Este nuevo comedor fue provisto por donaciones de los patrocinadores de Christian Aid

Ella los vio en un sueño: Los necesitados. Niños ciegos y cojos la rodearon, y el ángel, o alguien, le dijo: "Ellos son tu responsabilidad". En un segundo sueño vio la mano de Dios guiándola a lo largo de un camino traicionero. Ella sabía que Dios le estaba hablando en sus sueños. Él le estaba encomendando el cuidado de los niños necesitados, y ella confiaba en que Él la guiaría.

Con esta instrucción clara, Ruth y su esposo, Nelson, comenzaron a alojar a los niños pobres. Al principio compartieron su humilde casa de bambú con ellos. El amor inmediato y la nutrición les dieron a estos niños un sentido de seguridad, y las lecciones de la Biblia los llenaron de esperanza para su futuro. Más tarde, con la ayuda de Christian Aid, Ruth y Nelson y sus 50 niños se mudaron a un nuevo edificio y luego añadieron más dormitorios para Hogar de Niños Paz (Peace Children´s Home).

Por muchos años esta pareja ha abierto fielmente un camino para cientos de niños y jóvenes, sacándolos de la pobreza en Gujarat, India, donde prácticamente no hay presencia cristiana. Ellos han dado a estos niños de las tribus un lugar donde reclinar la cabeza, donde comer, crecer y aprender acerca de la salvación y el amor de Jesucristo. Dios continúa aumentando su número. También ha ampliado su alcance.

Ellos han dado su vida al Señor, y no pueden negar su mandamiento de "ir y hacer discípulos." Luego de ayunar y orar se comprometieron a extender el ministerio de compartir el evangelio con personas de unas 30 aldeas aún no alcanzadas por el evangelio que carecen de iglesias activas o células de oración. Ellos han llamado a esta nueva misión Hogar y Misión de Paz (Peace Home and Mission). Han sido necesarios ocho años de discipulado constante para entrenar nuevos líderes. Ellos vieron de primera mano que "la cosecha está lista, pero los obreros son pocos."

-->
La cocina antes de la ayuda de Christian Aid.

Hoy, sin embargo, el ministerio está explotando con muchas salvaciones porque la gente tiene hambre de Dios y lo está buscando con todo su corazón. Con perseverancia y oración constante, cientos de personas están buscando al Señor.

El verano pasado más de 250 jóvenes asistieron al campamento juvenil, y la conferencia de mujeres de tres días en noviembre pasado atrajo a más de 700 mujeres que aprendieron acerca de la vida cristiana.

"El último día todas las mujeres abrazaban a Ruth y lloraban, dándole las gracias por enseñarles palabras tan grandes y significativas", informó Nelson. "En realidad, nuestro Dios es tan bueno. Él nos ayudó a través de esta conferencia a comenzar un club de mujeres. Ahora, con la ayuda del Espíritu Santo, vamos a desarrollar este club".

Otras 800 personas se presentaron para un día de oración y ayuno, y 250 mujeres se reunieron en una de las aldeas. Debido al crecimiento de las iglesias, se necesitaba un entrenamiento de un día para maestros de escuela dominical, y 250 maestros llegaron a Hogar y Misión de Paz para aprender cómo enseñar a los niños acerca de Cristo. Unas 500 personas se acercaron para la nueva dedicación del edificio de la iglesia de la misión.

"El trabajo está avanzando rápidamente y la gente tiene hambre por el Señor", Nelson escribió en una carta a Christian Aid. "Algunas personas están trabajando con nosotros para el Señor. Creemos que miles de personas van a venir a Cristo, y vamos a tener una gran comunión de Cristo en Hogar y Misión de Paz.

-->
Reunión en la iglesia.

"Alabamos y damos gracias a Dios por Su gracia, trayendo mucha gente a Cristo", dijo. "Se ha logrado mucho, pero aún queda mucho por hacer, y no podemos hacerlo solos. Por favor sigan manteniéndonos en vuestras oraciones y a través de sus donaciones en esta apasionante tarea evangélica".

El hogar infantil sigue adelante, y Ruth es la única que cocina. Sin embargo, el ministerio los llama a enseñar, predicar y entrenar entre los pueblos y el centro de adoración de la misión. Si tuvieran medios de transporte, podrían cubrir más terreno. Ellos permanecen centrados en los niños, quienes ya han memorizado 15 capítulos de los Salmos y están aprendiendo a ser guerreros de oración.

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP