Noticias e Historias de las Misiones

A Pesar de la Persecución, El Reino de Dios se Está extendiendo en Pakistán

-->
En esta área trabajan los misioneros autóctonos paquistaníes.

Paquistán es una tierra de sufrimiento para los que invocan el nombre del Señor. En este país donde el cristianismo representa sólo el 1,45 por ciento de la población, los pastores son encarcelados, los creyentes son atacados y las iglesias caseras quemadas. Continuamente se reciben noticias sobre secuestros, torturas y ejecuciones injustas.

"La situación en este país se ha vuelto muy tensa", escribió un líder de un ministerio autóctono a Christian Aid. "El nivel de tolerancia en nuestra sociedad está disminuyendo drásticamente cada día. La quema de casas y edificios de iglesias se ha vuelto común. Por favor oren por la protección divina para aquellos que todos los días distribuyen la Palabra de Dios”.

A través de la oración, Dios está fortaleciendo a los creyentes que resolvieron poner la Palabra de Dios en manos de 100.000 paquistaníes durante un período de 20 años. Mientras los disturbios, las guerras, la delincuencia y las divisiones dominan los titulares, los líderes de la misión están viendo como el Señor se mueve de una manera nueva en Pakistán. Dios está construyendo el cuerpo de Su iglesia.

"A pesar de todas las turbulencias que nos rodean, este año Dios bendijo a nuestro ministerio de muchas maneras", informó un líder. "El sello del ministerio de este año ha sido el logro de nuestra meta de 20 años de poner 100.000 Biblias en las manos de la gente de Pakistán. La Biblia es el epicentro de nuestro ministerio. Creemos que la proclamación verbal del evangelio debe seguida por la Palabra escrita de Dios".

-->
Una Biblia en las manos de un nuevo creyente.

Los cristianos paquistaníes creen en el poder de la Palabra de Dios. Si un musulmán leyera los pasajes de las Escrituras, la Palabra haría un milagro de fe en su corazón. Después de todo, la Palabra de Dios es viva y eficaz. Esto es lo que impulsa a los misioneros paquistanas. Aunque los riesgos son altos, el poder del Dios viviente les obliga a entregar Biblias en las manos de sus compatriotas.

Durante el año 2012 se produjo una escasez de Biblias debido a razones políticas. "Sin embargo, a través de la generosidad de los amigos de Christian Aid, tuvimos la bendición de tener un stock adecuado de las Escrituras para nuestro ministerio", escribió el misionero. "Ustedes son una parte vital de este ministerio. A causa de su apoyo activo, hemos sido capaces de ser eficaces para el reino de Dios en Pakistán.

"Los acontecimientos recientes en el mundo musulmán nos demandan comunicar la verdad en amor", agregó. "Jesús nos dice que debemos compartir la Verdad. La verdad libera a las personas, y sin embargo, ¿cómo hacer esto? Una forma es ofrecerles una copia de las Escrituras, que explican el amor de Dios. Por eso, durante todo el año nuestros equipos evangelísticos dedicados han estado trabajando a pesar de la situación volátil y el inmenso calor. Ellos fueron capaces de vender 406 Biblias, 139 Nuevos Testamentos y 1.010 porciones de las Escrituras en diversas áreas durante un viaje de dos meses".

Los misioneros venden las Biblias y la literatura cristiana para que no sean acusados de hacer proselitismo. La gente compra por su propia y libre voluntad. Los misioneros compran las Biblias y la literatura y las venden por una fracción del costo para no tener problemas legales.

La misión en Pakistán capacita continuamente nuevos líderes para la obra de la evangelización. A través de los años han discipulado a 70 alumnos, mientras que recientemente 100 jóvenes asistieron a un seminario de formación. El ministerio provee alojamiento temporal y discipulado para creyentes rechazados por sus familias a causa de su fe. La misión también tiene una escuela cristiana floreciente para 125 niños hasta quinto grado. Y, debido a la situación desesperada de las víctimas del terremoto y las inundaciones, los líderes del ministerio establecieron una sucursal de socorro y rehabilitación, donde se construyeron más de 100 refugios para las personas cuyas casas fueron arrasadas durante la gran inundación.

Los misioneros autóctonos establecen metas, calculan el costo, y siguen al Señor hasta el final. Este año esperan recaudar US$5.000 para erigir un edificio sencillo para el culto en una zona pobre donde los creyentes por ahora están adorando en una tienda de campaña hecha con bolsas de plástico.

"Al esperar en Señor por otro año de bendiciones", escribió un hermano, "pedimos vuestro continuo apoyo y oraciones".

Email this page Print this page
SC: WEBCAM