Noticias e Historias de las Misiones

Las Celebraciones de Navidad Tienen un Efecto Duradero en Myanmar

9 de enero de 2014

Como parte de las celebraciones de Navidad de la comunidad, un ministerio de Myanmar entregó mantas a niños necesitados y a sus familias.

Llegar a las diversas culturas de Myanmar con las Buenas Nuevas de Jesucristo plantea numerosos retos, aun para los misioneros autóctonos que hablan el idioma y siguen algunas de las tradiciones de sus antepasados. El tiempo de Navidad, sin embargo, ofrece una excelente oportunidad para hablar a los vecinos budistas y animistas acerca del Salvador.

En diciembre, un ministerio apoyado por Christian Aid realizó "Fiestas de Navidad" en seis aldeas y un orfanato. Los programas incluyeron predicación del Evangelio, regalos y una fiesta tradicional birmana. Más de 1,350 niños, así como cientos de adultos, asistieron a los eventos.

En el siguiente informe, el líder del ministerio describe el entusiasmo generado por los programas de Navidad y el impulso que han producido para un alcance evangelístico a largo plazo en estas comunidades:

"La Navidad es una época especial para los cristianos de Myanmar. Es un tiempo en el que tienen más libertad para compartir la historia del Salvador. Casi todo el mundo sabe que la Navidad es una fiesta religiosa, pero pocos entienden el motivo de la celebración. El Centro de Fundación de Iglesias de Myanmar (Myanmar Center for Church Planting - MCCP) pudo organizar fiestas de Navidad en seis comunidades en tres regiones del país.

"Los niños de cada comunidad fueron invitados a participar en las actividades. También enseñamos lecciones bíblicas. Algunos de los niños que vinieron asisten a nuestro programa de evangelización regular de fin de semana. Para otros, era la primera vez que ellos y sus padres escuchaban el evangelio. Los eventos fueron muy concurridos, con una asistencia de 250 o más personas en cada lugar.

"Los programas incluyeron juegos, concursos de memorización de versículos de la Biblia y narración de cuentos, y la predicación del evangelio. Se entregaron regalos a todos los participantes y regalos especiales a personas que se encontraban en situaciones desesperadas. Cuando la temperatura descendió por la noche proveímos mantas a la gente. También se entregaron mochilas a los estudiantes de las comunidades donde operamos centros preescolares.

Los niños que asistieron a los programas de evangelización aprendieron la verdadera "razón de la Navidad" a través de historias y juegos bíblicos.

"En Chin Suh uno de nuestros hermanos cristianos fue a predicar el evangelio. En esta ciudad hay graduados de MCCP que fundaron una iglesia y un preescolar. Ellos organizaron la celebración. Alrededor de 300 personas de cinco aldeas asistieron a esta reunión. Hubo juegos, teatro, canto, etc. Se sirvió una comida tradicional de fideos de arroz a todas las personas que vinieron. Se colocó un altavoz en lo alto de un cocotero para que la gente de la zona que se quedó en casa pudiera oír el evangelio. La mayoría de la gente que vino era budista, y para algunos, era la primera vez que escuchaban el evangelio.

“En Dainsuh, un área de tugurios de Yangon, se celebró una fiesta de Navidad. A la misma llegaron 250 niños y más de 50 adultos. Esta es una comunidad pobre, donde la mayoría de los adultos gana alrededor de US$ 2 al día. La gente vive en cabañas de bambú en terrenos alquilados. En esta comunidad estamos fundando una iglesia y abriendo un preescolar. La celebración de la Navidad nos permitirá hablar con la comunidad de manera más eficaz.

"Aquí se entregaron mantas a 30 familias. También se entregaron mochilas a todos los estudiantes preescolares. Se ofrecieron oraciones al vecindario. También se sirvió una comida tradicional de fideos de arroz. Un participante dijo: ‘Disfruté mucho en esta reunión. Nos dieron comida física así como alimento espiritual. Gracias por organizar este tipo de celebraciones de Navidad. Es importante porque la mayoría de la gente no sabe nada acerca de la Navidad’.

“También organizamos una celebración en nuestro campus de MCCP, donde llegaron 380 niños. Uno de nuestros misioneros dijo: "No pudimos recibir a todos los niños, porque recibíamos a los que llegaban primero. En un momento determinado cerramos la puerta y, es triste decirlo, aún había muchos más niños afuera, esperando entrar.

"El programa en el campus duró todo el día. Los niños fueron divididos en grupos más pequeños y los estudiantes de MCCP les enseñaron la Biblia y versos de memoria. Al final todos los grupos fueron convocados a la capilla y hubo una competencia de grupos. Cada equipo ganador recibió un premio especial. También se entregaron regalos de Navidad a todos los niños que vinieron. Se sirvió arroz con pollo con mantequilla.

“El 15 de diciembre, ocho estudiantes MCCP viajaron unas 250 millas (sólo de ida) para celebrar la Navidad en el pequeño pueblo de Inpih, en la región Asho de Myanmar central. Inpih es una pequeña aldea no accesible con vehículos. Los pobladores tienen que caminar por estrechos senderos a través de colinas y valles.

En algunas de las celebraciones se sirvió una comida birmana tradicional de arroz y los fideos.

"En Inpih todo el pueblo se unió para celebrar durante dos días y dos noches. Cada noche tuvimos un culto. Tanto los cristianos como los no cristianos asistieron a los servicios. Unas 250 personas acudieron a las reuniones. Entregamos mantas a algunas de las familias más pobres.

“Al final de la celebración en la aldea Inpih hubo un servicio bautismal para tres nuevos conversos. Uno de nuestros pastores allí bautizó a estos nuevos creyentes. Es una alegría verlos venir a Cristo y bautizarlos en agua. Nos regocijamos por estas almas.

“Watitgone es otro pueblo en Asho donde se celebró una fiesta de Navidad. Aquí tuvimos unas 300 personas. El pastor local comentó: "Nuestra comunidad estaba emocionada de tener otra vez esta clase de celebración. Tuvimos un programa dinámico, con juegos para niños, canciones, etc., y lo más importante, pudimos celebrar el don del amor de Dios, Jesucristo, en medio de nosotros. También estoy agradecido de que un evento como este ofrece a la iglesia una plataforma para hablar a la comunidad. Nos da la oportunidad de invitar, compartir y disfrutar de la comunión con la comunidad'.

"Aquí hay varias familias cuyas casas están a punto de desmoronarse. No tienen paredes adecuadas (en su mayoría hojas viejas secas de bambú) que no pueden bloquear la mayor parte del aire frío del invierno. Debido a las malas condiciones de las viviendas los niños sufren una gran cantidad de resfriados. Estas familias fueron identificadas y se les entregó mantas para mantenerlos abrigados. Uno de los beneficiarios dijo: ‘Gracias por la donación de mantas. No tenemos suficientes mantas para mantenernos calientes durante la noche. Nuestro invierno aquí es frío y ventoso. Nuestras casas no ofrecen mucho calor, ya que hay un montón de agujeros en las paredes y pisos. Su donación nos mantendrá más calientes. Gracias por su atención y amor’.

Un nuevo creyente recibe el bautismo.

"También los niños del orfanato Nueva Generación recibieron almohadas y mantas.

“Los siguientes artículos fueron distribuidos entre los habitantes del pueblo durante los programas de Navidad: mantas, paquetes de velas, cuadernos para los estudiantes, y mochilas. Se sirvieron unos 1,500 platos de arroz y fideos. Una iglesia en Dainsuh también donó un juego completo de utensilios de cocina para eventos especiales.

“En las seis comunidades y en el orfanato, unas 1,350 personas fueron expuestas al mensaje del evangelio. Damos gracias a Dios por las maravillosas oportunidades que Él nos ha dado”.

Email this page Print this page
SC: MIR