Noticias e Historias de las Misiones

A Pesar de las Amenazas, La fe Cristiana Avanza en una Aldea de Laos

26 de marzo de 2014

Christian Aid Mission trabaja con un ministerio de fundación de iglesias de Laos para ayudar a los creyentes a comenzar de nuevo cuando son expulsados de sus hogares.

En diciembre, Christian Aid Mission informó que en Laos se habían emitido órdenes de desalojo para cinco familias que se habían convertido al cristianismo, y por lo tanto ya no eran bienvenidas en la aldea Natahall. Las autoridades locales defendieron su decisión argumentando que la fe cristiana era contraria a las creencias y costumbres religiosas tradicionales.

Los nuevos creyentes sostuvieron que la constitución garantizaba sus derechos religiosos de abrazar el cristianismo y que por lo tanto se debía respetar ese derecho sin intimidación o amenaza de expulsión.

La organización Human Rights Watch for Lao Religious Freedom (HRWLRF) indicó en un informe: “Después de que los cristianos en Natahall defendieron su derecho religioso de seguir la fe cristiana, el jefe de la aldea tomó nuevas medidas para obligarlos a abandonar su fe. El 8 de diciembre declaró públicamente que los cristianos serán personalmente responsables de cualquier muerte en Natahall porque él y los ancianos del pueblo mantienen que creer en Dios viola las creencias espirituales de larga data de la aldea, y sus costumbres".

El jefe estaba dispuesto a emitir documentos legales que ordenaban la reubicación de las cinco familias cristianas en otras comunidades cristianas en la provincia de Savannakhet.

Para gran sorpresa y consternación del jefe, desde enero tres familias más en el pueblo han abrazado la fe cristiana.

"En un reciente esfuerzo por detener la propagación de la fe cristiana en Natahall y evitar que eche raíces, el jefe de la aldea, junto con la policía del distrito Phin estacionada en el sub distrito Tathai, el 11 de marzo convocó a las ocho familias cristianas para una reunión de cuatro horas", informó la HRWLRF. "Los funcionarios se burlaron de los cristianos de Natahall y les instaron a abandonar su fe cristiana, afirmando que los cristianos creen en una religión americana extranjera. Los funcionarios dijeron a los cristianos: "Luchamos para deshacernos de los americanos antes y ahora ustedes están trayendo su religión a nuestros hogares".

"Los residentes cristianos de la aldea Natahall están luchando duro para mantener sus hogares, así como su derecho constitucionalmente garantizado de creer en la fe cristiana. Ellos han apelado a la oficina de asuntos religiosos del distrito Phin para que intervenga, pero todavía no hay respuesta", dijo el HRWLRF.

La situación en Natahall no es un caso aislado. Sorprendentemente, incluso en medio de una severa persecución, los creyentes de Laos no dejan de compartir las buenas nuevas de la libertad espiritual a través de Jesucristo.

Los que son expulsados de sus aldeas pierden sus casas y pertenencias, y también el acceso a los campos de arroz, que proporcionan su principal fuente de alimento. Otros creyentes son torturados, encarcelados o incluso asesinados por su fe. Sin embargo, ellos prosiguen, sabiendo que las almas de su pueblo están en juego.

Un ministerio asistido por Christian Aid tiene la visión de fundar 200 iglesias en Laos durante los próximos cinco años. A pesar de las dificultades, con la ayuda de Dios se puede lograr. Un pueblo a la vez, una familia a la vez, una persona a la vez, las almas están recurriendo a Jesucristo y en silencio se está produciendo una cosecha espiritual.

Christian Aid planea ayudar al ministerio a capacitar a más fundadores de iglesias. En zonas estratégicamente ubicadas se llevarán a cabo dieciséis sesiones. Cada sesión de entrenamiento cuesta US$ 2,000.

Una vez establecidos, los creyentes que dirijan las pequeñas comunidades domésticas necesitarán Biblias (US$ 5) e himnarios (US$ 7) para sus cultos.

Las prácticas budistas y animistas son una parte integral de la cultura de Laos, en especial en las zonas rurales, donde la presencia de los cristianos es vista como una amenaza para el bienestar de la comunidad.

Siendo predominantemente animista y budista, y dirigido por un gobierno comunista, Laos tiene una gran tradición de larga data. Los líderes budistas del gobierno afirman que el cristianismo es una "religión del hombre blanco" que amenaza su identidad cultural. En la actualidad, aproximadamente el 3,5 por ciento de la población de Laos se considera cristiana.

Aunque la libertad religiosa está protegida por la Constitución Nacional de Laos, en la práctica esas libertades están fuertemente restringidas. Los líderes de las comunidades rurales como Natahall pueden imponer su propio conjunto de reglas para preservar las tradiciones y creencias locales.

Según el sitio web HRWLRF, la organización está "instando al gobierno de Laos a respetar el derecho a la libertad religiosa del pueblo de Laos y su derecho a reunirse para la adoración colectiva tal como se garantiza en la Constitución de Laos y en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ratificado por Laos en 2009, defendiendo el derecho del individuo de adoptar una religión / creencia de su elección, así como su derecho a manifestar la religión/creencia en una adoración colectiva (artículo 18)".

"Cualquier forma de coerción que menoscaba la libertad de tener y manifestar la religión / creencia de elección es condenada en el Pacto", concluyó el HRWLRF.

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP