Noticias e Historias de las Misiones

Las Inundaciones Traen Miseria a Pueblos Rivereños de Bolivia

31 de marzo 2014

Después de meses de lluvia incesante, las casas y las tierras de cultivo permanecen sumergidas en muchas áreas de la región Beni de Bolivia. En enero el gobierno declaró a la región una zona de desastre.

Edir Martínez normalmente espera que el río cerca de su pueblo San Joaquín en el norte de Bolivia se desborde durante la temporada de lluvias. Es una zona baja y las inundaciones son una ocurrencia común.

Pero esta vez la lluvia no paraba. La precipitación comenzó en octubre, pero no se convirtió en una preocupación importante hasta enero y febrero, cuando las lluvias torrenciales y los deslizamientos de tierra arrastraron hogares y vidas.

Cuando el río crecido amenazó con cubrir San Joaquín, Edir se unió a sus vecinos apilando sacos de arena para proteger a su comunidad de 5,000 personas. Esa noche de febrero regresó a su casa donde Sofía, su esposa, y sus dos hijos, lo esperaban ansiosamente.

A las 3 de la madrugada fueron despertados por los gritos de que el río estaba pasando por encima de las bolsas de arena, y los residentes debían huir a la parte más elevada de la ciudad inmediatamente.

Usando una linterna para guiarlos en la oscuridad, Edir acompañó a su anciano padre a través del agua que subía y hasta la plaza del pueblo. Luego corrió a la casa para buscar a su esposa e hijos.

"No te puedes imaginar el caos aquella noche. Todo el mundo buscaba a sus familiares y la gente lloraba y trataba de encontrar un lugar donde ir, ya que la lluvia seguía cayendo", dijo Edir. "En dos horas el agua había invadido la ciudad. Fue sorprendente ver la rapidez con que el agua se llevaba nuestras casas".

Un refugio en la tormenta

Más de 150 ciudades y pueblos han sido afectadas por las inundaciones.

En la región Beni de Bolivia, algunas de las peores inundaciones en años han cubierto comunidades enteras a lo largo de los ríos Mamoré y Beni y sus afluentes. Al menos 60 personas han muerto y más de 60,000 viviendas han sido dañadas o destruidas. Los cultivos están en ruinas y se estima que 100 mil cabezas de ganado se ahogaron.

Christian Aid Mission está ayudando al ministerio Sirviendo a Jesucristo (Serving Jesus Christ - SJC) en Bolivia para ayudar a satisfacer las necesidades urgentes. El ministerio está centrando su labor de socorro en las localidades de San Joaquín y San Ramón, donde 1,100 familias han sido afectadas.

Edir y su familia perdieron todas sus pertenencias en la inundación, casa, animales de granja y el suministro de alimentos, pero están agradecidos a Dios por haber salvado sus vidas. Al igual que otros residentes desplazados, pasaron la noche en la plaza de la ciudad, orando por que llegara la ayuda.

Sin acceso por carretera a San Joaquín, SJC respondió enviando un pequeño avión para llevar suministros de emergencia a las víctimas de las inundaciones. Edir recibió artículos tales como arroz, azúcar, fideos y agua embotellada. Otras distribuciones siguieron, y los trabajadores de salud administraron medicamentos para evitar las enfermedades causadas por los mosquitos y el agua contaminada.

Tres misioneros con SJC se encuentran entre los residentes que perdieron sus hogares en las inundaciones.

Christian Aid está ayudando a un ministerio boliviano a entregar ayuda de emergencia a las aldeas aisladas.

Como parte de su misión, SJC adopta un enfoque integral que incluye atender las necesidades físicas y espirituales de las personas. La respuesta a las inundaciones es una forma práctica de mostrar el amor de Cristo a los que sufren..

En condiciones climáticas más normales, el ministerio tiene dos barcos que se utilizan para el transporte de los misioneros a las comunidades ribereñas. Los misioneros llevan a cabo campañas evangelísticas y capacitación bíblica, llegando a grupos étnicos aislados que han tenido poco contacto con el evangelio.

A través de los años Christian Aid ha ayudado a SJC a través del apoyo misionero y mediante el suministro de fondos para el combustible y el mantenimiento de los barcos. Recientemente los patrocinadores de Christian Aid proveyeron Biblias y materiales de discipulado para iglesias de aldeas, y enviaron fondos para el programa de ayuda escolar del ministerio para los niños de la ciudad de Trinidad.

Como ahora están recibiendo un mayor apoyo financiero, a SJC le gustaría llevar aliento y consuelo a otras comunidades inundadas. En el pueblo de Sachojere, 90 familias perdieron sus viviendas de barro y paja, Sus cultivos de arroz, yuca y plátanos también fueron destruidos.

Mauricio, su esposa y sus cuatro hijos viven con otras familias en un salón de clases en la escuela del pueblo. Con tanta incertidumbre sobre su futuro, él está contemplando dejar Sachojere y empezar de nuevo en otra ciudad donde pueda encontrar trabajo.

"Parece que en nuestra ciudad hubiera habido una guerra", dijo Mauricio. "Casi todo se encuentra bajo el agua y ha sido destruido. No hay caminos, no hay casas y no hay cultivos”.

“Estamos orando para que el Señor nos ayude a reconstruir nuestras viviendas y a recuperar nuestra comunidad", dijo.

Cómo puede ayudar:

  • Por 25 dólares una familia desplazada recibirá un paquete de ayuda de emergencia que incluye alimentos básicos, aceite de cocina, conservas o leche en polvo, agua y una Biblia. También se está distribuyendo ropa y medicamentos.
  • Tal vez lo más devastador ha sido la pérdida del ganado y los cultivos. Una vez que el agua se retire, las familias tendrán que comenzar a reemplazar sus ganados, pollos y otros animales de granja. También los cultivos deberán ser replantados, aunque puede tomar un largo periodo de tiempo para que el suelo se seque.
  • Apoye a los misioneros de SJC en Bolivia que están compartiendo el amor de Dios en aldeas rivereñas remotas.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP