Noticias e Historias de las Misiones

Devolviendo la Vista a los Ciegos de la India

17 de abril de 2014

Lamikant, un niño de seis años no podía ver o leer debido a las cataratas. El recibió cirugía ocular y un par de gafas en un hospital misionero de la India.

“Para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas”. Isaías 42: 7 (RV)

Easwarappa, 72, caminaba a tientas a lo largo del camino, su largo palo sintiendo el camino en medio de la aparente oscuridad, incluso a plena luz del día. ¿Sería este el día en que iba a ser liberado? Así se sentía. Atrapado. Encarcelado. Cuando las cataratas cubrieron sus ojos, fue como si la media noche hubiera llegado para siempre. ¿Se abrirían las puertas y entraría la luz? ¿Vería un amanecer este día?

Najerana, una niña saludable de 9 años que nació ciega, no veía más que destellos tenues entre las profundas sombras de su visión. Por la mañana, ella sabía que el sol se había levantado; detectaba la esperanza de la luz, pero nunca veía una imagen. Solo una profunda oscuridad la cubría, y aunque a veces se sentía encerrada, atrapada, eso era todo lo que conocía. ¿Podría alguna vez ver el rostro de su madre, cuyas manos cálidas se deslizaban por sus mejillas con tanto amor? ¿Podría ver los ojos de su padre?

Chinnaswamy, de 52 años, no tenía trabajo. Se sentía inútil. Abandonado por su familia a una temprana edad, no tenía manera de cuidar de sus propias necesidades. ¿Podría alguna vez escapar de su oscuro calabozo?

Pero para estos tres de que una vez fueron ciegos, así como otros miles más, la luz volvió a través de dos clínicas oftalmológicas en Karnataka.

Easwarappa, totalmente ciego por cataratas de muchos años, estuvo entre los primeros en recibir la cirugía ocular.

“Se convirtió en un hombre nuevo, recibió una segunda vida", dijo el líder de un ministerio. Salió de la oscuridad salió y tomo control de su vida. Compró vacas y vendió la leche, ganando lo suficiente para mantener a su familia. "¡Usted debería ver este hombre de 72 años de edad, que va de un lugar a otro en una bicicleta!"

Nagaratna, rechazada por muchos médicos, llegó a la clínica desde una aldea remota después de saber que todos los que se sometieron a la cirugía en ese hospital misionero habían recibido la vista. Y aunque su caso fue un reto, el cirujano estuvo dispuesto a operar. La pobreza había mantenido a Nagaratna sin el cuidado de sus ojos y sin esperanza de volver a ver.

"Dependiendo totalmente del médico más grande que el mundo haya visto jamás, animé al cirujano con la promesa de pagar todos los gastos", dijo el líder del ministerio. El hospital accedió a dejarles usar una habitación. "La cirugía fue arriesgada y las lentes muy caras. Pero eso no importaba. Nagaratna vio la luz y a sus padres por primera vez en su vida”.

Ella ahora va a la escuela, con esperanza y un futuro.

La historia de Chinnaswamy es corta y simple. Sin parientes, el hombre 52 años de edad no tenía a nadie que cuidara de él. Pero después de la cirugía en ambos ojos, el Señor le abrió la puerta para trabajar en un hotel para mantenerse. Él ahora puede y puede trabajar.

Millones de personas en la oscuridad

Alrededor de 10,000 pacientes son examinados anualmente en unas 50 clínicas oftalmológicas, y unos 2,000 reciben cirugía de cataratas.

De acuerdo a CurableBlindness.org., en la India, con una población total de 102 millones de personas, hay un estimado de 15 millones de ciegos y 52 millones adicionales con discapacidad visual.

Las cataratas son la principal causa de ceguera en la India, mientras que el error de refracción y el glaucoma son la segunda y tercera causas principales de ceguera, respectivamente. Las cataratas constituyen el 62 por ciento de la ceguera en la India.

Una catarata se forma cuando la lente natural del ojo, responsable de enfocar la luz y producir imágenes claras, se vuelve opaca y se endurece, lo que resulta en una pérdida de la función visual.

Durante la cirugía, el cirujano extirpa el cristalino del ojo que ha perdido su transparencia, y lo reemplaza con una lente artificial transparente.

El ministerio médico en la India lucha contra la ceguera, tanto física como espiritual, en las zonas más pobres.

Abriendo los ojos ciegos

En la parte norte del estado de Karnataka un equipo ministerio médico busca a las personas más pobres y les ayuda a encontrar un diagnóstico de sus problemas de salud. Ellos traen a los leprosos rechazados a una comunidad y proveen a sus hijos de un hogar, comida, ropa, atención médica y nutrición espiritual.

Aunque el hospital da la bienvenida a los casos más pobres, el equipo también llega a la comunidad a través de las clínicas oftalmológicas. Alrededor de 10,000 pacientes son examinados anualmente en unas 50 clínicas oftalmológicas, y unos 2,000 reciben cirugía de cataratas. El capellán siempre presenta el evangelio, y un equipo de fundación de iglesias comienza congregaciones entre los nuevos creyentes en sus propias comunidades.

El capellán del hospital presenta el mensaje del evangelio a los pacientes. Un equipo de fundación de iglesias ha iniciado congregaciones entre los nuevos creyentes en sus propias comunidades.

A menudo son los niños con dificultades en la escuela, los que por fin se dan cuenta de que podrían leer si pudieran ver.

Lamikant, de 6 años, sufría de cataratas y no podía ver para leer. Cuando sus padres lo llevaron a la clínica oftalmológica él recibió cirugía ocular y un par de gafas. Ahora quiere ser ingeniero.

Shiv, un joven de 15 años de edad, nunca hizo su tarea de la escuela. No podía ver las palabras. Su visión disminuía con cada día que pasaba. Él pensó que iba a quedar ciego. Pero un día descubrió una clínica oftalmológica y después de un chequeo gratuito, recibió una cirugía en ambos ojos. Ahora puede ver.

En esta zona, con una población de aproximadamente 300,000 personas en 600 aldeas, esta misión médica realiza entre 20 y 40 cirugías al día, tres días a la semana. Los pacientes se quedan durante la noche, reciben una comida, escuchar el evangelio, y llevan a casa una Biblia que revela la luz verdadera ahora que han recuperado su vista.

"La gente se siente muy feliz después de que su visión es restaurada, y desean saber más acerca del Señor y Salvador Jesucristo", dijo el director. "Ellos están agradecidos".

El cincuenta por ciento de los pacientes, que provienen de trasfondos hindúes, musulmanes y otras religiones, entregan sus vidas a Cristo.

Christian Aid Mission ayudó a recaudar apoyo para el aparato Boyle, una máquina de anestesia que abrió la puerta para que cirujanos profesionales formaran parte del equipo. "Estamos muy agradecidos", dijo el director.

Guiando a los ciegos por nuevos caminos

Algunos aldeanos, desesperados por atención médica, caminan 50 millas (80 km) para llegar a una clínica oftalmológica gratuita en el estado indio meridional de Karnataka. Los pacientes permanecen de pie durante horas esperando en la cola fuera de la clínica de la misión médica autóctona. Mientras esperan, el director comparte el evangelio con ellos y les da literatura. Después de la cirugía de los ojos pueden leer las palabras del Señor Jesús.

Aunque criados en fuertes culturas musulmanas e hindúes, muchos escuchan atentamente el mensaje de la salvación; los ojos de sus corazones están abiertos a Cristo.

Christian Aid Mission ayudó a proporcionar fondos para que el hospital de la misión comprara un nuevo aparato Boyles para la administración de la anestesia.

En un año este hospital realizó 317 cirugías de los ojos, incluyendo 187 mujeres y dos niñas. La mayor fue una mujer de 100 años de edad. Todo el mundo se fue viendo.

"Les damos atención individual, por lo que muchos pacientes incluso vienen de otros distritos", dijo el director. "Muchas personas no habrían recibido la visión si no hubieran venido a nosotros, porque son demasiado pobres para ir a hospitales privados para un tratamiento de calidad".

El Señor abre los ojos de los ciegos.

Easwarappa, Nagaratna y Chinnaswamy no sólo recibieron la vista, sino aún más, creyeron en la Luz del Mundo.

"Llevamos a cabo este ministerio de amor", dijo un líder. "Estamos dando la vista y un futuro brillante a esta gente".

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP