Noticias e Historias de las Misiones

Superando los Prejuicios y la Persecución en Asia Central

17 de abril de 2014

En Asia Central, las creencias religiosas de una persona están estrechamente alineadas con la identidad cultural. El Islam ha dominado la región durante siglos, pero las formas más radicales del Islam están ganando terreno.

Las redadas y arrestos por la policía secreta. Las multas por los regalos de Navidad para los niños. Las amenazas contra las familias de los pastores.

Desafortunadamente así es la vida normal de las iglesias en partes del Asia Central, donde los cristianos enfrentan la persecución tanto de las autoridades gubernamentales como de los grupos musulmanes radicales.

Durante los 70 años de dominio soviético, el ateísmo fue la ley de la tierra y el cristianismo y el Islam fueron duramente reprimidos. Sin embargo, luego de la caída del comunismo en 1991, el Islam revivió. Su influencia se extendió durante el mismo tiempo cuando muchos cristianos de diversas nacionalidades europeas emigraron fuera de Asia Central.

Sumado a la acérrima resistencia cultural a la "religión extranjera" de los occidentales y una nueva ola de extremismo musulmán que está infiltrando la sociedad, no es de extrañar que la hostilidad contra la minoría cristiana se esté intensificando.

"En noviembre habíamos planeado celebrar un culto especial por el 15o aniversario de nuestra iglesia. Sin embargo no pudimos hacerlo, ya que nos arrojaron algunos productos químicos en el edificio que alquilamos", informó un pastor. "Los productos químicos despedían un olor tan fuerte que era imposible permanecer adentro".

Otra iglesia pagó una multa de más de US$ 1,000 por entregar regalos de Navidad a los niños. Se les acusó de utilizar las necesidades de la gente para su beneficio. Una apelación de su caso ante los tribunales no tuvo éxito.

Las leyes relativas a la actividad religiosa varían de país a país. El proselitismo está prohibido en gran parte, y las iglesias deben registrarse con el gobierno. Sin embargo, el cumplimiento de los criterios para el registro legal es complicado ya veces casi imposible, y la supervisión gubernamental de las actividades religiosas por medio de espías o la policía secreta es común.

Algunas iglesias prefieren operar en forma "subterránea", en casas particulares. Si son detectados, los creyentes enfrentan fuertes multas o prisión. En un pueblo una mujer recibió una multa equivalente a cuatro años de su salario por celebrar la comunión en su casa con un grupo de cristianos.

En Tayikistán y Turkmenistán hay muy pocos creyentes, y muchas zonas rurales no han sido penetradas con el evangelio.

Christian Aid Mission asiste a más de una docena de ministerios que trabajan en el Asia Central.

"Vemos una gran necesidad de más ministros para llegar a los pueblos no alcanzados y los pueblos de la región donde vivimos, y donde estamos predicando el evangelio", dijo el líder del ministerio de un país del Asia Central.

Para satisfacer esa necesidad, el ministerio está iniciando un programa de capacitación de tres semanas que prepara a misioneros y líderes de la iglesia para el servicio cristiano. Es difícil encontrar educación teológica en esta parte del mundo, ya que menudo requiere que un estudiante viaje lejos de casa. Muchos de los que asisten a una escuela bíblica en una gran ciudad no regresan a su comunidad.

Cristianos reunidos para el culto en una iglesia registrada por el estado.

Las clases se impartirán en iglesias caseras en varias ubicaciones para que los estudiantes no tengan que viajar lejos. Se espera que cerca de 30 personas asistan a la sesión de julio.

A pesar de los desafíos, en las últimas tres décadas los misioneros de un ministerio en otro país del Asia Central han iniciado más de 270 iglesias. Los creyentes locales que ya están involucrados en el ministerio asisten a clases de capacitación en escuela bíblicas que se llevan a cabo en lugares determinados, para que los estudiantes de todo el país puedan asistir. Las sesiones tienen una duración variable de entre seis semanas y tres meses.

En todo caso, la oposición al cristianismo, especialmente a los evangélicos, sólo ha estimulado una mayor unidad y compromiso entre los creyentes de la región. La superación de los conceptos erróneos culturales es una batalla cuesta arriba, pero los líderes del ministerio se sienten alentados por una nueva generación de creyentes que sienten la urgencia de llevar el evangelio a su propio pueblo mientras puedan.

Por favor, oren:

  • Para que más creyentes del Asia Central reciban una formación misionera e inicien iglesias en las comunidades no alcanzadas por el evangelio.
  • Para que los gobiernos del Asia Central faciliten la registración de las iglesias.
  • Para que aquellos en esclavitud espiritual para experimentar la verdadera libertad en Cristo.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP