Noticias e Historias de las Misiones

¿Podrá el Nuevo Gobierno de la India Afectar a los Ministerios Cristianos?

29 de mayo de 2014

Más del 75 por ciento de los 1,200,000,000 de ciudadanos de la India es hindú. La elección de Narendra Modi, el primer nacionalista hindú de línea dura elegido como primer ministro, ha creado preocupación por el posible impacto en las religiones minoritarias.

Mientras el nuevo primer ministro de la India se prepara para tomar posesión de su cargo el lunes, los ministerios cristianos autóctonos esperan poder continuar su esfuerzo evangelístico sin interferencia del gobierno.

El 16 de mayo Narendra Modi, del partido Bharatiya Janata (BJP), ganó las elecciones. Su aplastante victoria sobre su rival Rahul Gandhi, del Partido del Congreso, puso fin a más de seis décadas de dominio de la familia Nehru - Gandhi. El partido BJP también ganó la mayoría de los puestos en el Parlamento.

Debido a que Modi será el primer nacionalista hindú de línea dura que dirija el país, tanto los medios de comunicación seculares como los religiosos han planteado preguntas acerca de cómo el nuevo gobierno podría cambiar el tratamiento de otras religiones, es decir, el cristianismo en la India.

Sarla Mahara, directora de la Division del Sur de Asia de Christian Aid Mission, dijo: “El BJP nunca ha ocultado su preferencia por un gobierno nacionalista hindú. Ellos están claramente orientados religiosamente. Obviamente esto es un motivo de preocupación para los cristianos de la India”.

Durante una visita en marzo a la India, Mahara dijo que varios líderes de ministerios expresaron su preocupación por el posible impacto que el BJP podría tener en su obra de evangelización, sobre todo en las zonas rurales del país.

India es una democracia multipartidaria, y la Constitución Nacional establece la libertad religiosa de sus 1,200,000,000 ciudadanos, el 75 por ciento de los cuales es hindú. Sin embargo, en muchas zonas, donde las autoridades locales imponen su propio conjunto de criterios para la actividad religiosa aprobada, la persecución es una realidad constante. En estados como Rajasthan o Gujarat, donde la evangelización ya es difícil, los funcionarios pueden ejercer aún más presión sobre los ministerios.

Aunque la India garantiza la libertad religiosa de acuerdo a su constitución, en las zonas rurales, donde las autoridades locales imponen sus propias restricciones a las religiones minoritarias, la persecución sigue siendo frecuente.

Mahara comentó: "No creo que la Constitución de la India vaya a ser modificada en cualquier momento, y no creo que los cambios serán dictados por el gobierno central, pero sí creo que podríamos ver cambios a nivel estatal. Ahí es donde los puños se van a apretar. Creo que las autoridades locales verán un aliado en Modi, y tomarán ventaja de la situación y harán la vida de los cristianos aún más difícil".

Según Mahara, en algunos estados de la India ya existe legislación anti conversión. Sin embargo, estas leyes sólo hacen la conversión ilegal cuando se lleva a cabo a través de la coacción o el fraude. Cuando los individuos planean cambiar su religión, están obligados a informar a las autoridades locales que tienen la intención de hacerlo, y que la decisión es por su propia voluntad.

Por otra parte, la correcta aplicación de las leyes no está establecida en un molde. Tratando de reprimir la obra evangelística, los hindús ofendidos en algunos casos presentan falsas acusaciones de conversiones forzadas contra los cristianos.

Mahara dijo que los líderes del ministerio con quienes habló a se comprometen a compartir las Buenas Nuevas de Jesucristo con su gente, no importa lo que pase políticamente.

“Todos me dijeron: 'Sabemos que Dios está en control. No importa qué partido esté en el poder, nuestro ministerio no se verá frenado o detenido. Independientemente de si hay persecución o no, este es nuestro mandato del Señor. Vamos a seguir adelante con lo que Él nos ha llamado a hacer'".

Abriendo puertas para el evangelio

Christian Aid ayuda a más de 200 ministerios en toda la India que están involucrados en la fundación de iglesias, el discipulado, el desarrollo comunitario y la ayuda durante desastres. Muchos de estos grupos trabajan principalmente entre las castas inferiores y los grupos étnicos no alcanzados en las áreas remotas, donde la persecución es más intensa.

Los proyectos de formación vocacional, que abarcan programas agrícolas, centros de costura y un taller de reparación de bicicletas, ofrecen oportunidades para la evangelización y satisfacen necesidades prácticas. Además de impulsar las economías locales, los proyectos ayudan a los propios ministerios a generar ingresos para apoyar su obra.

Un ministerio que alcanza a un grupo étnico en el norte de la India ha pedido a Christian Aid ayuda para ampliar su granja de vacas lecheras en una aldea rural. Los Ingresos procedentes de la explotación lechera proporcionarían puestos de trabajo, una fuente de leche para los niños y la capacidad de generar gas para cocinar y fertilizantes para vender en el mercado. El proyecto también permitiría al ministerio pagar la mayor parte de los gastos de un hogar de niños y una escuela cristiana.

Christian Aid Mission ayuda a los ministerios autóctonos a desarrollar proyectos de formación profesional en beneficio de la comunidad local, y también provee para el sostenimiento de sus misioneros.

En 1992, unos creyentes jóvenes de este grupo étnico comenzaron una pequeña reunión casera. Agobiados por el deseo de compartir el mensaje del amor de Cristo con su propia gente, comenzaron este ministerio ahora floreciente que impacta a aldeas remotas a través de programas evangelísticos, alfabetización e iniciativas humanitarias.

Los esfuerzos de grupos autóctonos como éste han demostrado ser muy eficaces para llevar el evangelio a lugares donde no se permite la entrada a misioneros occidentales. Su historia colonial sigue siendo un punto delicado en la mente de muchos indios, que asocian el cristianismo con la influencia extranjera. Con un nacionalista hindú en el timón, hay preocupaciones legítimas de que los cristianos y otras minorías religiosas podrían enfrentar una mayor oposición.

Mahara dijo: "No se sabe en este momento si estas cosas van a suceder. Dios mediante, los ministerios que apoyamos tendrán una ventana abierta por un largo período de tiempo. Si los cambios ocurren, no van a suceder de golpe, y darán a los misioneros tiempo para estar preparados".

Por ahora Mahara pide que los cristianos de todo el mundo oren por el liderazgo de la India y por los ministerios misioneros autóctonos que están cosechando una cosecha espiritual abundante en su país.

Ella dijo: "Oremos para que tengan el valor de seguir la visión que Dios les ha dado. La persecución es parte del paquete para los que sirven en el ministerio. Es cierto que el cambio político es difícil, pero oro para que los creyentes enfrenten estos desafíos con fe profunda y sabiduría espiritual, y que sigan amando a su propia gente, para que puedan ganar corazones incluso en medio de la persecución".

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP