Noticias e Historias de las Misiones

Un Orfanato de Ucrania Recibe a Niños Refugiados

6 de junio de 2014

Los niños huérfanos que fueron desplazados a causa del conflicto entre Ucrania y Rusia están encontrando un nuevo hogar en La Casa del Padre.

Ellos son demasiado jóvenes para entender las complejidades de la política y los conflictos armados. No votaron sí o no para la separación de Crimea en marzo, ni tampoco lo hicieron dos semanas atrás para elegir al nuevo presidente de Ucrania. El conflicto ucraniano-ruso no es un juego, pero, como resultado de la crisis, los niños son los que están siendo arrastrados en diferentes direcciones.

La Casa del Padre, una red de hogares de niños dirigidos por un ministerio autóctono de Ucrania, está recibiendo a niños en peligro provenientes de las zonas de combate. En una ciudad del sudeste, un orfanato del ministerio debió ser evacuado y muchos de los niños fueron reubicados en el centro principal de Kiev.

En un informe a Christian Aid Mission, el líder del ministerio expresó su gran preocupación por la seguridad y el bienestar de los huérfanos refugiados en Ucrania. Algunos de los niños refugiados son de Crimea. Otros son de la región de Donetsk, donde continúan los enfrentamientos entre ucranianos y separatistas pro-rusos.

El líder escribió: "Como ustedes saben, en Ucrania hay una situación muy tensa y crítica, especialmente en el este y el sur. Muchas familias tuvieron que huir de las zonas peligrosas e ir a lugares donde no existe una amenaza para sus vidas".

"Hoy estamos recibiendo a 40 refugiados huérfanos del sudeste de Ucrania en nuestro centro. Tenemos que proporcionarles todos los elementos básicos. No teníamos suficientes recursos para recibir una cantidad tan grande de niños, pero gracias a Dios, gente amable nos prestó 19 camas cuchetas con colchones y almohadas. Todavía necesitamos ayuda para proveerles alimentos y otros servicios básicos".

Entre los huérfanos evacuados había cuatro niños con SIDA que habían estado viviendo en uno de los hogares familiares del Ministerio. Como los niños tenían SIDA, el padre tomó a otros diez niños con el mismo diagnóstico y comenzó un nuevo hogar en un lugar más seguro.

La necesidad más apremiante del ministerio es la comida. El costo de alimentar a un niño por día es de US$ 5. Si bien esa cantidad puede parecer manejable, multiplique el precio por 40 niños y niñas, y los costos suben a US$ 200 por día y a US$ 6,000 mensuales.

Se necesitan otros US$ 3,850 para comprar un refrigerador grande (US$ 1,500), una lavadora comercial (US$ 1,350) y una secadora ($ 1,000).

En la Casa del Padre ubicada en Kiev ya había 86 niños. Sin embargo, cuando les informaron que iban a llegar niños refugiados del este de Ucrania, ellos se entusiasmaron.

El líder del ministerio dijo: “No sólo hicieron lugar para los huéspedes, sino que no les molestó substituir sus cómodas camas individuales por camas cuchetas de metal. Los niños, junto con el personal, arreglaron las habitaciones, añadieron camas extras e hicieron las camas".

Cada cama fue decorada con un juguete, dulces y un saludo escrito por un niño que vive en la Casa del Padre. Los niños también decoraron la entrada de la instalación con globos y cintas de colores para dar la bienvenida a sus nuevos amigos.

Los líderes de la Casa del Padre están haciendo todo lo que pueden para proveer para los niños refugiados, pero la necesidad va mucho más allá de sus recursos. Ellos necesitan ayuda inmediata. Por favor oren por la provisión de Dios, y que los creyentes, tanto en Ucrania y Rusia, experimenten la verdadera paz por medio de Jesucristo.

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP