Noticias e Historias de las Misiones

Liberados de la Drogadicción en China

26 de junio de 2014

En el 1800 la gente fumaba opio para entrar en un estado eufórico. La apertura de las fronteras de China al comercio y los turistas en la década del 1980 marcaron el comienzo de una gran afluencia de heroína. Ahora la metanfetamina y el éxtasis se están convirtiendo en los fármacos de elección.

China tiene una larga historia de uso y abuso de drogas, y el problema está creciendo porque hombres jóvenes y mujeres usan drogas en las fiestas y discotecas. Las drogas sintéticas, como la metanfetamina, son especialmente populares porque son fáciles de producir y más baratas (alrededor de US$ 50 por día).

Aunque el problema de las drogas de China palidece en comparación con los Estados Unidos, sigue siendo significativo. Se estima que China hay entre 7 y12 millones de consumidores de drogas. De acuerdo con un informe del Ministerio de Seguridad Pública de China, más del 80 por ciento son hombres, y más del 70 por ciento de ellos son menores de 35 años

Las provincias del sur, como Yunnan, se encuentran entre las zonas más afectadas, donde la heroína y otras drogas ilícitas entran a través de la frontera con Myanmar. Conocido como el "Triángulo de Oro", los países de Myanmar, Laos y Tailandia son los mayores proveedores de heroína en el mundo.

En todo el país hay cientos de centros de tratamiento voluntarios y obligatorios, pero eso no es suficiente para atender las necesidades de millones de consumidores de drogas.

Christian Aid Mission ayuda a un ministerio que opera el Jardín del Nuevo Nacimiento, un centro de rehabilitación de drogas cristiano ubicado en la provincia de Yunnan. El centro está teniendo un gran impacto, cambiando las vidas de los jóvenes que acuden allí para reclamar la liberación de las cadenas de la adicción.

Iniciado en el 2007, el programa ofrece un enfoque diferente de las instalaciones propiedad del gobierno, donde los delincuentes de la droga son vistos como infractores de la ley y enemigos de la sociedad. Los estudiantes en el Jardín del Nuevo Nacimiento se inscriben de forma voluntaria, pero se comprometen a permanecer durante los 18 meses de tratamiento.

Los estudiantes también deben firmar un acuerdo en el que prometen participar en todas las actividades cristianas del centro, incluyendo el estudio bíblico, la oración y los cultos.

Xu, un usuario de drogas desde hace ocho años, se mostró escéptico cuando un pastor lo llevó al Jardín del Nuevo Nacimiento. Nada lo había ayudado a romper su terrible adicción, ni la cárcel ni un centro de tratamiento obligatorio del gobierno.

Xu dijo: "Estos lugares no me cambiaron. En su lugar, me hicieron sentir peor, y salí más adicto que nunca. Yo estaba en la oscuridad y no podía ayudarme a mí mismo".

Durante sus 18 meses en el Jardín del Nuevo Nacimiento, Xu estudió las Escrituras en profundidad y pasó mucho tiempo en oración. Se enteró de que había alguien que podía ayudarlo a superar su adicción, Jesucristo. Sólo a través de Su poder Xu y los otros estudiantes podrían experimentar la verdadera libertad.

El dijo: "A través de las enseñanzas y el estudio de la Biblia, mi vida se fue transformando día a día. Ya no causo dolor y tristeza a mi familia. Debido a que Cristo cambió mi vida, la relación con mi familia ha sido restaurada. En la actualidad en la casa hay risas y mi vida está llena de esperanza".

Debido al cambio radical en su hijo de que fueron sido testigos, los padres de Xu también han recibido a Cristo como su Salvador.

El centro también ofrece formación vocacional para que los estudiantes puedan aprender oficios que les ayuden a encontrar empleo cuando se gradúan. En la granja, los estudiantes siembran vegetales y crían una variedad de animales de granja. Ellos aprenden las técnicas de acupuntura y los puntos de presión del masaje.

Aunque la oración y el estudio de la Biblia son los principales "ejercicios espirituales" del centro, también se anima a los estudiantes a dedicar unas horas al día a la actividad física. En el lugar hay una cancha de baloncesto y mucho espacio abierto para caminar o correr.

Aquellos interesados en la música pueden aprender a tocar instrumentos y unirse al equipo de adoración dinámica del ministerio.

Reconocido a nivel nacional, el Jardín del Nuevo Nacimiento mantiene una gran relación tanto con el gobierno chino como con la comunidad debido a su trayectoria de gran éxito. Esa relación ha hecho posible que el ministerio tenga un ministerio evangelístico entre los estudiantes universitarios y mantenga programas religiosos que son sancionados por las autoridades locales.

Cada diciembre. durante el Día Mundial de Concienciación sobre el SIDA, celebra uno de sus mayores eventos públicos. Entre los consumidores de drogas intravenosas hay una alta incidencia de SIDA, y el ministerio utiliza el evento anual para fomentar la prevención del SIDA y la educación desde una perspectiva centrada en Cristo. Algunas de las actividades ofrecidas son un concierto de música, donación de sangre, y una manifestación de la comunidad.

Para ex toxicómanos como Xu, el camino de la recuperación ha sido largo, pero finalmente una jornada victoriosa. Su verso favorito de la Biblia es 2 Corintios 5:17, y da gracias al Jardín del Nuevo Nacimiento por guiarlo al Salvador.

El dijo: "Las cosas viejas han pasado; todas son hechas nuevas para mí. Oro para que a partir de ahora pueda ayudar a los que se pierden en el veneno de la adicción. Estoy dispuesto a seguir al Señor Jesús todos los días de mi vida. Que el Señor reciba toda la gloria, el honor y la alabanza!".

Necesidades del Ministerio:

  • En la actualidad hay 21 hombres inscritos en el programa. El ministerio ha tenido que rechazar a otros estudiantes potenciales debido a la falta de financiación.
  • El centro cuenta con 14 trabajadores a tiempo completo, pero le gustaría contratar a maestros y personal adicional.
  • Los costos de operación aproximados son US$ 10,000 por año.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP