Noticias e Historias de las Misiones

Las Últimas Víctimas de la Guerra: Los Cristianos Ucranianos

24 de julio de 2014

Los proyectiles están destruyendo casas e iglesias en la región de Donetsk, donde las fuerzas de seguridad de Ucrania y los rebeldes pro-rusos han estado luchando por el control desde marzo.

La violencia sin sentido en el este de Ucrania se complicó la semana pasada cuando un avión comercial de Malasia fue derribado cerca de la frontera con Rusia. Ahora están surgiendo nuevos informes de bajas adicionales de la guerra, esta vez los cristianos que se encuentran atrapados en el fuego cruzado.

Christian Aid Mission ha recibido noticias de un ministerio dentro de Ucrania que en la volátil región de Donetsk los líderes de la iglesia están siendo atacados por terroristas.

Un pastor, sus dos hijos adultos y un anciano habían desaparecido desde el 8 de junio cuando fueron secuestrados al salir de una iglesia evangélica en la ciudad de Slovyansk. Unas seis semanas más tarde, el ministerio finalmente se enteró de lo que le sucedió a los cuatro hombres. El siguiente informe vino de un líder del ministerio ucraniano que es un viejo amigo de Christian Aid:

Estos cuatro hermanos en Cristo fueron secuestrados hace un mes por terroristas. Todo el tiempo sus familias oraron por ellos, sin tener ninguna información sobre su paradero.

Hace sólo una semana, unos testigos revelaron que en la noche del 8 de junio los terroristas abusaron de ellos y los torturaron, y por la mañana los dejaron ir. El diácono anciano conducía el coche. Una vez que salieron de la ciudad, los terroristas volvieron a aparecer, persiguiéndolos en un vehículo. Ellos comenzaron a disparar contra el automóvil del diácono.

El pastor y sus hijos salieron del coche para tratar de escapar, y fueron asesinados a tiros. El conductor también fue asesinado y su cuerpo quemado cuando incendiaron el automóvil.

En el segundo día los combatientes tomaron los cuerpos y los enterraron con otras víctimas en una tumba general. Las familias de los cuatro hombres acaban de recibir esta información. Todo este tiempo han estado esperando que sus esposos, padres e hijos vuelvan a casa.

El mayor de los hijos del pastor deja atrás a su esposa y dos hijos pequeños. El otro hijo tenía tres hijos. El diácono mayor tenía ocho hijos y su mujer está a punto de dar a luz a su noveno hijo en agosto.

Un ministerio apoyado por Christian Aid entrega de paquetes de alimentos y ropa a las familias afectadas por la guerra.

Esto de ninguna manera es un incidente aislado. Durante los últimos meses, los líderes de iglesias de varias denominaciones cristianas han sido amenazados, secuestrados, golpeados, detenidos, y en algunos casos, asesinados, presuntamente por simpatizantes y militantes pro-rusos. Algunos pastores han huido a la parte occidental de Ucrania.

Un portavoz de Christian Aid dijo que los rebeldes están atacando a los creyentes porque éstos apoyan el gobierno de Ucrania y sus fuerzas de seguridad. Se supone que el abuso de los pastores puede ser en represalia porque los miembros de la congregación dan comida y ropa a los soldados ucranianos.

International Christian Concern (ICC) señaló dos incidentes en su sitio web. En mayo el Arzobispo Pavel Zhuchenko de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Moscú fue muerto a tiros cerca de un puesto en la región de Donetsk. Rebeldes pro-rusos fueron acusados de su muerte.

Días más tarde, el obispo nacional de la Iglesia Ucraniana de Dios fue secuestrado en Slovyansk. Según ICC, los militantes se apoderaron de su templo y lo utilizaron como base para sus operaciones. El obispo fue colocado en una celda durante varias horas. Al día siguiente fue liberado ileso.

Los civiles que viven en la zona de conflicto también han sufrido mucho, y miles de personas han perdido sus hogares y posesiones. En algunas áreas alrededor de Donetsk la electricidad y el agua han sido cortadas.

El líder de un ministerio apoyado por Christian Aid dijo: "Los cristianos de las regiones occidental y central de nuestro país están tratando de ayudar a las familias que están pasando por un tremendo dolor y pérdidas. Los terroristas destruyen todo: casas, escuelas y atacan a ciudadanos pacíficos e inocentes".

"Agradecemos a Dios que hay gente que ayuda durante esta terrible aflicción. Varios equipos de trabajo están proveyendo materiales de construcción para arreglar las casas dañadas. Oren por la protección de Dios sobre ellos de día y de noche. Entendemos que esto es un gran riesgo, pero no podemos ser indiferentes cuando miles de nuestros hermanos y hermanas no tienen dónde reclinar la cabeza".

A principios de julio el ejército ucraniano reclamó a Slovyansk de los separatistas. La ciudad, ubicada a 90 kilómetros de la frontera con Rusia, sufrió graves daños por los combates. Se espera que la energía sea restaurada pronto, pero el proceso de recuperación tardará meses, si no años. Los ucranianos y los rusos étnicos permanecen profundamente divididos sobre la cuestión del separatismo.

Otro ministerio asistido por Christian Aid se ha asociado con las iglesias evangélicas en el oeste de Ucrania para ayudar a las familias cristianas que viven en el este. La semana pasada entregaron 27 toneladas de alimentos y tres toneladas de ropa.

El director de ese ministerio dijo: "A primera vista puede parecer una gran cantidad de suministros, pero para los miles de personas que padecen hambre y lastimar, es como una gota en el océano. La guerra continúa, y el número de personas necesitadas es cada vez mayor".

Estos ministerios ucranianos están buscando ayuda financiera para proporcionar comida y ropa para familias adicionales, así como fondos para reemplazar ventanas, puertas y techos de las casas dañadas por los bombardeos. Uno de los ministerios también necesita cubiertas para su camión, que se utiliza para entregar suministros de socorro a las comunidades afectadas.

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP