Noticias e Historias de las Misiones

La Destrucción de Cruces Crea una Controversia en China

31 de julio de 2014

En una provincia del este de China las autoridades han removido por la fuerza las cruces de cientos de iglesias registradas, y cada mes remueven más. ¿Por qué la repentina ofensiva?

Durante los últimos seis meses, una congregación agraviada tras otra ha visto con impotencia como las grúas arrancaban las cruces de sus iglesias en la provincia de Zhejiang.

Las autoridades chinas defienden sus acciones, afirmando que están tomando medidas enérgicas contra "construcciones ilegales" de edificios, tanto comerciales como religiosos. Sin embargo, los cristianos tienen una visión diferente y temen que el gobierno está tratando solapadamente de frenar el rápido crecimiento de las iglesias en la región.

El director adjunto de la División de China de Christian Aid estaba en el país visitando a los líderes del ministerio cuando escuchó la noticia de la campaña anti-cruz. Eso fue en la primavera, cuando se retiraron y demolieron 64 cruces. En junio, el número de cruces destruidas se había duplicado. Según International Christian Concern (ICC), hasta ahora más de 360 iglesias han sido blanco de los ataques. Las autoridades chinas están amenazando con demoler la totalidad de los templos si los feligreses se niegan a eliminar las demostraciones públicas de su religión.

El dijo: "Cuando estuve en China los líderes de la iglesia con los que hablé estaban muy nerviosos por lo que estaba sucediendo. Les preocupaba que el gobierno no estaba cumpliendo su propia constitución en materia de libertad religiosa. Aconsejan que los creyentes chinos fueran cautos y no tomaran parte en protestas que podrían empeorar la situación. Ellos estaban orando que la represión no se extiendiera a otras partes de China".

La semana pasada una congregación fue noticia internacional cuando decidió resistirse. El 21 de julio, una multitud de unos 1,000 cristianos formó una muralla humana alrededor la Iglesia Salvación Shuitou, en las afueras de la ciudad de Wenzhou. Era la noche número 32 en que la que la congregación celebraba una vigilia para custodiar la cruz de su iglesia.

Según informó ICC en su página web, alrededor de las 3 am, hora local, 400 agentes de la policía trataron de quitar la cruz por la fuerza y golpearon a algunos de los cristianos con porras de hierro. Después de una hora la policía se retiró, incapaz de cumplir con su propósito.

Iglesia Sanjiang

La polémica comenzó el pasado octubre, cuando el secretario provincial comunista visitó Wenzhou y vio cruces prominentemente colocadas encima de torres y cúpulas de iglesias registradas. La ciudad es considerada el centro cristiano de China y algunas veces es llamada como la "Jerusalén del Este."

Sin embargo, lo que al secretario provincial comunista le pareció más incongruente fue la Iglesia Sanjiang de varios pisos construida sobre una colina al lado de una autopista. La iglesia había costado US$ 5.5 millones.

El secretario dijo que la cruz de la iglesia era "demasiado alta" y "muy llamativa." Por otra parte, declaró que el edificio en sí era ilegal y violaba los códigos.

El portavoz de Christian Aid dijo: "Los medios han informado que hace un año, el edificio de la Iglesia Sanjiang fue elogiado por los funcionarios locales. Era un edificio famoso en Wenzhou y la gente estaba orgullosa de ello".

"Pero la iglesia era muy visible, con una gran cruz. El gobierno también dijo que era cinco veces mayor que el tamaño aprobado de 6,000 metros cuadrados".

En marzo, el gobierno aumentó la presión, indicando que si la cruz no era removida y la mayor parte de un edificio auxiliar derribado, la iglesia entera sería demolida.

Se pidió a la iglesia que la "corrigiera" para el 22 de abril, pero cuando llegó la fecha límite, sólo 1,614 metros cuadrados de la estructura había sido demolida. Los miembros de la Iglesia se negaron a reducir o eliminar la cruz.

Cerca de 3,000 personas ocuparon pacíficamente la iglesia en turnos, en el interior y en el exterior, para evitar la demolición. Sus valientes esfuerzos no tuvieron éxito, sin embargo, y la iglesia de Tres Autonomías fue destruida 28 de abril.

¿Desafiando a la Autoridad?

Situada en el este de China a través del mar de Taiwán, la provincia de Zhejiang es conocida por su opulencia y sus empresarios ricos. Entre aquellos que disfrutan de prosperidad se encuentran hombres de negocios y profesionales cristianos. Bendecidos con abundantes recursos, estas congregaciones pueden permitirse edificios físicamente impresionantes como la mega-iglesia Sanjiang. Muchas de estas iglesias tienen grandes cruces colocadas de manera que se elevan sobre el paisaje circundante.

Algunos han argumentado que los creyentes en Wenzhou antagonizaron inadvertidamente al gobierno, siendo quizás demasiado audaces proclamando su fe. Demasiado énfasis se ha hecho en los templos, dicen, y no lo suficiente en la construcción de la verdadera iglesia, Sus seguidores.

El portavoz de Christian Aid señaló que el gobierno no ordenó que las iglesias se deshicieran de las cruces por completo. Lo que se había ordenado a los cristianos era reducir el tamaño de las cruces y moverlas al interior.

El dijo: "Creo que cuando el secretario provincial llegó a Wenzhou, vio todas esas cruces. Vio la monumental Iglesia Sanjiang desde la autopista. No le gustó la forma en que el cristianismo era tan visible".

El gobierno insiste en que está despejando estructuras ilegales en toda la provincia de Zhejiang para proyectos de renovación urbana, y no solo los edificios de los cristianos. Sólo en Wenzhou, en el último año, 32 millones de metros cuadrados de edificios, en su mayoría propiedades comerciales, han sido demolidos.

Sin embargo la cuestión sigue siendo por qué los funcionarios se concentran en la eliminación de las cruces. ¿Será que estos iconos religiosos violan un código de construcción, o son anuncios del cristianismo que los funcionarios ya no pueden tolerar?

Frustrados por la batalla de voluntades, los líderes de la iglesia china han expresado la opinión de que, bajo el pretexto de hacer cumplir las leyes de zonificación, las autoridades están aprovechando la oportunidad para reducir la presencia del cristianismo en la provincia.

Un documento interno del gobierno de nueve páginas obtenido por el New York Times afirma que los líderes provinciales chinos buscan regular "excesivos lugares religiosos" y quitar las cruces de los techos "a ambos lados de las autopistas, carreteras nacionales y carreteras provinciales".

¿Es la extirpación de la cruces una campaña sin cuartel contra los cristianos? "Probablemente no", respondió el portavoz de Christian Aid, dado que el gobierno chino quiere ser más progresista en materia de derechos humanos que en tiempos pasados. Además estarían violando su propia Constitución, que garantiza la libertad religiosa, pero con restricciones sobre la ubicación y el tipo de actividades que la adoración conlleva.

Símbolo vs verdadera fe

Haciéndose eco de los sentimientos que los líderes de los ministerios chinos compartieron con él, el portavoz de Christian Aid dijo que es importante hacer una distinción entre las representaciones de nuestra fe hechas por el hombre y la verdadera adoración de Cristo.

El dijo: "Como cristianos, nosotros no adoramos a un símbolo de nuestra fe o un ídolo. Adoramos a un Dios vivo. Para los verdaderos creyentes, lo que importa es nuestro caminar espiritual con el Señor y la cruz que habita en nuestros corazones".

"Sí, estamos llamados a 'tomar la cruz y morir a nosotros mismos'. Pero Cristo nunca nos llamó a morir por una estructura externa", continuó. "Otra cosa es, sin embargo, si se nos pide que neguemos a nuestro Señor. Por Él vale la pena morir".

Nadie sabe hasta donde el gobierno llegará con su iniciativa interregional de eliminación. Christian Aid no provee ayuda financiera a ninguna de las iglesias afectadas de la provincia de Zhejiang, ya que estas congregaciones son autosuficientes. Sin embargo, existe la preocupación de que la acción del gobierno contra iglesias en una provincia puede inspirar cambios o imitaciones en otras zonas del país.

El portavoz del ministerio dijo: "Sólo el tiempo lo dirá. Lo que podemos hacer es orar para que la acción del gobierno en esta provincia no sea el comienzo de una ofensiva más amplia sobre el cristianismo en China. Oren por la fe inquebrantable de los creyentes en China, y que sigan haciendo la obra del Señor en su país".

Christian Aid ha apoyado a los ministerios autóctonos en China durante 28 años, ayudando a establecer escuelas bíblicas que capacitan a misioneros y líderes de la iglesia, fundando y fomentando el crecimiento de las iglesias y satisfaciendo las necesidades de los huérfanos y las comunidades rurales pobres.

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP