Noticias e Historias de las Misiones

Una Escuela Obtiene Reconocimiento en Tailandia

11 de agosto de 2014

Desde hace 15 años, la Escuela Cristiana de la Misericordia ha enseñado fundamentos académicos y la fe cristiana a los niños desfavorecidos de Tailandia.

La pobreza extrema y los hogares rotos son una forma muy común de vida para muchos niños que viven en la Provincia Ubonratchatani, en el noreste de Tailandia. Por necesidad, los padres dejan a sus hijos al cuidado de los abuelos u otros familiares para ir a trabajar a ciudades distantes. Algunos nunca vuelven.

Otros padres hacen todo lo posible para proveer para las necesidades básicas de sus hijos, pero sus ingresos se destinan a alimentos y refugio. La educación es considerada un lujo.

Banjit* entiende el valor de la educación. Criada por una familia amorosa, pero pobre, en un pueblo tailandés, sus perspectivas para el futuro parecían tenues hasta que sus padres la inscribieron en la Escuela Cristiana de la Misericordia en Ubonratchatani. A pesar de que su familia era budista, eligieron esa escuela porque sus programas académicos superaban a las del gobierno.

El apoyo de sus maestros y su afán natural de aprender facilitaron la transición para Banjit. Año tras año se destacó en sus estudios. También, mientras asistía a la escuela, entregó su corazón a Jesucristo y creció en su fe.

Ahora Banjit co-conduce el ministerio de jóvenes de su iglesia, está en el segundo año de la universidad y se especializa en la educación. Sus padres no podrían estar más emocionados. Banjit ya sabe donde quiere trabajar cuando se gradúe. Ella espera poder combinar sus dos pasiones, el amor por los niños y el amor a Jesús, para hacer un impacto duradero en las futuras generaciones de estudiantes de la Escuela Cristiana de la Misericordia.

Rompiendo las barreras a través de la educación

La mayoría de los estudiantes provienen de familias budistas tradicionales, pero muchos reciben a Cristo mientras asisten a la escuela.

En 1999 un ministerio tailandés comenzó la escuela para dar a los niños de las aldeas rurales la oportunidad de recibir una educación de calidad y escuchar el evangelio. Veinte niños de las aldeas circundantes compusieron esa primera clase preescolar.

La escuela añadió un grado con cada año, y ahora educa a estudiantes desde jardín de infantes hasta el grado 12. Actualmente la escuela tiene más de 1,000 estudiantes, y hay una lista de espera para aquellos que no pueden entrar por falta de espacio en las aulas.

Lo más notable, sin embargo, es el éxito de la escuela en un país donde el dicho "ser tailandés es ser budista" suena a verdad. Más del 95 por ciento de la población de Tailandia es budista, y alrededor del 80 por ciento de los estudiantes que asisten a la Escuela Cristiana Misericordia provienen de familias budistas.

Stephen van Valkenburg, director de la División de Christian Aid Mission del Sudeste de Asia dijo: "No es una decisión difícil, cuando los padres pueden enviar a sus hijos a una escuela como la Misericordia y verlos sobresalir, o enviarlos a una escuela pública en su pueblo, donde no van a aprender mucho".

"Esto hace mucho mas fácil llegar a la gente con el evangelio. ¿Qué padre no quiere lo mejor para sus hijos?"

La escuela está en tan alta estima que algunos de los niños viajan por dos horas ida y vuelta en autobús desde sus aldeas remotas a Ubonratchatani. Sin la ayuda del ministerio, estos niños no podrían pagar el autobús para llegar a la escuela.

Los estudiantes asisten a cultos en el campus, y su trabajo en clase incluye un estudio bíblico. El ministerio estima que alrededor del 60 % de los niños se convierten en seguidores de Jesucristo.

La escuela se ha convertido en un medio para evangelizar a los padres, ya que los misioneros visitan los hogares de los estudiantes y comparten el mensaje de amor y salvación de Cristo con los miembros de la familia.

Una mujer llamada Tida envío a uno de sus hijos a la escuela de la Misericordia. Nativa de Laos, ella huyó con sus padres y su hermano durante la guerra de Indochina y se reasentaron en Tailandia. Su hermano más tarde aceptó a Cristo, pero Tida mantuvo sus creencias budistas.

Sin embargo, su corazón ha ido cambiando a medida que aprende más acerca de Cristo a través de eventos especiales en la escuela y de los misioneros. A principios de este año Tida oró para recibir a Jesús como su Señor y Salvador. Ahora su esposo también está contemplando esta importante decisión. La pareja está considerando inscribir a otro niño en la Escuela Cristiana de la Misericordia.

Seguir a Cristo puede venir a un costo, pero era un precio que el director de la escuela de la Misericordia estaba dispuesto a pagar. El tenía excelentes credenciales cuando se unió al personal de la escuela. De hecho, fue a través de su liderazgo que la escuela obtuvo la acreditación ante el Departamento de Educación de Tailandia.

El líder del ministerio dijo: "A pesar de la deshonra entre sus familiares budistas por su puesto de profesor en la escuela del ministerio, y la desventaja en la compensación económica, él ha seguido actuando como director de nuestra escuela primaria".

"Ahora la Escuela Cristiana de la Misericordia se ha convertido en una de las mejores escuelas de la provincia de Ubonratchatani. Y el director ha recibido a Cristo y encontró la vida eterna".

Tomando la bandera para el Señor

El ministerio también está dedicado al discipulado y la fundación de iglesias.

A los niños que se destacan en sus estudios en la escuela les esperan aún más oportunidades. A través de un programa de intercambio cultural, los mejores estudiantes de la escuela secundaria de la Misericordia pueden ir a los Estados Unidos por un año o más a estudiar en una escuela secundaria cristiana. La experiencia les permite ser más competentes en Inglés, ya que interactúan con otros creyentes en el aula, en la iglesia y en los hogares.

El ministerio también hace posible que algunos de los más brillantes jóvenes estudiantes continúen su educación en la universidad. Sam es uno de esos estudiantes afortunados.

Hace seis años el ministerio desafió a su pueblo a responder al llamado a participar en las misiones médicas. Anteriormente, el ministerio había enviado equipos misioneros en viajes a corto plazo al extranjero. Desafortunadamente, no hubo continuidad en la prestación de los servicios médicos muy necesarios a las comunidades rurales que bordean el río Mekong.

Sam respondió al desafío. Un verano, mientras estuvo en Escuela Cristiana de la Misericordia, desarrolló un corazón por las misiones. Ahora el nativo de Laos se encuentra en su último año de la escuela de medicina y se entrenará bajo un médico con licencia para dos o tres años antes de recibir su licencia médica.

Este joven dedicado agradece la buena disposición del ministerio de enviarlo a la universidad y a la escuela de medicina. Cuando su formación esté completa, tiene planes de unirse al ministerio como misionero médico a tiempo completo.

Gracias a la ayuda financiera de cristianos, el ministerio también envía creyentes jóvenes a su instituto bíblico para que puedan convertirse en líderes de iglesias y misioneros. Christian Aid ayuda a estos misioneros y los equipa para que funden iglesias en Tailandia y otras partes del sudeste de Asia.

Además, el ministerio cría cabras y vacas lecheras en la propiedad de la escuela y las dona a familias pobres como un medio de generación de ingresos y una fuente de leche para sus hijos. El ministerio también esta comenzando clases de formación vocacional y pequeñas empresas para alcanzar a la comunidad budista.

El líder del ministerio dijo: "A través de la Escuela Cristiana de la Misericordia, nuestro ministerio comunica a las personas que viven en estas comunidades que estamos aquí para proporcionar formación y educación a sus hijos. Así, los niños y sus padres están escuchando el mensaje de amor, esperanza y salvación a través de Cristo".

"Numerosos niños, padres y maestros han encontrado una nueva vida en Cristo, y a su vez están llegando a más budistas de Tailandia y Laos con el evangelio".

*(nombre cambiado)

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP