Noticias e Historias de las Misiones

Tragedia y Avivamiento en Irak

14 de agosto de 2014

Source : BBC

"Norya es una refugiada siria que fue salva en un campamento en Irak. Ella perdió cinco hijos y a su marido cuando un cohete disparado por las fuerzas del gobierno sirio hacia los terroristas aterrizó en su casa causando la muerte de ellos. Ella canta himnos con nosotros en nuestras reuniones de la iglesia".

Norya (izquierda) con una misionera.

La historia de Norya es una de muchas enviadas a Christian Aid Mission por un líder de un ministerio autóctono en la región kurda de Irak. Las personas que trabajan con él pasan la mayoría de sus días compartiendo a Cristo con las masas indigentes hacinadas en los campamentos de refugiados.

Los misioneros van de tienda en tienda, sentándose con las familias asustadas que han huido de ISIS, el grupo terrorista islámico despiadado que la semana pasada expulsó a todos los no musulmanes de cada pueblo y aldea en la región de Nínive.

Las fuerzas kurdas habían estado protegiendo a las últimas ciudades de la región, incluyendo Qaraqosh, la mayor ciudad cristiana en Irak, hasta la semana pasada, cuando abandonaron sus puestos después de un enfrentamiento con ISIS.

Podría decirse que ISIS, uno de los grupos terroristas más extremos y brutales de la historia, ahora controla una gran parte del país. Ellos han secuestrado, violado, y vendido a las mujeres. Han decapitados niños. El 11 de agosto surgió un informe de que ISIS había cortado a un niño de cinco años de edad por la mitad.

Más de 200,000 personas huyeron a la ciudad kurda de Arbil, a 55 millas al este de Qaraqosh, con literalmente nada más que la ropa puesta.

El líder del ministerio informó: "Sus casas e iglesias fueron quemadas".

La gente huye de ISIS, que avanza hacia el norte de Irak.

Aunque Qaraqosh se encuentra a 45 minutos en automóvil de Erbil, a las masas que huyen les tomó 12 horas.

Más de 2 millones de desplazados internos iraquíes y sirios refugiados, también huyendo de ISIS, se amontonan en la región de Arbil. Estos han llenado todos los edificios de la ciudad más allá de su capacidad, dejando a miles de personas viviendo y durmiendo en las calles.

Para aquellas personas sin hogar, los misioneros organizan "grupos de dormir", donde un gran número de familias se reúne para dormir en una zona segura.

El líder dijo: "La mano del Señor está sobre nosotros y nos protege del mal. A pesar de que algunos de nosotros pasamos por tribulaciones, creemos firmemente que el Señor nos está llevando a otro nivel de fe y un lugar más alto de bendiciones".

Akra

En la ciudad kurda de Akra, algunos de los desplazados viven en edificios construidos durante el reinado de Saddam Hussein para mantener a los prisioneros iraníes. Cada cuarto de baño es compartido por aproximadamente 10 familias.

La mayoría de los otros viven en un campo de refugiados, y la única escuela no tiene techo. Se derrumbó durante el invierno. Los maestros pidieron a los misioneros ayuda para reemplazar las ventanas y el techo, aunque sea con una lona de plástico. Los misioneros oraron con los profesores y compartieron el evangelio con muchos de los estudiantes.

Las hijas de Abu Mustafa.

El líder informó: "La mayoría de los refugiados pidieron comida. Nos dijeron que ésta era su necesidad primaria".

Mientras iban de tienda en tienda en el campamento de Akra, los misioneros llegaron a la tienda de Abu Mustafa, un hombre de 50 años de edad, quien tiene tres niñas con atrofia cerebral y cuya esposa fue asesinada. Mustafa culpaba a Dios por su trágica situación, pero permitió que los misioneros leyeran la Biblia con él y oraran por él.

"Esta es la primera vez que siento alivio", dijo Mustafa a los misioneros. "Desde hace tres años, no podía sonreír o sentirme seguro, pero ahora me siento diferente. Tengo paz en mi corazón. Por favor oren por mis niñas. Yo creo que Jesús las puede sanar y sanar mi interior. "Él llama a diario a los misioneros para preguntarles cuándo lo van a visitar otra vez.

¿Quiénes son estos trabajadores?

De acuerdo con varios líderes del ministerio que ministran entre los desplazados internos en la región kurda, hay muchos misioneros.

En una conversación con el director de área del Medio Oriente de Christian Aid, un líder del ministerio informó de un "ejército de voluntarios de las iglesias locales e iglesias caseras están listos y dispuestos a ayudar". Estos voluntarios, dijo, son todos nacidos de nuevo, creyentes evangélicos con al menos una formación bíblica básica, y con la mayoría de los cuales he trabajado con anterioridad.

Con la ayuda enviada por Christian Aid Mission, los ministerios fácilmente pueden comprar suministros en los mercados locales para distribuir entre los necesitados.

El líder de un ministerio informó: "Todo está disponible a nivel local, podemos adquirir suministros en cuestión de horas y distribuirlos dentro de unos días".

Por lo general, a un grupo de misioneros se le asigna la tarea de comprar los suministros, y a otro grupo la distribución de los mismos. Todo es supervisado por los líderes de los ministerios.

Los misioneros distribuyen ayuda a aquellos que se han visto obligados a abandonar sus hogares por ISIS.

Las mayores necesidades son alimentos, ropa, colchones, medicinas, combustible para el transporte, Biblias y el sostén de los misioneros.

El líder de un ministerio le dijo al director: "Además de su necesidad de oración y fuerza espiritual del Señor, los misioneros tienen necesidades personales. Al final del día, cuando regresan a sus hogares, tienen que hacerse cargo de sus propias familias".

Mucho después de que las agencias de ayuda extranjeras abandonen la región, estos misioneros autóctonos permanecerán para continuar su ministerio entre las muchas vidas rotas, ávidas de esperanza y verdad.

"En una crisis como ésta, estamos viviendo una época de avivamiento y despertar en todas partes", informó el líder de un ministerio. "Dios no sólo mueve a las personas geográficamente. Él también está moviendo sus corazones".

Las Necesidades

Dios está usando a los misioneros autóctonos en Irak para compartir el mensaje de salvación de Jesucristo con aquellos que se han visto obligados a abandonar sus hogares. Pero las necesidades son grandes. Los misioneros desean satisfacer tanto las necesidades físicas como las necesidades espirituales, y para hacerlo necesitan nuestra ayuda.

Uno de los ministerios que Christian Aid Mission está apoyando en Irak envió la siguiente solicitud de fondos, suficiente para dos meses de socorro.

  1. Alimentos. Dos comidas diarias para 100 personas cuestan US$ 2 por comida: US$ 24,000
  2. Ropa. Ropa usada para las mujeres y los niños, especialmente los que duermen a la intemperie: US$ 5,000
  3. Colchones: Un pedazo de espuma cubierta con tela cuesta alrededor de US$ 30. Se necesitan 400: US$ 12,000.
  4. Medicación: Al ministerio le gustaría iniciar un fondo para las personas que necesitan medicinas para la diabetes, el asma, los problemas cardiacos, la presión arterial alta y otros problemas de salud: US$ 10,000.
  5. Combustible: Para el transporte de suministros básicos a los refugiados, especialmente los que no tienen ningún tipo de refugio. El combustible diario de cinco vehículos durante dos meses: US$ 15,000
  6. Biblias: El ministerio ha agotado su suministro de Biblias. Miles de personas están escuchando el evangelio. Para proveer Biblias, Nuevos Testamentos y Biblias para niños durante dos meses: US$ 30,000
  7. Sostén de los misioneros: El ministerio cuenta actualmente con 12 hombres y mujeres que trabajan a tiempo completo y sin apoyo. Para proveer a cada trabajador con US$ 600 por mes durante dos meses: US$ 14,400.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP